desayuno informativo en madrid

Page aconseja al PSOE no ponerse "nervioso" si el resultado del 20-D no es el "esperado"

El presidente manchego cree que Sánchez logrará ser presidente, pero si no lo consigue, tiene que "entenderse y valorarse" que quiera seguir como líder del PSOE, porque está "empezando"

Foto: El presidente manchego, Emiliano García-Page, durante su intervención en el desayuno de Nueva Economía Fórum, este 25 de noviembre en el hotel Ritz de Madrid. (EFE)
El presidente manchego, Emiliano García-Page, durante su intervención en el desayuno de Nueva Economía Fórum, este 25 de noviembre en el hotel Ritz de Madrid. (EFE)

En el PSOE se espera el 20-D... Pero también lo que ocurra después del 20-D. Porque el escenario no está nada claro y las encuestas siguen sin mostrar con rotundidad que Pedro Sánchez pueda convertirse en presidente del Gobierno. Por eso hay que fijarse en los mensajes que lanzan sus principales cabezas porque pueden dar una mínima (y comedida) pista de por dónde pueden ir los tiros. Aunque ahora ningún barón saque totalmente los pies del tiesto, porque toca cerrar filas

Tampoco lo hizo este miércoles uno de los presidentes autonómicos con más peso dentro del partido, el manchego Emiliano García-Page. Pero sí dio un mensaje a los suyos: que no deben ponerse "nerviosos" en caso de que el 20 de diciembre se dé mal. Que no le cunda la ansiedad y que Sánchez, además, tiene todo el "derecho" de intentar seguir como jefe de filas, porque acaba de llegar. 

Fue en Madrid, en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum, una cita en la que los barones socialistas intentan marcar posición sobre temas nacionales. Y donde saben que son requeridos para hablar del estado de su partido. Por eso ninguna palabra es casual. A Page se le agruparon todas las preguntas sobre este asunto al final y, como él mismo dijo, no podía "meter la pata". Hizo su apuesta "personal", que Sánchez "será presidente del Gobierno". Con acuerdos, eso sí. Y, en ese sentido, consideró que es igual que lo consiga con 110 diputados -los de 2011, los que cosechó Alfredo Pérez Rubalcaba, y aquello fue el suelo del PSOE en unas generales- o con 170, porque se puede estar más "en vilo" a falta de seis escaños para la mayoría absoluta que negociar con un grupo más amplio y homogéneo. 

Pero, "puestos a negociar", recomendó García-Page, con un solo aliado grande. O con Podemos o con Ciudadanos. "Lo que veo difícil son dos muletas", dijo. Una opinión que comparten otros altos mandos del partido. Sánchez lo ha dejado hasta ahora más abierto. 

García-Page recomienda que se gobierne sólo con una “muleta“, o con Ciudadanos o con Podemos, pero no con los dos partidos a la vez

Y, ¿qué ocurre si el 20-D el secretario general no logra conquistar La Moncloa? "Mi consejo es que si el resultado no es el que esperamos, nadie debe ponerse nervioso, porque un valor en la política es la constancia". Se preguntó al presidente de Castilla-La Mancha si Sánchez entonces ha de continuar como secretario general del PSOE. "Él tiene dicho que va a seguir -recordó-. Me parecería extraño que no lo hiciera y está en su derecho". Page añadió una acotación importante, fiel a su estrategia de nadar y guardar la ropa, por lo que pueda pasar: "La verdad es que el PSOE tiene la ventaja de tener mucha gente que puede competir. Pero Pedro Sánchez está empezando, y tiene que entenderse y tiene que valorarse". 

Un partido "muy Géminis"

El líder de los socialistas manchegos no cree que el PSOE se halle "en ningún tipo de depresión" antes del 20-D, aunque el partido es "ciclotímico", "muy Géminis", y pasa de la gloria al infierno rápidamente. Sí reconoció que no se termina de tener "del todo claro" qué errores ha cometido, y eso es un "problema", porque de lo contrario intentaría rectificar. "Lo que es muy importante es no prostituir nuestros valores y principios, porque eso nos impedirá gobernar en el futuro", observó. Lo que padece el PSOE es aún una "debilidad de marca". 

Emiliano García-Page saluda a quien le presentó este miércoles en el hotel Ritz, Alfredo Pérez Rubalcaba. (EFE)
Emiliano García-Page saluda a quien le presentó este miércoles en el hotel Ritz, Alfredo Pérez Rubalcaba. (EFE)

También es un clásico que se pregunte a los dirigentes a quién preferirían como socio. García-Page respondió que se entendería "personalmente" con Albert Rivera "bastante mejor" -"eso yo creo que le pasa al 90% de los ciudadanos-, y de hecho él habría intentado un pacto con Ciudadanos en Castilla-La Mancha de haber obtenido representación. Pero en las Cortes regionales sólo entraron PP, PSOE y Podemos (con dos escaños). Y él logró trenzar un acuerdo de investidura con la formación morada, y de momento no ha habido percances.

El presidente manchego señala que se entendería mejor con Rivera, aunque Podemos “no es un grave riesgo para el país“ e Iglesias, tampoco

Así que, a su juicio, Podemos "no es un grave riesgo para el país", no es "un drama" para España, porque a fin de cuentas quiere conquistar escaños en el Congreso y tener actividad institucional. Su pacto con los de Pablo Iglesias, dijo, no le está obligando a hacer "nada raro". Es más, no se imagina al líder de Podemos cambiando el Estatuto de Autonomía y la Ley Electoral sólo con sus votos. "Me fío bastante menos de quien sí lo ha hecho", defendió, en alusión a la secretaria general del PP y expresidenta manchega, que sí se atrevió a modificar la arquitectura institucional de la región para intentar mantener el poder. Sin éxito. 

Bien que Sánchez acepte el debate con Santamaría

Page, de hecho, no espera problemas en la negociación de los presupuestos manchegos para 2016. No tiene "duda" de que los habrá y de que serán "avanzados" y con "crecimiento". Por tanto, no contempla que le ocurra lo que a su compañero de filas Guillermo Fernández Vara, que ha visto cómo una alianza insólita de PP y Podemos ha tumbado sus cuentas para el año que viene. Él tramitará sus presupuestos pasadas las generales, igual que hará Asturias, por ejemplo. Con sorna, comentó que debería estar "políticamente vetado" abrir melones -o sea, negociaciones- a las puertas de unos comicios, porque los partidos están más "atados".

El presidente manchego también se refirió al debate a cuatro en Atresmedia del próximo 7 de diciembre, al que el PP no manda a su candidato, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sino a su número dos, Soraya Sáenz de Santamaría. Para Page, es un "desprecio democrático", es "tomar a la gente por tontos". A continuación, aplaudió a Sánchez por aceptar el encuentro televisivo: "Él dijo que estaba dispuesto a debatir y quien quiera ser presidente tiene que tener esa actitud". 

Elecciones Generales

El redactor recomienda