ARRANCA LA CAMPAÑA DEL 26-J

El CIS pronostica el cataclismo del PSOE

La macroencuesta del organismo público vaticina un retroceso de hasta 12 actas. Un escenario que abocaría a una crisis sin precedentes. El partido sin embargo es el preferido de los españoles

Foto: Pedro Sánchez, el pasado 6 de junio, durante su mitin en Huelva. (EFE)
Pedro Sánchez, el pasado 6 de junio, durante su mitin en Huelva. (EFE)

Cataclismo total. Si hay un escenario perverso y catastrófico para el PSOE es el del 'sorpasso' en votos y escaños, la pérdida de la hegemonía como fuerza de izquierdas en España, indudable desde la Transición. Y ese es el que dibuja el CIS: un adelantamiento de Unidos Podemos, una pérdida de entre 10 y 12 escaños respecto al 20-D -y ya era el peor resultado de la historia- y tener que elegir, de confirmarse estos datos, entre dar el Gobierno al PP o hacer presidente a Pablo Iglesias. De ratificarse este pronóstico, el PSOE se enfrentaría a un escenario inédito y a la mayor crisis de su historia reciente. La paradoja es que, sin embargo, es el partido preferido para la victoria, pues a un 19,8% le gustaría que fuera la formación que recibiera más votos. 

[Consulte aquí en PDF el macroestudio preelectoral del 26-J del CIS]

Pedro Sánchez, cuya cabeza peligraría en la misma noche electoral, apenas tiene un dato positivo al que agarrarse. El macrosondeo preelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), publicado este jueves y realizado entre el 4 y el 22 de mayo sobre una muestra de 17.488 encuestas, confirma los pésimos números que ya estaban anticipando los estudios de institutos demoscópicos privados. Con la diferencia de que, como varios dirigentes señalaban en los últimos días, marca tendencia para las encuestas que quedan por venir hasta el 26-J y goza de mayor credibilidad, ya que su elevado número de entrevistas y su reparto por circunscripciones permite detectar las flaquezas, territorio a territorio. Y las del PSOE son muchísimas. En toda España. Basten dos ejemplos: empata con el PP en su comunidad más fuerte, Andalucía, a 20 diputados, y pierde el acta quien en esta última legislatura ha sido presidente del Congreso, Patxi López. Dolorosas noticias a escasas horas del arranque de la campaña. 

En Andalucía, feudo socialista, el PSOE podría bajar dos escaños y empatar con el PP, que también cede un acta; en Euskadi, pierde dos de sus tres diputados

Según la macroencuesta del CIS, el PSOE alcanzaría el 21,2% de los votos, frente al 22,01% del 20-D. Una pérdida de ocho décimas que se traduce en la fuga de hasta 12 escaños: de los 90 de diciembre hasta los 78-80 de este estudio. El PP crece ligeramente en porcentaje, del 28,72% al 29,2%, y se le escaparían entre dos y cinco actas. Unidos Podemos se encarama hasta el 25,6% (24,33% en las últimas generales, sumando los datos de Podemos e IU) y podría sentar a entre 88 y 92 parlamentarios, por los 69 de la formación morada y los dos de IU-Unidad Popular de hace medio año. Ciudadanos, finalmente, apenas varía: 38-39 sillas en el Congreso y 14,6% de los sufragios (13,93% y 40 actas en diciembre). 

El CIS pronostica el cataclismo del PSOE

Pérdidas en ocho CCAA y posible en otra más

Los socialistas larvan su ruina en buena parte de España, a tenor de los datos desglosados por provincias del CIS. El organismo oficial pronostica bajada de dos escaños en Andalucía y Euskadi, y de un diputado en Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, Extremadura y Galicia. En Aragón podrían ceder un asiento de los cuatro que consiguieron el 20-D y en Castilla y León, dejarse entre una y dos actas. Eso implicaría que los restos por provincia los asigna a Unidos Podemos. 

El descalabro podría ser de tal magnitud que hasta el cabeza de lista por Bizkaia, Patxi López, todavía presidente del Congreso, podría quedarse fuera

El 20-D, el PSOE solo se impuso en dos comunidades, Andalucía y Extremadura. En ambas, por estrecho margen en diputados: uno. Ahora, empataría en las dos con los populares. Los socialistas perderían uno de sus dos escaños en Almería a favor del PP. En Jaén y Sevilla ceden uno a Unidos Podemos, y arrebatan a Ciudadanos un escaño en Málaga. En Extremadura, mientras, la tercera silla que consiguió Sánchez por los pelos en Badajoz se iría ahora al partido de Albert Rivera. En Cáceres, se mantiene el empate de PP-PSOE a dos representantes. 

En Euskadi, la coalición de Pablo Iglesias y Alberto Garzón arrasa. Sería primera fuerza en escaños -ya lo fue en votos en diciembre-, sumando hasta un total de siete, por los cinco del PNV. El PSE, que ya tuvo un 13,25% de los votos en las últimas generales pero aguantó en las tres circunscripciones sentando a uno de sus candidatos en el Congreso, se hunde por completo. Perdería dos de sus tres representantes actuales: el único socialista vasco en la Cámara Baja, según el CIS, sería el exalcalde de San Sebastián Odón Elorza, cabeza de cartel por Guipúzcoa. El número uno por Bizkaia, Patxi López, todavía presidente del Congreso y hombre fuerte de la dirección de Sánchez, y Javier Lasarte, candidato por Álava, se quedarían fuera del Parlamento. Según el estudio, el sitio de López vuela hacia Podemos (salta de 2 a 3 representantes), y en cambio el PP, que tradicionalmente ha tenido menos fuerza que el PSE en el País Vasco, mantiene su silla. 

Patxi López y la líder del PSOE en Palencia, Miriam Andrés, el pasado 8 de junio en la ciudad castellanoleonesa. (EFE)
Patxi López y la líder del PSOE en Palencia, Miriam Andrés, el pasado 8 de junio en la ciudad castellanoleonesa. (EFE)

En Canarias, los socialistas mantienen su representación en Las Palmas, pero se dejan un acta en Santa Cruz de Tenerife, que pasa a Unidos Podemos. La coalición gana otro escaño a costa del PP en la provincia oriental. La otra derivada es que Coalición Canaria sale del Congreso, pues su parlamentario emigraría hacia el PP. 

En el otro archipiélago, Baleares, Unidos Podemos y PP empatarían a tres escaños. El que consigue Iglesias se lo arrebata a los socialistas. En Castilla-La Mancha, el PSOE pierde un único escaño en Toledo (del que se benefician los populares), bajando de siete a seis representantes. La formación morada ya tenía a un diputado por Toledo. Ahora la alianza de izquierdas gana otro por Albacete y otro por Guadalajara, pero a costa de Ciudadanos. En Galicia, finalmente, solo cambia de color un diputado: uno de Pontevedra, del PSOE, pararía a manos de En Marea, la coalición integrada por Podemos, Esquerda Unida -marca autonómica de IU-, Anova y las mareas. 

Un escaño de Teruel se lo disputan Unidos Podemos y el PSOE, y en Castilla y León también la formación de Pedro Sánchez se juega un representante en Ávila, en este caso lo pelea con el PP. El único sillón de Soria se lo cedería al PP. En el resto de la comunidad, el acta que para el CIS baila es una de Salamanca, por la que batallan los dos emergentes. 

Sigue sin entrar Madina

En otras comunidades donde el PSOE ya había perdido su músculo, el partido salva los muebles y se queda como está. Así, mantiene su representación en Cataluña (ocho escaños), Comunidad Valenciana (siete), Madrid (seis), Asturias (dos), Murcia (dos), Cantabria (uno), La Rioja (uno) y Navarra (uno). El PSC no sale así damnificado del crecimiento de En Comú Podem (salta de 12 a 14-15 escaños). Quienes resultan perjudicados son ERC -corre peligro su noveno diputado- y Convergència Democràtica de Catalunya, que de ocho parlamentarios podría caer a 6-7. El PP también podría sufrir la fuga de un acta. 

En Madrid, Cataluña y Valencia, el PSOE aguanta los resultados del 20-D. Pero en la capital sigue siendo la cuarta fuerza, por detrás de PP, Unidos Podemos y C's

En Madrid, los socialistas ya cayeron a cuarta fuerza el 20-D. Y ahí siguen. El PP continúa por delante (12), aunque cedería un escaño a Ciudadanos. Unidos Podemos cuadra la suma de Iglesias (ocho) y Garzón (dos), quedándose con 10 parlamentarios, y Rivera pasa de siete a ocho representantes. Con sus seis diputados, Sánchez se queda como está. La número seis, Zaida Cantera, mantiene su asiento, pero sigue sin conseguirlo el séptimo de la lista, Eduardo Madina, rival de Sánchez en las primarias internas de 2014. En la Comunitat Valenciana, el PSPV no se beneficia del aumento de un escaño en Valencia (el que pierde León), que se lo lleva el PP. Unidos Podemos podría obtener entre nueve y 10 representantes (nueve en diciembre), y el que ganaría, según el CIS, sería a costa de los conservadores en Castellón. 

La dirección del PSOE, como era previsible, quitó importancia en público a la encuesta. "Ni ha habido 'sorpasso', ni lo hay, ni lo habrá", aseguró el coordinador general de la campaña, César Luena, en San Millán de la Cogolla, en un acto institucional por el Día de La Rioja. El número dos de Sánchez remarcó que los datos del CIS están "bastante pasados" porque la encuesta comenzó a hacerse hace un mes, tras la "absorción de la amalgama de Pablo Iglesias e IU", que provocó "un efecto burbuja", que hoy "está más débil o en el inicio de pincharse". Podemos e IU anunciaron su acuerdo el pasado 9 de mayo, pero lo cierto es que todos los barómetros privados posteriores han ido apuntando a la posibilidad del 'sorpasso'. 

El CIS pronostica el cataclismo del PSOE

Como también era esperable -y como ocurrió con el macrosondeo previo al 20-D-, Ferraz atribuyó los malos números a la cocina del instituto. "Encuesta tras encuesta y elección tras elección, se puede demostrar que el CIS, de manera sistemática y desde que gobierna el PP, infravalora siempre los resultados del PSOE. Esta es una dinámica que se puede comprobar", censuró Luena. En las pasadas elecciones, pronosticó entre 77 y 89 escaños a los socialistas, y tuvieron 90.

Partido con más simpatía

El secretario de Organización, al igual que el portavoz del comité electoral, Antonio Hernando, subrayó que es crucial que el votante socialista vaya a las urnas. "Si se moviliza y participa, habrá cambio en España", dijo Luena, quien pidió a su electorado que "asuma una conciencia colectiva". "Nuestro electorado se va a movilizar porque lo que mucha gente no va a querer es pasar de Rajoy a Iglesias, porque eso va a ser muy duro en este país", advirtió por su parte Hernando en 'Al rojo vivo', en La Sexta. "Que nadie olvide que el PSOE es mucho PSOE", comentó Susana Díaz en el Parlamento andaluz

Los socialistas retienen solo al 64,4% de sus votantes del 20-D, mientras que el 74,1% de los que apostaron por Iglesias se quedan con Unidos Podemos

La cifra en la que podían consolarse los socialistas era en la del número de indecisos: un 32,4% señala que no tiene claro qué votará el 26-J. Para el 20-D era el 41,6%, casi 10 puntos más. Además, un 7,5% duda entre apostar por PSOE y Podemos, y otro 8,9% entre Sánchez y Rivera. El candidato socialista recibe mejor puntuación (3,99) que el jefe de Podemos (3,41) y que el presidente del Gobierno en funciones (3,09), pero peor que el máximo responsable de Ciudadanos (4,17) y el nuevo coordinador federal de IU (4,81)

Pablo Iglesias y Alberto Garzón, el pasado 6 de junio en el desayuno informativo del líder de Podemos en Madrid. (EFE)
Pablo Iglesias y Alberto Garzón, el pasado 6 de junio en el desayuno informativo del líder de Podemos en Madrid. (EFE)

Sin embargo, un 19,8% dice que le gustaría que el 26-J venciera el 26-J, por delante del 19,6% que cita al PP y el 14,2% que mienta a Unidos Podemos y las confluencias. Es decir, que es el partido preferido por los electores

Los españoles mayoritariamente (19,8%) quieren que gane el PSOE, y es la formación que genera más simpatía (18%). Aun así, cae respecto al 20-D

Pero en intención directa de voto (sin cocina) tampoco Ferraz puede contentarse: el primero es Unidos Podemos (18,3%), por el 16,8% del PP y el 14,6% del PSOE. El de Sánchez sí es el partido que los ciudadanos sienten más cercano, al que tienen más simpatía (18%) por encima de ningún otro de los grandes, pero si se combina voto directo con simpatía, la alianza de Iglesias y Garzón sigue quedando por delante (20,9% frente al 18%). 

En fidelidad, tampoco tiene mucho de qué alegrarse el PSOE. Retiene al 64,4% de sus electores del 20-D. Un 5,8% emigraría hacia Unidos Podemos (y las confluencias) y otro 3,5% a Ciudadanos. Pero el 74,1% de los que apostaron por Podemos en diciembre se queda en casa, por solo un 4,4% que pasa al PSOE. El 62,8% de los que apoyaron a IU el 20-D optaría por la coalición de izquierdas, y apenas un 5,1% saltaría al PSOE. El PP, mientras, conserva al 73,8% de sus votantes, y C's, al 59,5%. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
47 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC