LA REUNIÓN A CUATRO, AÚN SIN FECHA

Ferraz ve posible pactar con Iglesias "si no se empeña" en la consulta y el "control político"

Hernando desgrana el documento de discrepancias y coincidencias con Podemos y le insiste en que discutirá sobre políticas. "Pedimos que no se vaya a hablar de sillones", avisa

Foto: Antonio Hernando, jefe del equipo negociador socialista, este 20 de febrero en rueda de prensa en Ferraz. (EFE)
Antonio Hernando, jefe del equipo negociador socialista, este 20 de febrero en rueda de prensa en Ferraz. (EFE)

Las posiciones de PSOE y Podemos, en realidad, siguen donde estaban. La formación de Pablo Iglesias condiciona todo acuerdo a que se articule un Ejecutivo de coalición y los socialistas sólo quieren hablar por ahora de las políticas. Y rechaza tajantemente cuestiones centrales como el referéndum de autodeterminación en Cataluña, el "control político" de determinados organismos del Estado o un excesivo gasto público. Sólo si la formación morada cede en esos aspectos será posible el acuerdo. Si no, no habrá mucho de qué hablar, aunque se reúnan en los próximos días con ellos, con Izquierda Unida y con Compromís, una cita para la que ni siquiera hay fecha, aunque se espera que sea el lunes.

Los socialistas ya tienen un análisis exhaustivo de los aspectos en los que coinciden y en los que discrepan de Podemos. El equipo negociador ha escrutado el documento de en torno a un centenar de páginas que le remitió la formación emergente y ha redactado uno propio, de 22 folios [y que puedes consultar aquí en PDF], en el que detalla aquellas medidas que no son "admisibles", las que son coincidentes con las que plantea la dirección de Pedro Sánchez y las que el texto de Pablo Iglesias no cita pero en las que considera que puede haber un acercamiento. Documento ya remitido al jefe de Podemos y al portavoz parlamentario, Íñigo Errejón.

Los socialistas también rechazan una política económica irreal, que tira de un excesivo gasto público y que creen perjudicaría el crecimiento y el empleo

La conclusión que extrae el PSOE es la que subrayó en rueda de prensa este sábado en la sede federal el portavoz del comité de diálogo, Antonio Hernando: "Hay mimbres para un acuerdo con Podemos, siempre que no se empeñe en imponer cuestiones como el referéndum, como el control político de determinados organismos" -de jueces, fiscales y policías-, y "como una política económica que no es realista y que sería contraproducente para el crecimiento y el empleo, y también hay mimbres para un acuerdo con Podemos si Podemos no se empeña en vetar los acuerdos con otras fuerzas políticas". O sea, con Ciudadanos, con quienes las negociaciones continúan y están cada vez más avanzadas.

[Lee aquí en PDF el documento del PSOE remitido a Podemos]

Hernando rebajó las expectativas del encuentro a cuatro bandas que planteó Alberto Garzón y que finalmente Sánchez aceptó ayer viernes. No será "la madre de todas las reuniones", resaltó, como quiere Iglesias, que la definió como "la foto del nuevo Gobierno de España". Para el PSOE, es una entrevista más de las muchas que llevan celebrando desde que el secretario general recibió el encargo del Rey de formar Ejecutivo, y con distintas fuerzas (IU, Compromís, C's, PNV, Coalición Canaria y Nueva Canarias).

Ferraz ve posible pactar con Iglesias "si no se empeña" en la consulta y el "control político"

Lecturas distintas

"Nosotros no vamos a ir a la reunión a discutir de sillones, vamos a discutir de políticas [...], a ir a trabajar sobre qué España queremos, no sobre quién ocupa cada sillón. No queremos engañar a nadie. Podríamos llegar a acuerdos con Podemos si no se empeña en imponer exclusiones e imponer cuestiones que sabe que no son asumibles [...]. Pedimos que a esa reunión que no se vaya a hablar de sillones, sino de cuestiones que preocupan y afectan a los ciudadanos. En estos 18 días que han pasado, Podemos no ha querido hablar de políticas, y sería muy triste que ahora vaya para hablar de sillones", redondeó el portavoz.

Ferraz ve posible pactar con Iglesias "si no se empeña" en la consulta y el "control político"

La lectura de esa reunión a cuatro es divergente desde el primer minuto. Sánchez ya dijo, cuando contestó a Garzón por carta, que el propósito de ese encuentro era pactar un programa para la investidura, nada más, mientras que Iglesias quiere hablar también del futuro Gabinete de coalición, y no está dispuesto ni a respaldar un acuerdo de investidura ni una alianza de legislatura. Para la formación morada, sólo hay dos opciones: o gran coalición PSOE-C's-PP o Gobierno de progreso. Punto.

Sánchez, el pasado 16 de febrero en rueda de prensa en el Congreso. (EFE)
Sánchez, el pasado 16 de febrero en rueda de prensa en el Congreso. (EFE)

Los socialistas dan la vuelta a ese argumento. Para ellos, la ecuación es distinta: o en la investidura "se vota 'sí' a Pedro Sánchez en un Gobierno del cambio o se permite que Mariano Rajoy siga en funciones con toda su corrupción". Un mensaje que, por cierto, Hernando dirigió a todas las fuerzas con las que está hablando, incluidas IU y Compromís, que recelan de una foto con C's y en la que no esté Podemos.

"Acuerdo transversal"

En cualquier caso, ¿cuándo será la reunión a cuatro? No está fijada aún. El portavoz deslizó que es la formación morada la que quiere retrasarla. "Por nosotros, podía haber sido esta tarde", dijo, mientras dejaba caer, y no por casualidad, que su equipo lleva encerrado con Compromís desde las diez de la mañana para seguir avanzando. El PSOE no pone pegas a que el encuentro sea mañana o el lunes: "Cuanto antes, mejor [...]. Si no nos hemos sentado con Podemos es porque no ha querido".

Reunión de los equipos negociadores de PSOE y Ciudadanos, el pasado miércoles. (EFE)
Reunión de los equipos negociadores de PSOE y Ciudadanos, el pasado miércoles. (EFE)

Sánchez quiere seguir jugando a dos barajas, a izquierda y derecha, con la pretensión de llevar al pleno que arranca el 2 de marzo un "acuerdo transversal con distintas fuerzas políticas para la investidura y para que el programa del futuro Gobierno esté apoyado por varias formaciones". Iglesias incide en que su Gobierno de coalición PSOE-Podemos-IU tendría una base electoral sólida, de 11 millones de ciudadanos, y Ferraz responde a eso argumentando que su intención es "poner de acuerdo a 14 millones" de electores. Esto es, sumar a Ciudadanos, "sin exclusiones de nadie".

Ahora que el PSOE toca con las puntas de las manos el pacto con Albert Rivera, aunque mantiene "diferencias" con él -"nada que no sea superable", reiteró-, no quiere perderlo como socio. Y por eso presentó este sábado un texto "transversal y compatible" con las demandas de otras formaciones, porque los socialistas "siempre" han intentado "sumar". "Y lo estamos consiguiendo", se felicitó.

Las medidas de Podemos "no admisibles"

Durante su comparecencia en Ferraz, Hernando se detuvo en explicar los ejes del documento, abundando en los acuerdos aunque sin esconder las profundas y radicales discrepancias entre las dos formaciones políticas a la luz del texto presentado por Iglesias el lunes y corregido durante la semana. En lo que no entra para nada el texto socialista es en desmontar toda la parte en la que Podemos detallaba la estructura de Gobierno y las enormes competencias de la Vicepresidencia, que Iglesias quiere para sí mismo. "No vamos a empezar la casa por los sillones", recordó Hernando.

Reunión de los equipos de PSOE y CC, con quien se cerró el acuerdo ayer viernes. (EFE)
Reunión de los equipos de PSOE y CC, con quien se cerró el acuerdo ayer viernes. (EFE)

Las divergencias más profundas son las siguientes:

  • Derecho de autodeterminación en Cataluña "y en todas las naciones que lo hayan planteado con especial intensidad". Rechazo absoluto del PSOE, que plantea una reforma constitucional. También descarta un plebiscito previo en toda España para iniciar el proceso de revisión de la Carta Magna. Los socialistas entienden que Podemos "busca una vía para modificar la Constitución al margen de los procedimientos establecidos en la misma".
  • Retrasar tres años, hasta 2019, la reducción del déficit por debajo del 3%. El PSOE considera que es "poco realista" y hasta "contraproducente", aparte de que depende de una negociación de España con la UE.
  • Reestructuración de la deuda pública vinculada al rescate financiero. "No va a ser posible", dijo Hernando, pues ya lo intentaron otros socios europeos y no lo lograron.
  • Incremento del gasto público en 96.000 millones en toda la legislatura. Es "excesivo" para el PSOE y "pondría en riesgo" la recuperación económica.
  • Subida "extraordinaria" de impuestos, de 40.000 millones de euros. Ferraz no lo acepta porque recaería sobre las clases medias y trabajadoras.
  • Modificación del artículo 135 de la Constitución para que no se priorice el pago de la deuda. El PSOE cree que es "compatible" el equilibrio presupuestario con la estabilidad social. No quiere derogar ese artículo, sino reformularlo.
  • Derogación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Los socialistas proyectan reformar la norma, no anularla.
  • Cuestionamiento de la protección de los derechos de protección intelectual. El PSOE quiere reformar la ley para hacer más accesible el patrimonio cultural, sin violar los derechos de los creadores.
  • Elección del presidente de RTVE. Al PSOE no le gusta que Podemos rechace el sistema de designación parlamentaria. Sánchez quiere garantizar la "independencia y pluralidad" de la radio y televisión públicas.

El PSOE no hace ni mención de la estructura de Gobierno porque no toca, diverge del modelo territorial o de la arquitectura de RTVE

  • Nombramiento de cargos públicos. Podemos, en una primera redacción, exigía que determinados altos cargos se seleccionasen conforme a su mérito, capacidad y compromiso político con el Gobierno "del cambio". Aunque luego suavizó esa redacción vistas las reacciones, la versión actual denota la "obsesión de Podemos por el control político de ciertas instituciones", que el PSOE rechaza de plano.
  • Subordinación de jueces, fiscales y policías a la Secretaría de Estado de Lucha contra la Corrupción, que dependería de la Vicepresidencia del Gobierno, que Pablo Iglesias querría ocupar. El PSOE lo considera inaceptable y se sorprende de que no se hable de dotar de más medios a la Fiscalía Anticorrupción.
  • Auditoría pública del sistema judicial y recentralización de la Oficina Judicial. Ferraz entiende que es "incompatible" con la separación de poderes y una violación de los estatutos de autonomía.
  • Sometimiento a consulta de la participación del Ejército en operaciones internacionales. Sánchez considera que es suficiente con recabar el consentimiento del Congreso.

Las coincidencias con el PSOE

¿Cuáles son los puntos en los que PSOE y Podemos coinciden? Varios, según desgranó Hernando y recoge el texto. Los principales son los siguientes:

Ferraz ve posible pactar con Iglesias "si no se empeña" en la consulta y el "control político"

  • Política presupuestaria y fiscal. Necesidad de desarrollar un estatuto básico de la Agencia Tributaria, aumentar los efectiso y revisar la fiscalidad de las sicav.
  • Mercado laboral. Derogación de la reforma del PP de 2012, reducción del fraude laboral, regulación de las horas extraordinarias, eliminación del contrato para emprendedores...
  • Política industrial. Aprobación de una Ley de Cambio Climático y Transición Energética, cierre paulatino de las centrales nucleares.
  • I+D+i. No hay "grandes puntos de divergencia". Se habla de incrementar la inversión, potenciar el tedijo productivo innovador...
  • Estado del bienestar. Universalización de las escuelas infantiles de 0 a 3 años, racionalización de los horarios de trabajo, conciliación de la vida laboral y familiar, permiso de paternidad de 4 semanas.

Sí hay acercamientos claros en mercado laboral, refuerzo del Estado del bienestar, sanidad, vivienda, cultura, educación, dependencia o I+D+i

  • Sanidad. Podemos y PSOE coinciden en recuperar la universalidad de la sanidad pública, aumentar el gasto y derogar el decreto 16/2012 por el que se retiró la tarjeta sanitaria a los inmigrantes.
  • Vivienda. Modificación del procedimiento de ejecución hipotecaria.
  • Educación y políticas científicas. El apartado en el que el PSOE ha detectado mayores consensos: más gasto para una escuela pública "gratuita y laica", reducción del abandono escolar, pacto social por la ciencia...
  • Dependencia. Reactivación plena de la ley.
  • Cultura. Reducir el IVA.
  • Infancia. El PSOE apuesta por aprobar un ingreso mínimo vital para combatir la pobreza infantil.
  • Regeneración democrática. Los dos creen conveniente reforzar al denunciante de casos de corrupción, introducir la figura delictiva del enriquecimiento ilícito o injusto, derogar la reforma de la justicia universal que coló el PP o limitar los aforamientos a la actividad pública de los parlamentarios.
  • Modelo territorial. Aquí hay "muy pocas" convergencias, salvo la necesidad de derogar la ley de reforma local que aprobó el PP sin consenso.

Las iniciativas que Iglesias no recoge

El documento del PSOE incorpora un tercer bloque de medidas que para el PSOE sí son "esenciales" pero que no incluye el texto de Podemos. A saber:

Pablo Iglesias, con Mònica Oltra y Joan Baldoví, de Compromís, este 19 de febrero en el Congreso. (EFE)
Pablo Iglesias, con Mònica Oltra y Joan Baldoví, de Compromís, este 19 de febrero en el Congreso. (EFE)
  • Reforzar las políticas activas de empleo.
  • Reconocer la protección a la salud como derecho fundamental en la Constitución, aprobar una ley de muerte digna, eliminar las cláusulas abusivas de las hipotecas.
  • Configurar la beca como derecho, establecer un marco estatal de precios públicos de matrícula, recuperar la asignatura Educación para la Ciudadanía.
  • Reforzar los servicios sociales municipales, eliminar los "abusivos copagos incrementados por el PP".
  • Suprimir el requisito del voto rogado para los emigrantes españoles en el exterior, introducido en 2011.
  • Mejorar el sistema de financiación de RTVE.

Los socialistas quieren ir más allá en cuestiones de laicidad, becas, servicios sociales, RTVE, modelo federal o reforma de la legislación electoral

  • Acordar un pacto contra la violencia de género y reconocer a todas las mujeres un bonus de dos años de cotización por cada hijo a efectos del cálculo de las pensiones.
  • Vincular la financiación de partidos a su grado de democracia interna, reformar los reglamentos de Congreso y Senado y mejorar la Ley de Transparencia.
  • Aprobar la Ley de Libertad Religiosa y de Conciencia, derogar la prisión permanente revisable.
  • Reformar la Constitución para avanzar hacia el modelo federal, aprobar una Ley de Financiación Local.
  • Además de ahondar en la proporcionalidad del sistema electoral, el PSOE propone listas desbloqueadas, candidaturas cremallera, voto electrónico o debates electorales por ley.
Elecciones Generales

El redactor recomienda