HASTA ALCANZAR UN GRAN PACTO POLÍTICO

Rajoy anuncia que suspende los efectos académicos de las reválidas

El presidente del gobierno en funciones ha anunciado que no suspende la LOMCE, pero que la famosa reválida no tendrán efecto académico hasta que se decida que hacer con ella

Foto:

La LOMCE y las famosas reválidas continúan siendo uno de los temas candentes de la actualidad política. No en vano, las huelgas convocadas este miércoles en varias ciudades españolas, acompañadas de las multitudinarias manifestaciones, demostraron el enfado que existe entre los jóvenes por el nuevo plan de educación previsto para ellos. Así, el tema llegó hasta la segunda sesión de investidura en el Congreso de los Diputados.

Antonio Hernando, portavoz del PSOE en el Congreso, recordó a Mariano Rajoy durante su intervención que es época de alcanzar acuerdos y llegar a pactos entre ambas formaciones. Y, entre ellos, solicitó al líder del Partido Popular que paralice la LOMCE y suspenda las reválidas, un tema de candente actualidad que preocupa mucho entre el alumnado y también entre los profesionales de la enseñanza, a lo que Rajoy respondió ofreciendo una cal y otra de arena.

El líder del PP aseguró que, bajo ningún concepto, tiene intención de paralizar la LOMCE. Aunque, eso sí, anunció que paralizará el valor académico de las reválidas, posiblemente el gran punto de preocupación de los más jóvenes, sometiéndolo a un acuerdo con el resto de formaciones políticas: "Hasta llega a un pacto por la Educación, el examen de Bachillerato no impedirá el acceso a la Universidad", afirmó Mariano Rajoy durante su comparecencia.

"La mayor complicación es para los chavales es la reválida. Están un poco perdidos, no tienen mucha información y no saben de qué asignaturas se deben examinar. Como no está diseñada, no saben cómo va a ser: si será tipo test, o preguntas de desarrollo, si va a haber más preguntas de primero o de segundo en el caso de bachillerato... Los chavales están asustados por lo desconocido", confirmaba este miércoles el director de un instituto madrileño a El Confidencial.

Efectivamente, era el punto más polémico de la nueva ley de educación, que provocaba el temor de los más jóvenes: tener que jugarse el acceso a la universidad a una carta, pues no sólo contabilizaría la nota del Bachillerato, sino también la de ese examen. Un suspenso en el mismo, cerraba las puertas a los jóvenes para seguir estudiando. Ahora, Rajoy ha reculado -aunque a medias-, al anunciar que la reválida no tendrá valor académico hasta que se llegue a un gran pacto político.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios