EL CAMINO HACIA EL 26-J

Sánchez se mete hasta la cocina (y el salón) para pedir el voto para el PSOE

El candidato socialista se desplaza hasta Móstoles para llamar a la puerta de un puñado de hogares y convencer a sus inquilinos. Pero encuentra simpatizantes que no le son nada hostiles

Foto: Pedro Sánchez, con Mercedes y Ramón, la primera familia que visitó en su puerta a puerta en un inmueble del centro de Móstoles, en Madrid. (EFE)
Pedro Sánchez, con Mercedes y Ramón, la primera familia que visitó en su puerta a puerta en un inmueble del centro de Móstoles, en Madrid. (EFE)

Pregunta Pedro Sánchez

—¿Cómo estás, animada?

—Sí, sí -responde María Dolores

—Estamos super animados, lo que pasa es que las encuestas estas... Eso hay que darle la vuelta, eso hay que pelear -abunda Ángel, el marido de María Dolores. 

—¿Y cómo le damos la vuelta? -inquiere Sánchez. 

Ahí está la gran pregunta de los socialistas para el 26-J. Cómo desmentir a la lluvia fina de sondeos que pronostican el 'sorpasso' de Unidos Podemos en votos y hasta en escaños. El último, el del CIS. Sánchez y su equipo responden con una consigna: si el votante socialista se moviliza, la victoria será posible.

Sánchez se mete hasta la cocina (y el salón) para pedir el voto para el PSOE

Y eso intentó este viernes. El candidato se desplazó hasta Móstoles, en la periferia madrileña. Territorio amigo. 206.000 habitantes -la segunda ciudad de la región-, localidad del histórico bastión rojo que luego pasó al PP y que en 2015 el partido recuperó de las manos de David Lucas. Sánchez no fue a mitinear, sino a llamar a la puerta de varios hogares de un edificio de seis plantas situado en el barrio del centro de la ciudad, en el número 27 de la calle de Simón Hernández. Más o menos como Avon, para convencer de que la mejor opción es votar socialista el 26-J. En mangas de camisa (azul) y luciendo sonrisa de oreja a oreja. "Lo importante es hacer una campaña de cercanía, donde podamos explicar nuestras propuestas", explicó a los periodistas durante el paseíllo por Móstoles hasta el inmueble elegido, durante el cual repartió folletos del PSOE en varios comercios. 

El líder socialista entra en cuatro hogares y se ve con cinco familias. Otros cuatro inquilinos rehúsan abrirle la puerta para no ser grabados, dice Ferraz

Entró en cuatro domicilios -uno de ellos, el de María Dolores y Ángel, conversación a la que se hundió una vecina, Victoria-, y en otros cuatro se encontró con que sus inquilinos no querían que les grabaran las cámaras. O al menos eso alegó Ferraz. Teóricamente, el candidato iba "a pecho descubierto", como decían en su equipo, aunque el vicecoordinador de Programación, el vasco Rodolfo Ares, hizo de avanzadilla para anunciar la llegada del líder socialista y advertirles de que vendría acompañado de un pequeño grupo de medios de comunicación. Aunque un "llevo toda la mañana esperándoles" de María Antonia, una mujer que estaba en casa con Laura, su hija enfermera, daba que pensar. 

"Hay que decirles que voy a cumplir"

Sánchez no se encontró con familias hostiles. Mercedes y Ramón, la primera de ellas, eran simpatizantes, igual que María Dolores y su marido, Ángel. Más cortadas se veía a María Antonia y Laura

Pedro Sánchez, acompañado por el alcalde de Móstoles, el socialista David Lucas, durante su paseo hasta el bloque de viviendas que visitó. (EFE)
Pedro Sánchez, acompañado por el alcalde de Móstoles, el socialista David Lucas, durante su paseo hasta el bloque de viviendas que visitó. (EFE)

Mercedes le abre encantada su casa a Sánchez. Le lleva hasta la cocina, hasta el frigo, le ofrece agua fresquita, y luego le conduce hasta el salón. Es votante del PSOE. Fue incluso interventora del partido en los colegios electorales. "¡Qué bien das propaganda!", le decían. "Hay que animar a los votantes, pero son muy reacios, y mejor no discutir", le dice al candidato. "Hay que decirles que vamos a cumplir -le responde Sánchez-. A los dos años me voy a someter a una cuestión de confianza, para que vean si he cumplido o no". Zas, una de sus promesas colada a la primera familia. "A ver si se convence la gente", reflexiona Ramón, que se toma a broma sus "muchos años".

Sánchez se mete hasta la cocina (y el salón) para pedir el voto para el PSOE

"Con la que está cayendo y encima... Somos mayores, pero no tontos", abunda Mercedes, dicharachera. Ramón sentencia: "Tengo dicho que el que no vote parece que está muerto". "Si no vota, otros deciden", apostilla el alcalde de Móstoles y candidato al Senado, que acompaña al candidato en la 'excursión'. "Fíjate qué regalo nos damos si Rajoy deja de ser presidente del Gobierno", bromea el secretario general. Mercedes asiente: "Es que veo a Rajoy en televisión y me pongo malita". 

"Nosotros somos los que tenemos que movilizarnos. De ese 30% de indecisos, ojalá un 20% se viniera al PSOE", espeta el jubilado Ángel al candidato

Después, el candidato se dirige a la casa de Faustino. No quiere cámaras. Siguiente parada, el salón de María Antonia y Laura. Las dos aseguran que irán a votar el 26-J, porque "siempre" acuden a las urnas. "Me gustaría pediros que votarais al PSOE. Hemos intentado que hubiera Gobierno", le explica Sánchez. "Confíe, confíe", dice la madre, sin quererse mojar mucho. Tampoco la hija, enfermera en el hospital de Fuenlabrada que también, le recuerda él, ha "sufrido los recortes" de Mariano Rajoy. "¿Vas a votar por nosotros?", le pregunta a bocajarro. "Vamos a intentarlo", responde Laura, tímida. Sánchez entonces suelta argumentario: que le diga a sus compañeros de trabajo que "el cambio no tiene intermediarios", que tienen que confiar en quien lo ha "intentado". "Y a los que nos han dado todo", tercia María Antonia, que al final se compromete a "apretar un poco". El secretario general, antes de despedirse, le firma un folleto de propaganda. 

Sánchez se mete hasta la cocina (y el salón) para pedir el voto para el PSOE

"Aunque nos quiten la cartera"

La última pareja, la de María Dolores y Ángel, tiene encendida la tele del salón cuando llega Sánchez. La Sexta. Él les recuerda que mañana sábado será entrevistado en 'La Sexta noche', en el espacio 'La familia pregunta'. Los dos son muy receptivos al mensaje del líder socialista. Y despotrican contra Rajoy. "La derecha tiene siete millones de votos. Aunque vengan y nos quiten la cartera...", protesta Ángel, que también critica la "espantada" del presidente del Gobierno en funciones al no querer someterse a la investidura. "Nunca como ahora depende de los socialistas", le argumenta Sánchez. Ángel le da la razón: "Somos los que tenemos que movilizarnos. De ese 30% de indecisos, ojalá por lo menos el 20% viniera al PSOE". 

Sánchez se mete hasta la cocina (y el salón) para pedir el voto para el PSOE

El candidato introduce otro dato de las encuestas: que las mujeres están menos movilizadas. "Lo que tenemos que hacer es que las mujeres vayan a votar el 26", apremia Sánchez. María Dolores le dice que en su casa no tendrá problemas, que sus tres hijas le votarán. Victoria, la vecina, viuda desde hace dos años, también confiesa que "siempre" vota al PSOE. Ángel da otra razón: los copagos farmacéuticos, que tienen que asumir mayores jubilados como él con una pensión cada vez más menguante. Lo mismo que le había dicho Ramón. 

"Lo importante es hacer una campaña de cercanía, donde podamos explicar nuestras propuestas", señala Sánchez para justificar el formato distinto de acto

Ni una palabra de Unidos Podemos ni de Pablo Iglesias, la principal amenaza del PSOE. Ni declaraciones a los periodistas ni a la entrada ni a la salida. Sólo un escueto "siempre estoy animado, nos va a ir mucho mejor" soltado en el 'trayecto' del ascensor, ya de camino a la calle. No hay otra: queda campaña por delante y el PSOE confía en entrar en calor y remontar

Agenda bajo mínimos hasta el debate a cuatro

Para el PSOE, la campaña de verdad no empezará hasta que pase el Rubicón del debate a cuatro del lunes, que organiza y dirige la Academia de Televisión, en colaboración con RTVE, Atresmedia y Mediaset y que presentarán Ana Blanco, Vicente Vallés y Pedro Piqueras. 

Pedro Sánchez ha descargado su agenda al máximo hasta ese día. Este viernes hizo el puerta a puerta a mediodía en Móstoles y desapareció. Mañana tiene mitin en Durango (Bizkaia), en la Fiesta de la Rosa del PSE, en la que compartirá escenario con el cabeza de cartel y presidente del Congreso, Patxi López, cuyo escaño, según el CIS, peligra. Ya en 'prime time', de vuelta a Madrid, será entrevistado por varias familias en 'La Sexta noche'. El domingo no tendrá actividad -el foco estará en Meritxell Batet, en Barcelona-, ni tampoco el lunes. 

El candidato ocupará esos huecos (viernes por la tarde, sábado tras Durango y antes de la tele, domingo y lunes por la mañana) con la preparación del debate a cuatro, en el que se medirá con Mariano Rajoy, Pablo Iglesias y Albert Rivera. Una prueba nada fácil que marcará los siguientes días de campaña. 

La señal de la ATV será retransmitida al menos por La 1, Antena 3, La Sexta, Telecinco, cinco emisoras autonómicas de la Forta (las de Aragón, Andalucía, Madrid, Castilla-La Mancha y Murcia) y 13 TV, además de medios internacionales de América, Europa y Asia, con 400 profesionales acreditados para la noche del debate, informa Efe.

El debate será seguido por 28 cámaras, comenzará poco antes de las 22 horas y durará 120 minutos netos, con dos bloques publicitarios de 10 minutos cada uno, cortes en los que los cuatro candidatos a la Presidencia del Gobierno podrán intercambiar impresiones con un máximo de dos asesores. El choque en televisión se vertebra en cuatro ejes, como ya adelantó este periódico: economía y empleo, políticas sociales, reformas institucionales y regeneración democrática y política exterior, más una pregunta sobre pactos postelectorales. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios