Es noticia
Menú
Podemos intenta minimizar su crisis para que la división no lastre al partido el 25-S
  1. Elecciones Generales
EL FUTURO DEL PARTIDO, A DEBATE

Podemos intenta minimizar su crisis para que la división no lastre al partido el 25-S

La jefa de gabinete de Iglesias ha tratado de alejar las diferencias políticas de cualquier tipo de división interna. Una consigna que ha seguido el resto de dirigentes, incluido Errejón

Foto: Los diputados de Podemos Irene Montero e Íñigo Errejón, durante la rueda de prensa posterior a la reunión de la Junta de Portavoces. (EFE)
Los diputados de Podemos Irene Montero e Íñigo Errejón, durante la rueda de prensa posterior a la reunión de la Junta de Portavoces. (EFE)

Tras visualizarse públicamente las diferencias estratégicas entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón respecto a la hoja de ruta que debe seguir el partido, y a la que se sumaron dirigentes afines a uno y otro sector, la consigna para cerrar este capítulo es clara: "El debate es positivo". Irene Montero, portavoz adjunta y jefa de gabinete de Pablo Iglesias, ha puesto en valor la discusión interna y defendido que se esté haciendo de forma transparente. "La ciudadanía aprecia cuando las diferencias se expresan con naturalidad y se les hace partícipes", indicó. Mejor esto, añadió, "que andar con intrigas palaciegas", en referencia a las postura crítica de varios barones socialistas con su secretario general Pedro Sánchez.

El propio Íñigo Errejón ya trató esta mañana de zanjar la polémica, que tiene como telón de fondo la toma de posiciones de cara a los procesos de renovación orgánica que tienen su epicentro en Madrid y que derivarán en un congreso extraordinario, subrayando su amistad con Pablo Iglesias y normalizando el debate. "Nosotros discutimos de política y discutimos en abierto", aseguró antes de entrar en la reunión de la junta de portavoces en el Congreso de los Diputados. Una discusión que hasta el momento se había limitado a cuadros intermedios, sin la intervención directa de Iglesias y Errejón, a pesar de que ambos apoyan candidaturas diferentes para las primarias madrileñas en las que se renovará la dirección del partido.

Foto: (Imagen: Enrique Villarino)

La jefa de gabinete de Iglesias, que ha respaldado las tesis que éste esgrimió ayer, ha tratado de alejar las diferencias políticas de cualquier tipo de división interna. "En nuestra formación las diferencias no nos impiden trabajar, mientras que en otras paralizan e país desde hace ya un año", explicó. Como ejemplo, indicó en varias ocasiones que ella misma había estado trabajando toda la mañana con Íñigo Errejón.

A la consigna marcada por el partido para calmar el partido y minimizar la crisis, abierta a las puertas del 25-S, se han sumado también las dos caras visibles de ambos sectores en Madrid, Ramón Espinar, de la candidatura próxima a Iglesias, y Rita Maestre, de la errejonista. El portavoz en el Senado restó importancia a las divergencias entre Iglesias y Errejón asegurando que lo que existe en Podemos es "un debate francamente sano". La portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, por su parte, se refirió a este situación en unos términos prácticamente idénticos: "Lo que pasa entre Iglesias y Errejón es una cosa muy sana".

Las dificultades para fraguar la candidatura de En Marea, así como sus distintas tendencias internas, han sido exhibidas por Feijóo en campaña

Desde la candidatura de En Marea, que vio eclipsada su jornada electoral de ayer puesto que Iglesias abrió el fuego en clave interna en uno de sus mítines con el candidato Luís Villares, restan igualmente peso al asunto pero reconocen el efecto negativo para su campaña. La utilización de Iglesias de uno de sus mítines para abrir el debate público no fue la mejor opción para ellos, a pesar de la sintonía mostrada entre el secertario general de Podemos y el portavoz nacional de Anova, el dirigente histórico del nacionalismo Xosé Manuel Beiras.

Las dificultades para fraguar la candidatura de En Marea, que hasta el último momento Podemos amenazó con presentarse por solitario, así como las distintas tendencias internas existentes, fueron utilizadas por el candidato del PP Alberto Núñez Feijóo como arma arrojadiza contra sus adversarios. La escena protagonizada ayer por Pablo Iglesias durante un mitin de Villares, y a la que el número dos no dudó en darse por aludido replicándolo en las redes sociales, da vuelo a unos argumentos en los que Feijóo ha querido centrar la campaña para arrinconar las posiblidades de la denominada candidatura del cambio.

Tras visualizarse públicamente las diferencias estratégicas entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón respecto a la hoja de ruta que debe seguir el partido, y a la que se sumaron dirigentes afines a uno y otro sector, la consigna para cerrar este capítulo es clara: "El debate es positivo". Irene Montero, portavoz adjunta y jefa de gabinete de Pablo Iglesias, ha puesto en valor la discusión interna y defendido que se esté haciendo de forma transparente. "La ciudadanía aprecia cuando las diferencias se expresan con naturalidad y se les hace partícipes", indicó. Mejor esto, añadió, "que andar con intrigas palaciegas", en referencia a las postura crítica de varios barones socialistas con su secretario general Pedro Sánchez.

Íñigo Errejón Ayuntamiento de Madrid Irene Montero Xosé Manuel Beiras Rita Maestre
El redactor recomienda