Es noticia
Menú
Sardà y Forges, los vips más conocidos de la plataforma de artistas de apoyo a Sánchez
  1. Elecciones Generales
LA CULTURA SE RETRATA PARA EL 20-d

Sardà y Forges, los vips más conocidos de la plataforma de artistas de apoyo a Sánchez

El candidato se rodea de un puñado de referentes de la cultura, pero no de las figuras de renombre que acompañaron a Zapatero en 2008. Ferraz agradece el aval de quienes han querido dar la cara

Foto: Pedro Sánchez, junto con el secretario de Cultura y Movimientos Sociales del PSOE, Ibán García del Blanco, este 3 de noviembre en la sala Truss del Palacio de los Deportes de Madrid. (EFE)
Pedro Sánchez, junto con el secretario de Cultura y Movimientos Sociales del PSOE, Ibán García del Blanco, este 3 de noviembre en la sala Truss del Palacio de los Deportes de Madrid. (EFE)

Pedro Sánchez ha intentado hacer un 'remake' de la Plataforma de Apoyo a Zapatero (PAZ). Pero no ha podido. No ha podido reeditar aquella imagen de un nutrido grupo de artistas respaldando su candidatura a la Presidencia del Gobierno. No ha podido congregar a figuras como Pedro Almodóvar, Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Víctor Manuel, Ana Belén, Concha Velasco, Marisa Paredes, Juan Echanove, Boris Izaguirre o Jesús Vázquez. Y que den la cara por él. Se ha tenido que conformar con algo mucho más modesto. Como tuvo que hacer Alfredo Pérez Rubalcaba.

No hay una segunda 'generación de la ceja' (o 'zeja'). Ni rastro. Al menos, si se entiende como una plataforma de relumbrón, como la que en 2008 ayudó a Zapatero a repetir en La Moncloa. Y se pudo ver este martes en la sala Truss del Palacio de los Deportes de Madrid. Sánchez reunió a un puñado de intelectuales y artistas, firmantes del manifiesto 'Nos une Pedro'. El periodista Xavier Sardà, el humorista gráfico Antonio Fraguas 'Forges'; los cineastas Santiago Zannou ('El truco del manco', 'Alacrán enamorado'), Gerardo Herrero ('Malena es un nombre de tango', 'Heroína'), Pilar Pérez Solano ('Las maestras de la República'); el guionista y director José Luis García Sánchez ('Belle époque'), los escritores Fernando Delgado y Carmen Amoraga, los actores Álvaro de Luna y Berta Ojea; el director del Museo Thyssen, Guillermo Solana; los cantantes Alejo Stivel y Rosa León o el artista Paco Clavel.

La propia dirección era consciente de que el brillo de este martes no era el de antaño. Fuentes del entorno del candidato mostraban su "agradecimiento" a los artistas que han aceptado dar la cara por Sánchez, y señalaban lo difícil que era en estos tiempos reclutar a referentes del mundo de la cultura y que se signifiquen. Recordaban que aquellos "a los que la derecha estigmatizó y castigó como 'los de la ceja'" sufrieron en sus carnes el escarnio público, y vencer esas resistencias era ya harto complicado.

Entre los asistentes, Santiago Zannou, Gerardo Herrero, Fernando Delgado, Álvaro de Luna, Berta Ojea, Alejo Stivel, Rosa León o Paco Clavel

No obstante, insistían en que 'Nos une Pedro' acaba de echar a andar, es un "germen" que irá creciendo de aquí a las generales del 20 de diciembre. Pero eso no pudo evitar que las cartas mostradas en la puesta de largo supieran a cierta decepción, comparada con el 'club de la zeja' de 2008. Su sombra sigue siendo muy alargada.

Recuperar el Ministerio de Cultura

Sánchez fue presentado por Pérez Solano, encargada de leer el manifiesto que ya está colgado en la web. Alejo Stivel y sus músicos interpretaron 'Hoy puede ser un gran día', la canción de Serrat que ya sonaba en los mítines de campaña de 2011, con Rubalcaba como pretendiente a La Moncloa y con su propio grupo de incondicionales, Ojalá, detrás. Sánchez, nada más subir a la tarima, y ante los miembros de la plataforma de apoyo y de cuadros socialistas -las exministras Trinidad Jiménez y Carmen Alborch, miembros de su ejecutiva y el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara-, se comprometió a recuperar el Ministerio de Cultura. De primeras. Agradeció el aval de intelectuales y artistas y la confianza depositada en él como candidato.

Sánchez reivindicó el "ser de izquierdas" en unos momentos en los que se "banaliza el significado de ser de izquierdas", precisamente por aquellos que se dicen de izquierdas. "Digo alto y claro que hoy hay más razones que nunca para ser de izquierda en este país", remarcó. Un dardo para Podemos. Tuvo otro para Ciudadanos, el nuevo objetivo a batir para la dirección. El secretario general avisó de que aquellos que no se quieren llamar ni de izquierdas ni de derechas, a la postre son "de derechas".

El candidato citó las bases del programa con el que concurrirá a las elecciones del 20-D. Una fiscalidad más justa -aunque no habló de reducir el IVA cultural, por ejemplo-, derogar "toda, toda la reforma laboral" y dar vida a un nuevo Estatuto de los Trabajadores, caminar hacia un modelo de crecimiento "justo y sostenible", la puesta en marcha de un Estatuto de los Artistas, aumentar las partidas destinadas a la educación, la inclusión en el currículum escolar la enseñanza en artes y humanidades, proteger los derechos de autor...

El candidato reivindica el “ser de izquierdas“ frente a los que “banalizan“ esa etiqueta o los que no quieren llamarse ni de derechas ni de izquierdas

"Basta ya de mordazas, de revanchismo, nuestra cultura es nuestra identidad y nuestro porvenir. Si atacan a la cultura, nos atacan a todos y si la empequeñecen, estrechan el futuro de todos los españoles", proclamó Sánchez ante los alrededor de 200 asistentes. "La derecha dice estar preocupada por España, pero se despreocupa de los españoles y ahí está su balance: paro, desigualdad y corrupción de un Gobierno que ha gobernado solo y frente a todos y a eso hay que ponerle fin el 20 de diciembre".

Los artistas e intelectuales prestan su apoyo a Sánchez precisamente para que el 20-D "den un giro a las políticas de este país y ayuden a reconstruir España sobre las bases de mayor justicia social, libertad e igualdad". Los firmantes advierten en su manifiesto de que su respaldo no es una "declaración de adhesión incondicional a una candidatura, sino un contrato que obliga a las dos partes por igual".

Sánchez no hizo referencia a su patinazo de ayer en TVE ante Ana Blanco, cuando atribuyó por error al Gobierno de Felipe González la aprobación de la Ley del Divorcio de 1981, que fue obra en realidad de UCD. Y en su equipo se remitían a sus palabras de este martes por la mañana en Pamplona: que el PSOE "participó activamente" en la elaboración de la norma que salió del Ministerio de Justicia, en manos de Francisco Fernández Ordóñez, que luego pasó a engrosar las filas socialistas. "Si con eso reivindico la figura de Paco Fernández Ordóñez, que fue un gran político, que luego fue por cierto ministro de Asuntos Exteriores con Felipe González como presidente del Gobierno, pues perfecto".

El partido tiene encendidos los motores de precampaña. Aunque el ambiente ahora mismo no es el óptimo. Lo demostró el acto de hoy. Y también la inquietud manifestada, en privado, por algunos de los barones.

[Consulta aquí la web 'Nos une Pedro' y el manifiesto suscrito por representantes del mundo de la cultura en PDF]

Pedro Sánchez ha intentado hacer un 'remake' de la Plataforma de Apoyo a Zapatero (PAZ). Pero no ha podido. No ha podido reeditar aquella imagen de un nutrido grupo de artistas respaldando su candidatura a la Presidencia del Gobierno. No ha podido congregar a figuras como Pedro Almodóvar, Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Víctor Manuel, Ana Belén, Concha Velasco, Marisa Paredes, Juan Echanove, Boris Izaguirre o Jesús Vázquez. Y que den la cara por él. Se ha tenido que conformar con algo mucho más modesto. Como tuvo que hacer Alfredo Pérez Rubalcaba.

Moncloa Pedro Sánchez Ciudadanos Alfredo Pérez Rubalcaba Guillermo Fernández Vara Serrat Campañas electorales
El redactor recomienda