CITA EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Sánchez rechaza la gran coalición y negociar y urge a Rajoy a pactar con "las derechas"

El secretario general reitera el no del PSOE al presidente y sale "mucho más preocupado" al no saber si irá a la investidura. Cualquier cambio de postura será sancionado por el comité federal

Foto: Mariano Rajoy y Pedro Sánchez se estrechan la mano durante su segunda reunión en el Congreso tras el 26-J, este 2 de agosto. (EFE)
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez se estrechan la mano durante su segunda reunión en el Congreso tras el 26-J, este 2 de agosto. (EFE)

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez salieron de su reunión de 55 minutos igual que entraron. Sin acuerdo ninguno, con el no por delante de los socialistas, sin abrir ninguna mesa de negociación, aunque con el compromiso de seguir citándose si el jefe del Ejecutivo lo desea. En resumen, lo que se esperaba. "Si nadie quiere pactar con Rajoy, el problema será de Rajoy, no del resto de formaciones políticas. Lo que le digo al señor Rajoy y al conjunto de fuerzas conservadoras que hay en la Cámara es que se pongan de acuerdo las derechas y que la izquierda no va a apoyar a la derecha, que lo que tiene que ocurrir es que las derechas se pongan de acuerdo", resumió el líder socialista al comienzo de su intervención ante los medios, reiterando su no al PP

A la segunda reunión del presidente en funciones y el secretario general del PSOE desde el 26 de junio, de nuevo en el Congreso (y en el mismo sitio, y con una escenografía y un ambiente de distensión similar), los dos protagonistas iban con las cartas marcadas. Sánchez, cuando quedó con Rajoy para este martes, ya le adelantó su posición, le apremió a que fuera a la investidura y que buscase los apoyos en otras latitudes. Y desde entonces, el mensaje exportado por Ferraz ha sido el mismo. Ayer lunes, la dirección adelantó incluso la batería de preguntas que el secretario general formularía al jefe del Ejecutivo. La prioridad, forzarle a que se comprometiera a solicitar la confianza de la Cámara, porque es su "responsabilidad" y "obligación constitucional".

Sánchez rechaza la gran coalición y negociar y urge a Rajoy a pactar con "las derechas"

Hasta ahora, Rajoy y sus portavoces no habían despejado esa duda, pese a que el artículo 99.2 de la Carta Magna sentencia que el candidato propuesto por el Rey "expondrá ante el Congreso de los Diputados el programa político del Gobierno que pretenda formar y solicitará la confianza de la Cámara". El PSOE ha estado apretando desde el primer minuto al presidente para que acuda al Parlamento tanto si tiene los apoyos como si no los tiene, para así poner en marcha "el motor de la democracia"

"Si nadie quiere pactar con Rajoy, el problema será suyo. Lo que le digo a él y a las fuerzas conservadoras es que se pongan de acuerdo las derechas", dice

No consiguió Sánchez ninguna respuesta del presidente. No le aclaró "ninguno de los extremos", así que salió de su charla "mucho más preocupado" de lo que entró, porque no recibió la más mínima garantía de que irá a la investidura -el jefe del Ejecutivo, en rueda de prensa posterior, tampoco desveló su intención- y porque, más de un mes después de las elecciones del 26-J, "Rajoy no ha sumado un escaño más a sus 137" diputados. "Sus tiempos son mucho más lentos que para la mayoría de españoles. Sí le he exigido que se ponga a trabajar ya, asuma su responsabilidad" y busque votos entre sus "aliados potenciales". También le urgió a que forme Gobierno "cuanto antes", "con la mayor brevedad posible". 

Sánchez rechaza la gran coalición y negociar y urge a Rajoy a pactar con "las derechas"

"La izquierda no va a apoyar a las derechas"

El secretario general del PSOE comentó que lo que le ofreció el presidente del Gobierno fue una gran coalición, o abrir una mesa de diálogo. Pero su respuesta fue no. "La izquierda no va a apoyar a las derechas", soltó rotundo. Ni los socialistas van a "apoyar aquello que quieren cambiar", añadió, copiándose a sí mismo. Otra cosa es que cuando eche a andar la legislatura el partido se comprometa a hacer una oposición "útil y responsable", "dura" cuando le toque manifestar aquello en lo que discrepe y partidaria de los "grandes acuerdos" para recuperar el pacto educativo, el sistema de pensiones o una reforma constitucional.

Pedro Sánchez, hablando con los periodistas tras su rueda de prensa de este martes. (EFE)
Pedro Sánchez, hablando con los periodistas tras su rueda de prensa de este martes. (EFE)

No hubo forma de sacar a Sánchez de su argumentación: son "las derechas" -en las que incluye a Ciudadanos, PNV y Convergència- las que han de "ponerse de acuerdo", igual que ocurrió el pasado 19 de julio cuando garantizaron el control de la Mesa del Congreso al PP, proporcionándole diez apoyos extra en la votación de las vicepresidencias

El líder socialista no descarta consultar a la militancia, pero subraya que "en última instancia" será el comité federal el que decida un "cambio de posición"

El secretario general recordó que desde que él está al frente del PSOE se han celebrado ya múltiples comités federales del partido -siete ya desde el 20-D-, y ha sido "transparente" en sus decisiones, que se han adoptado "de forma colegiada", y en este caso "de manera unánime" acordó, en su reunión del 9 de julio, que votará en contra del PP. Y así seguirá siendo de momento. Se le preguntó si, llegado el supuesto de que Rajoy sumara a Ciudadanos (32 parlamentarios) y Coalición Canaria (una diputada) y rozara la mayoría absoluta, citaría al comité federal o recurriría a la militancia.

"En el PSOE, tomamos las decisiones de manera colegiada y será en última instancia el comité federal el que decida si hay un cambio de opinión y de posición", respondió, dando a entender a los barones críticos más proclives a la abstención que si quieren un viraje, lo reclamen abiertamente y lo hagan en el máximo órgano de poder del PSOE, que no será él el que asuma ese tránsito, como quieren sus detractores. Por tanto, la abstención no está cien por cien descartada en el discurso del líder. Porque este, en realidad, nunca descarta ningún escenario en sus comparecencias. Sus portavoces, en cambio, son más tajantes. Y ahora que hay elecciones vascas y gallegas el 25 de septiembre, la posición será más firme

Respecto al referéndum a las bases, ni sí ni no. No lo descartó, escudándose en que no conviene hacer "elucubraciones o hipótesis" sobre lo que puede ocurrir, que sería "aventurar mucho" cuando ni siquiera está claro si Rajoy irá a la investidura. Además, recordó que a las elecciones del 26-J el partido acudió con el mensaje de un "sí por el cambio" que "exigía algunos noes", como el no al presidente "que ha provocado más desigualdad" o que se ha cruzado de brazos en la crisis territorial.

No se niega a las reuniones

Ante la evidencia de que le será difícil, por no imposible, cosechar al PP los respaldos de PNV -sumergido ahora en las elecciones vascas- y CDC -envuelta en pleno proceso de "desconexión" unilateral con España, junto con la CUP, y a la que hoy mismo la Mesa denegó grupo propio-, Sánchez insistió en su argumentación: "Si las derechas dicen no, ¿por qué la izquierda va a apoyar a la derecha?".  

El secretario general rechaza la gran coalición que le ofrece Rajoy. Como en otras ocasiones, no descarta intentar un Ejecutivo alternativo

Sánchez aseguró que se reunirá con Rajoy "las veces" que "necesite" el presidente en funciones, pero la negociación, recalcó, debe entablarla solo con "las derechas", y el que tiene que moverse es él, puesto que además tiene la encomienda del Rey

Como en otras comparecencias, el secretario general sostuvo que tras el 26-J las urnas dejaron dos "mayorías" que no son "antagónicas ni contradictorias", pero sí claras: una de centro derecha y otra que "quiere cambiar las cosas", de modo que el reto del presidente es "persuadir" a las fuerzas más afines e interpretar dónde llegan las ansias de cambio. 

Sánchez rechaza la gran coalición y negociar y urge a Rajoy a pactar con "las derechas"

¿Descarta completamente liderar un Gobierno alternativo?, se le preguntó, como en otras ruedas de prensa. Tampoco aclaró nada. Sánchez se atuvo a que el PP tiene "una senda que transitar", que Rajoy debe presentar a la Cámara una "mayoría suficiente" y que la izquierda ha de centrarse en hacer la "oposición" y es lo que está haciendo ya su grupo, presumió. 

Sánchez rechaza la gran coalición y negociar y urge a Rajoy a pactar con "las derechas"

Cambio de actitud con los medios

De la rueda de prensa anterior de Pedro Sánchez, la que protagonizó tras la audiencia con el Rey, el pasado jueves, además del mensaje destacó su talante más hostil, hasta tenso. Una actitud que cambió por completo hoy martes. 

El secretario general no puso reglas -no pidió a los informadores que hicieran sólo una pregunta-, no contestó con monosílabos ni se mostró contrariado con algunas cuestiones. Eso sí, únicamente se prestó responder a siete periodistas, a los que el gabinete de comunicación del grupo parlamentario concedió la palabra. Total, la comparecencia se ventiló en 24 minutos. 

Después, en lugar de escapar rápidamente, como hizo hace casi una semana, se detuvo a charlar con la prensa, para aclarar algunas cuestiones de la rueda de prensa. El contenido no cambió, pero quería demostrar que su talante había cambiado. En su equipo subrayaban que "cuando se comete un error, se rectifica". 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios