EN UNA ENTREVISTA EN 'HOY POR HOY', EN LA SER

Sánchez defiende que al aplazar el congreso hace "un favor" a quien quiera presentarse

Subraya que se consigue que no se mezcle la conformación del Gobierno de España con la cuestión interna. Advierte a Iglesias de que el pacto con C's es condición "necesaria" para entenderse con él

Foto: Pedro Sánchez, el pasado 15 de marzo en el Palau de la Generalitat, tras su reunión con el presidente catalán, Carles Puigdemont. (EFE)
Pedro Sánchez, el pasado 15 de marzo en el Palau de la Generalitat, tras su reunión con el presidente catalán, Carles Puigdemont. (EFE)

Al promover el retraso del congreso federal del PSOE hasta que se forme Gobierno en España, Pedro Sánchez está haciendo "un favor a aquellos militantes que quieran presentarse" a ese cónclave. O sea, a Susana Díaz, aunque no lo reconozca directamente. Porque, a su juicio, un congreso del partido necesita "sosiego" y no "mezclarse" con la cuestión institucional. 

El secretario general de los socialistas explicó este martes, por primera vez, por qué precipitó este lunes el aplazamiento del cónclave -que su ejecutiva llevará al comité federal del sábado-, después de que las federaciones, incluso las críticas, hubieran lanzado señales de que querían dejarlo para más tarde. Lo hizo en una entrevista en la Ser, en el programa 'Hoy por hoy', 24 horas antes, además, de su nueva cita con Pablo Iglesias, al que ya le avanzó que el respeto a su pacto con Ciudadanos es "condición sine qua non" para cualquier entendimiento con Podemos

Sánchez defendió que es un político que hace lo que dice, y que "siempre" esgrimió que los tiempos del PSOE debían "acompasarse a los tiempos de España", que previó que en mayo pudiera haber un nuevo Gobierno y "no ha podido ser", pero se hará el congreso una vez que se resuelva la gobernabilidad del país. El líder negó que hubiera aplazado el pulso por la amenaza de que Díaz pudiera presentarse y derrotarle. "En absoluto -respondió-. Si lo pensara en términos personales, con el referéndum de la militancia, hoy me convendría más que en el futuro. Lo hago porque soy coherente con lo que digo". Es decir, que ahora tendría más opciones de vencer en esa cita porque además viene de ser ampliamente respaldado por las bases en su pacto con C's

Díaz saluda en el Parlamento autonómico al líder andaluz de IU, Antonio Maíllo, el 17 de marzo. (EFE)
Díaz saluda en el Parlamento autonómico al líder andaluz de IU, Antonio Maíllo, el 17 de marzo. (EFE)

Un congreso de un partido, dijo, "es un momento muy importante de la vida política de una organización", un momento "trascendental", en el que se renuevan equipos y se replantean las estrategias. Y, por tanto, necesitan "sosiego para que la militancia elija". "Posponiendo la celebración del congreso, lo que estoy haciendo, hasta incluso, es un favor a aquellos militantes que quieran presentarse a ese congreso. No estoy incorporando a la agenda política española el debate interno legítimo que pueda haber en el PSOE", subrayó, en clara referencia a la presidenta andaluza, la única que ha trasladado -siempre de forma indirecta, nunca públicamente- que estaría dispuesta a dar la batalla por el liderazgo del partido. Pepa Bueno le preguntó directamente por ella y él lo negó: lo hacía por "responsabilidad", y para decir a los españoles que se dedica a la formación de Gobierno y a esos "militantes" que la conformación de un Gobierno en España "no se va a ver mezclada con el gobierno del PSOE".

Sin más precisiones

Así que ha actuado por "responsabilidad", y tras haber "escuchado a las federaciones y a los dirigentes" del PSOE, porque es un político al que le gusta "acordar las cosas, y no imponer". Aunque su criterio, resaltó, ha sido "siempre el mismo", que haya congreso "cuanto antes", pero "después de que haya un Gobierno". La fecha programada hasta ahora -20, 21 y 22 de mayo, y quince días antes la elección del secretario general por sufragio universal de la militancia-, a la que le obligaron los barones críticos, se fijó por "consenso" y tenía para Sánchez un "sentido hace un par de meses", pero "algunos partidos" han "bloqueado" hasta ahora la formación de un nuevo Ejecutivo. 

¿Y si no hay cónclave ahora, y hay que ir a unas nuevas elecciones, será en otoño? "El criterio es el mismo", respondió, sin dar más precisiones. Ferraz quiere que el congreso se posponga sine díe. De hecho, la comisión permanente de la ejecutiva que se reunió a las once para convocar el comité federal acordó proponerle el aplazamiento "hasta la formación de Gobierno en España", lo que blindaría a Sánchez ante unas nuevas negociaciones en caso de que hubiera que repetir las generales [consulta el comunicado del PSOE en PDF]. 

El secretario general reta a la presidenta de la Junta a que se presente a las primarias si cree que puede sacar un "mejor resultado" que él en las elecciones

No obstante, Sánchez lanzó otro mensaje a la presidenta de la Junta: "Si hay personas que legítimamente consideren que pueden sacar un mejor resultado y que están preparadas para poder aspirar a la Presidencia del Gobierno, que den un paso al frente cuando se produzcan esas primarias". O sea, que si quiere ser candidata, que se presente. "Lo veré no como una debilidad de mi liderazgo, sino como una fortaleza de mi organización", apuntó. 

"Ya no hay mucho margen para el error"

La otra parte de la entrevista estuvo dedicada a las posibilidades de formar Gobierno cuando se cumplen 100 días y faltan 34 aún para que se disuelvan automáticamente las Cortes. Y a 24 horas de su entrevista con Pablo Iglesias, en la que le será "muy franco" y le dirá que "no tiene sentido prolongar esta agonía" y urge "desbloquear la situación". 

Asegura que no se cierra a incorporar como ministros a "representantes de Podemos y C's", porque piensa en un Gobierno de cambio "transversal"

También advertirá mañana miércoles al jefe de Podemos que la "condición necesaria para que se logre ese Gobierno del cambio", la "condición sine qua non" es que se mantenga el pacto con Ciudadanos. Su entente con Albert Rivera, por tanto, no tiene vuelta atrás. A partir de ahí, hablará de "políticas", de la "agenda común, que debe ser más social que identitaria". Sánchez señaló a Bueno que no descarta integrar en su Ejecutivo a las dos fuerzas emergentes. "No me cierro a que haya representantes de Podemos o de Ciudadanos en el Gobierno", explicó, porque la única opción es un Gabinete "transversal y horizontal", y no monocolor. Pero insistió en que primero toca hablar de la "hoja de ruta de ese Gobierno" y luego de la "materialización" del mismo. "Hay opciones para que haya un Gobierno de cambio, progresista y reformista", aunque avisó de que "ya no hay mucho margen para el error".

Sánchez defiende que al aplazar el congreso hace "un favor" a quien quiera presentarse

El líder socialista reiteró que no es posible trasplantar tal cual el modelo valenciano, porque allí, tras las últimas autonómicas, sí había una mayoría absoluta de izquierdas, que no existe en España tras las generales del 20-D. Así que la única salida es apostar, defendió, por ese "mestizaje ideológico". Lo que sí hay que hacer realidad es el "espíritu del cambio" que ha supuesto el Ejecutivo valenciano, formado por socialistas y Compromís y apoyado desde fuera por Podemos. 

"Falta el paso izquierdo"

Sánchez subrayó que no se equivocó al buscar el pacto con C's, ni se ha "perdido el tiempo", porque ambas formaciones han sido capaces de encontrar 200 medidas "que mejoran la calidad de vida de los españoles". Ni erró al escenificar la alianza tan solemnemente, porque es un acuerdo que "ejemplifica una nueva forma de hacer política". Destacó que lo "llamativo" es que el PSOE haya sido capaz de entenderse con una formación de centro derecha, y sin embargo esté encontrando más "dificultades" con Podemos, pese a ser ambas formaciones de izquierdas. Pero él dijo haber sabido entender el mensaje lanzado por los españoles el 20-D, "que es cambio, mestizaje ideológico y Gobierno transversal". 

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez antes de su última reunión, el pasado 5 de febrero en el Congreso. (EFE)
Pablo Iglesias y Pedro Sánchez antes de su última reunión, el pasado 5 de febrero en el Congreso. (EFE)

En resumidas cuentas, Sánchez espera encontrarse mañana a "un Pablo Iglesias que, de verdad, quiere un Gobierno en España" y que esté dispuesto a avanzar para no quedarse en la "casilla de salida". Así que, una vez dado "el primer paso hacia el cambio", la alianza con Rivera, "falta el paso izquierdo". Pero lo cierto es que no hay novedad alguna en el horizonte. Ningún cambio en los actores políticos que permita atisbar que será imposible repetir las generales. 

Por último, el secretario general del PSOE aseguró que ha "madurado" como político en estos últimos cien días, porque lo fundamental es ser "ambicioso, pero también humilde, es escuchar y saber acordar". Y "ser realista pero también soñar". 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios