COMPARECENCIA EN FERRAZ DEL SECRETARIO GENERAL

Pedro Sánchez, dispuesto a debatir con Rivera e Iglesias aunque Rajoy no quiera

El secretario general proclama su voluntad "firme" de mantener un careo "con todos, de todo y sin cortapisas" durante la campaña del 20-D y propone que regular los debates electorales

Foto: Pedro Sánchez, durante su rueda de prensa en Ferraz este 13 de octubre. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su rueda de prensa en Ferraz este 13 de octubre. (EFE)

En todas las campañas siempre ocurre algo similar. El debate sobre los debates. Si habrá o no y entre quiénes. Y quién es el que acepta o el que declina la oferta. Pedro Sánchez ya ha dado su respuesta antes siquiera de que se convoquen formalmente las elecciones. No ve objeciones de ningún tipo: "Quiero debatir con todos, de todo y sin cortapisas". O sea, que sean otros los que digan que no. 

El secretario general del PSOE fijó la posición de su partido este martes en rueda de prensa en Ferraz. Un gesto más, como tantos otros que está desplegando el partido los últimos días, para reforzar el perfil de campaña presidencialista, focalizada en el candidato. Ahí está, por ejemplo, la enorme lona que cubre la fachada de Ferraz con su imagen desde hoy o la puesta en marcha de un 'call center' en la sede federal para movilizar a militantes y simpatizantes, al que él mismo se ha acercado para hacer una de esas llamadas. 

Sánchez subrayó que los españoles se merecen, de cara a las generales del 20 de diciembre una campaña "en positivo", "de futuro" y "con propuestas", y no "plagada de descalificaciones", como aquellas en las que, a su juicio, cae el PP. Y se merecen, por tanto, el contraste de pareceres vía debates. Recordó que cuando ha gobernado el PSOE "siempre los ha habido" y no cuando está en la Moncloa el PP, afirmación matizable porque en las europeas de 2014 sí permitieron los populares un careo entre su cabeza de lista, Miguel Arias Cañete, y la elegida por el PSOE, Elena Valenciano. Pero eran europeas. En 2000 y 2004, con el PP en el poder, no se organizaron duelos televisivos para generales. 

Reto a Rajoy

"Espero que al menos el último servicio de Mariano Rajoy sea permitir que haya debates entre aquellos que tenemos opciones de presidir el Gobierno de España". En esa afirmación se encerraba una pequeña 'trampa', porque el PSOE ha venido insistiendo en que los dos únicos candidatos que tienen opción real de llegar al Ejecutivo central son Rajoy y Sánchez. Cuando se le preguntó explícitamente si aceptaría un duelo con los líderes de Podemos y Ciudadanos, Pablo Iglesias y Albert Rivera, aun sin Rajoy presente, porque rechazara la oferta, se remitió a su frase de arranque: "Debatir con todos, sobre todo y sin cortapisas". 

También se le inquirió al secretario general si, no obstante, delegaría en otros miembros de su partido en los debates. "Yo voy a intentar debatir con todos, pero el día tiene 24 horas y yo voy a intentar hacer campaña electoral en muchas partes de España. Pero mi intención está ahí", porque su "voluntad es firme". El candidato emplazó a sus demás adversarios a aclarar ya cuál es su predisposición "con la misma claridad" que él. "Es más, me gustaría que Rajoy lo dijera también de la misma manera", le retó directamente.

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno. (EFE)
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno. (EFE)

El líder socialista añadió que en el programa del partido, que está ultimándose, se incluirá la medida de que se cree una comisión específica encargada de regular los debates electorales, como ocurre en Estados Unidos, y que por tanto esta cuestión "no esté sometida a la voluntad de un partido u otro". "Decimos 'sí' en la nueva ley electoral a un debate entre candidatos y que estén regulados por una comisión independiente". 

El secretario general insiste en que su partido quiere una campaña “en positivo“, con “propuestas“, y no “plagada de descalificaciones“, como quiere el PP

Ahora mismo, los debates no están regulados por ley. De hecho, ya se intentó en la pasada legislatura y se desechó esa idea porque los minoritarios se oponían a consagrar en la normativa los careos a dos entre las formaciones mayoritarias. De forma que siempre depende del arbitraje de la Junta Electoral Central (JEC) y de la negociación con las televisiones. En los últimos meses, el organismo supervisor ha abierto la mano para incorporar en este tipo de encuentros a fuerzas que no tienen representación institucional aún pero sí se prevé que la tengan, caso de Ciudadanos y Podemos. 

Horas más tarde, el partido apuntaló su mensaje con el envío de una carta de César Luena, coordinador de la campaña socialista, a sus homólogos del resto de fuerzas políticas para mostrales la disposición del PSOE de participar en debates "con todos los candidatos y en formatos abiertos, que permitan superar viejas fórmulas encorsetadas", de bloques temáticos pactados por los equipos de los aspirantes y con intervención casi nula del moderador. 

[Puedes consultar el escrito del secretario de Organización a los coordinadores de campaña de las demás formaciones aquí en PDF]

"Gravedad" de la advertencia de Bruselas

Sánchez compareció por la mañana ante los medios en Ferraz para reiterar el mensaje ya avanzado por Jordi Sevilla, el coordinador de la parte económica del programa, en las últimas horas, al hilo de las advertencias de Bruselas sobre los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2016. El secretario general aseguró que la Comisión Europea ha venido a confirmar lo que él mismo y el PSOE ya denunciaron semanas atrás: que las cuentas del próximo año son "electoralistas", "precipitadas", repletas de "engaños y embustes", que no sólo "mienten" a los ciudadanos sino que dañan la "credibilidad de España" como país al haber "mentido" asimismo a las instituciones comunitarias. Un hecho, subrayó, de una "indudable gravedad política" que es un "motivo más" para "cambiar al Gobierno" en diciembre.

Los socialistas exigen a Rajoy que comparezca para explicar cómo va a cumplir con las exigencias de Bruselas o bien retire los Presupuestos de 2016

Para los socialistas, la pregunta es cómo es posible que, tras cuatro años de "recortes salvajes", se haya incumplido el objetivo de déficit en esta legislatura y no se vaya a cumplir tampoco en 2016. La causa estriba, examinó, en la "pésima gestión" del Gobierno, en su reforma laboral, el rescate a la banca, la reforma tributaria "que amnistía el fraude" y hace "regalos" a los ricos "a costa de la clase media trabajadora". Por todo ello, el PSOE reclama que o bien Rajoy explique cómo España cumplirá los objetivos de déficit marcados por la Comisión Europea o retire los PGE de 2016 para que el Ejecutivo salido de las urnas restablezca la "credibilidad perdida" y garantice el mantenimiento de Estado de bienestar con unas nuevas cuentas. 

Pero el candidato no se mojó demasiado ni quiso explicar cómo corregiría ese desfase que han detectado las instituciones comunitarias. Sí recordó que el PP aprobó una reforma fiscal a la que su partido se opuso que suponía una caída de la recaudación de "10.000 millones de euros". "Hay otras opciones a los recortes", señaló cuando se le preguntó qué partidas menguaría o qué tributos retocaría. No concretó, por tanto, cómo afecta la llamada de atención de Bruselas al programa del PSOE.

Programa que está cerrándose y que en principio, como adelantó este domingo El Confidencial, se presentará de forma separada a la propuesta de reforma constitucional. Sánchez fue preguntado por esta cuestión e indicó que esta cuestión es puramente "administrativa", aunque su "intención" es que el modelo de cambio de la Carta Magna se "incorpore" al programa, pero "en un capítulo aparte", porque "tiene su importancia política". 

72 metros cuadrados de mensaje 

Imagen de la lona desplegada por el PSOE en Ferraz. (EFE)
Imagen de la lona desplegada por el PSOE en Ferraz. (EFE)

Ferraz, mientras, desplegó este martes otros dos guiños de imagen. El primero, es literal. Desplegó dos lonas de 4,5 x 8 metros cada una (72 metros cuadrados entre ambas) en la fachada de la sede federal, un recurso "inédito" en campaña. Una, con una imagen gigante de Sánchez en uno de sus mítines. Plano medio, camisa blanca, vaqueros azules, apoyado en un atril. Y a su derecha, otro panel con el lema 'El cambio que une' y el histórico logo del puño y la rosa, que recuperó el viernes pasado para esta campaña. El partido ya adelantó que jugará con ambos elementos, combinando los "valores" -encarnados en el anagrama clásico, el de los años ochenta, el de los tiempos de Felipe González- y el perfil de su candidato.

La dirección explicó que pretende lanzar un triple mensaje: que "todo el PSOE", empezando por Sánchez, "está en la calle", que propone un cambio "que une a todos", como "proyecto mayoritario" y que está "preparado" para ganar los comicios del 20-D. Pero además quiere personalizar su campaña, fomentar la polarización y hacer ver que la cosa va de uno (él) u otro (Rajoy), y punto.

Los dos paneles, para el PSOE, resumen "las preguntas básicas a las que se enfrentan los ciudadanos el próximo 20-D". "Un día en el que habrá que elegir entre Pedro Sánchez o Mariano Rajoy, entre la defensa del interés de la mayoría o los privilegios para unos pocos, entre un modelo de justicia social y otro de recortes, entre oportunidades y desigualdad, entre política limpia o corrupción estructural", remacha el comunicado. 

Un 'call center' para movilizar a las bases

Además, el partido ha instalado en la sala Ramón Rubial -la que reserva a eventos o a reuniones de los órganos federales- un 'call center', con unos 50 puestos de atención telefónica. En estos primeros 40 días, hasta el arranque oficial de la campaña, 200 voluntarios y trabajadores de Ferraz llamarán de forma rotatoria a los 500.000 militantes y simpatizantes que figuran en la base de datos, para informarles y pedirles que se impliquen en las acciones de movilización del PSOE: el puerta a puerta, el reparto de propaganda, encuentros con candidatos o ejercer de interventores o apoderados. 

El propio Sánchez ha hecho una de estas llamadas desde este 'call center' (Espacio de Activación, en el lenguaje socialista) a un militante de la agrupación del distrito Centro de Madrid, el abogado Alberto Cachinero, que ha "flipado" al escuchar la voz de su secretario general, según contó este a los periodistas después. El líder socialista había aparecido en la Ramón Rubial con tres cajas de dulces para repartir a los voluntarios y al personal de Ferraz.

Pedro Sánchez llama este martes al militante madrileño Alberto Cachinero. (EFE)
Pedro Sánchez llama este martes al militante madrileño Alberto Cachinero. (EFE)

En la segunda fase, a partir del 4 de diciembre, cuando comience la campaña, el PSOE ya telefoneará a los ciudadanos. Hasta entonces, la ley prohíbe a los partidos pedir el voto. La dirección destaca que "por primera vez un espacio de estas características utiliza las últimas tecnologías de la información". Los socialistas también han habilitado un número de teléfono con el que se podrá contactar (el 914 866 500).

El partido ha desplegado dos lonas gigantes en Ferraz: una con la imagen de Sánchez y otra con el lema 'El cambio que une' y el logo del puño y la rosa

La primera consecuencia práctica es que el Comité Federal de este sábado, 17 de octubre, en el que se aprobarán las listas de toda España (menos las del PSC, que tiene autonomía), no se celebrará en Ferraz, sino en la Fundación Diario Madrid, en la calle de Larra de la capital. Al día siguiente, Sánchez presentará en público a su lista por Madrid, en el estadio Magariños, la sede histórica del Estudiantes, el club de baloncesto en el que jugaba Sánchez en su etapa escolar. 

En resumen, el partido va dejando ver una campaña y una estética presidencialistas, a la americana, ensalzando a su candidato y las "esencias" de una formación con 136 años de historia, como siempre se encarga de repetir Sánchez. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios