POLÉMICA SOBRE LA FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

El PSOE se lía con el Cupo vasco y navarro y Sánchez intenta zanjar el debate interno

Los socialistas se ven envueltos en una ola de declaraciones por el modelo de las dos CCAA forales. El líder del partido busca acallar la controversia y rebajar la tensión con un socio potencial el 20-D, el PNV

Foto: Pedro Sánchez, en Condres-Gozón, Asturias, durante una visita a una explotación ganadera, este 8 de octubre. (EFE)
Pedro Sánchez, en Condres-Gozón, Asturias, durante una visita a una explotación ganadera, este 8 de octubre. (EFE)

Una respuesta en una entrevista radiofónica, una cascada de declaraciones posteriores y un intento de cerrar el debate. Es una forma de resumir la montaña rusa en la que se ha instalado el PSOE en los últimos días a cuenta del sistema de financiación especial y exclusivo de que disfrutan Euskadi y Navarra. Polémica que tiene su semilla en la defensa que hizo la semana pasada Pedro Sánchez de "actualización" del cupo y que echó raíces cuando este lunes Susana Díaz pidió en Onda Cero "modularlo" y evitar "privilegios" de unos territorios sobre otros. Contestó el PSE, contestaron el PNV, el Gobierno vasco y hasta entró el PP. Con Andalucía se alinearon Valencia y el PSC. Finalmente, ayer jueves, el propio secretario general de los socialistas trató de zanjar el debate interno manifestándose "a gusto y cómodo con el Concierto vasco y el Cupo navarro" y culpando al Ejecutivo de Mariano Rajoy de no haber acometido la reforma del modelo de financiación autonómica.

Rajoy promete renovar la financiación de las CCAA a principios de 2016

El PSOE se había metido, en efecto, en un laberinto del que necesitaba salir, por la cercanía de las elecciones generales del 20 de diciembre y porque no quiere desairar a un PNV con el que mantiene un pacto global en Euskadi y que podría convertirse en un aliado imprescindible para convertir a su candidato en presidente del Gobierno. Pero tanto Andalucía como Valencia, comunidades que dirigen los socialistas, advierten de que no van a callar porque consideran que es su responsabilidad. Ninguno cuestiona, eso sí, ni en Ferraz ni en los territorios, la estructura del sistema especial de las dos comunidades que quedan fuera del régimen común, consagrada en la Constitución.

Los nacionalistas atacan

Rebobinemos. 1 de octubre. Sánchez asegura que su partido "no entra en la esencia del Concierto económico", al sustentarse sobre los derechos históricos de los territorios forales reconocidos en la Carta Magna de 1978, pero considera necesaria una puesta al día de la aportación que Euskadi realiza a la Administración central por competencias del Estado no transferidas, como Defensa, Exteriores o la Casa del Rey. Los partidos vascos salieron enseguida en tromba para defender el Concierto. El PNV acusó incluso a Sánchez de no tener "ni idea de lo que está hablando", porque ni el Concierto ni el Cupo se pueden cambiar unilateralmente, ya que ha de hacerse a través de un acuerdo bilateral entre las administraciones vascas y el Ejecutivo central. Los nacionalistas recordaron las cifras conocidas: que el País Vasco representa en población el 4,7% de España y el 6% del PIB, pero paga al Estado el 6,24% de lo que recauda, un porcentaje que no ha cambiado en décadas.

Susana Díaz, este 8 de octubre en la sesión de control en el Parlamento andaluz. (EFE)
Susana Díaz, este 8 de octubre en la sesión de control en el Parlamento andaluz. (EFE)

Lunes, 5 de octubre. La presidenta andaluza, en Onda Cero, pide "modular" el Cupo "sin entrar en el Concierto", ya que Euskadi está "recibiendo" más fondos que otras autonomías para costear los servicios públicos y exige acabar con los "privilegios" entre territorios. El PNV reclama al PSE que desautorice los "ataques" al autogobierno de Susana Díaz, mientras que el Ejecutivo autonómico denuncia una "campaña organizada" para "deslegitimar" el Concierto.

Sánchez pidió primero “actualizar“ el Cupo, y Díaz, “modularlo“ y evitar “privilegios“. Ximo Puig denuncia que el cálculo actual produce "asimetrías"

La líder de los socialistas vascos, Idoia Mendia, tiene que salir al paso. 6 de octubre. Tras hablar con la presidenta de la Junta, le responde a través de los medios que el País Vasco no goza de un "régimen privilegiado", sino "un sistema de riesgo", ya que no recibe dinero del Estado, sino que lo da, venga la coyuntura económica bien o mal. El PSE subraya que no admite lecciones del PNV en la defensa del autogobierno -sus palabras son "sobreactuaciones dirigidas a adelantar el clima electoral"- y reconoce que en la polvareda de los días anteriores se han sucedido declaraciones "desatinadas" y otras "oportunistas". El malestar es patente.

"Cupón sí, cuponazo no"

Miércoles 7. Díaz es preguntada de nuevo. Esta vez en Madrid, adonde acude a un desayuno informativo protagonizado por el alcalde de Sevilla, el socialista Juan Espadas. Insiste en que hay que "modular" el Cupo vasco, porque hay que garantizar la "igualdad" de todos los ciudadanos vivan donde vivan. Pero ya no habla de "privilegios".

Que salga a escena el 'lehendakari', Íñigo Urkullu, da buena cuenta del grado de tensión alcanzado: "Cualquier modificación unilateral del Concierto económico es una línea roja que no podemos permitir y que no vamos a aceptar que se traspase". El sistema vasco es "histórico", "legal", "solidario" y "eficaz", y está "pactado" entre la comunidad y Madrid, dice, así que no es comprensible el "ataque deliberado".

“Los socialistas se sienten a gusto y cómodos con el Concierto vasco y el Cupo vasco“, asegura el secretario general del partido desde Asturias

La escalada de declaraciones concluyó este jueves. Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valenciana, recalca que el cálculo actual del Cupo "produce asimetrías" entre los territorios. Como Díaz, reclama "igualdad" entre los ciudadanos a la hora de recibir servicios públicos, lo que exige una financiación autonómica "lo más homogénea posible". Con la jefa de la Junta se sitúa asimismo el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, que lo resumió plásticamente: "Cupo sí, cuponazo no". Por tanto, los tres barones consideran que hay que modificar la aportación que realiza Euskadi, sin cuestionar el Concierto (y su paralelo en Navarra, el Convenio).

Mònica Oltra (Compromís), Antonio Montiel (Podemos) y Ximo Puig (PSPV), este 8 de octubre en Valencia. (EFE)
Mònica Oltra (Compromís), Antonio Montiel (Podemos) y Ximo Puig (PSPV), este 8 de octubre en Valencia. (EFE)

Sánchez aprovecha las preguntas de los periodistas en Langreo (Asturias) para intentar acallar la polémica. "Los socialistas se sienten a gusto y cómodos con el Concierto vasco y el Cupo navarro". "El verdadero debate está en actualizar el sistema de financiación autonómica, una de las tareas pendientes para la próxima legislatura", señala, replicando al PP. Rajoy, mientras, asegura que habrá nuevo modelo en el primer semestre de 2016, y su Ejecutivo, en un comunicado, apostilla que el Concierto y el Convenio no son un privilegio. El vicesecretario de Sectorial del PP, el alavés Javier Maroto, defiende el Cupo ante los "sorprendentes ataques" de los socialistas y de Ciudadanos.

La presidenta navarra, Uxue Barkos, de Geroa Bai, hace como Urkullu una defensa del régimen foral: "Navarra no va a permitir ataques a una de sus herramientas fundamentales".

Qué dice Granada

El secretario general del PSOE se remite en Asturias a la 'Declaración de Granada', aprobada por el partido en julio de 2013, y no da un paso más allá. Lo que entonces se pactó fue una redacción tibia tras mucho debate previo en el que se palparon los deseos de algunas federaciones de revisar la aportación de los territorios forales: "Las instituciones del Concierto y el Convenio del País Vasco y Navarra deben seguir manteniendo reconocimiento constitucional, sin perjuicio de perfeccionar algunas de sus deficiencias en su aplicación práctica", reza el documento.

El PSE se ve obligado a salir al paso para defenderse del PNV y asume que las palabras de Díaz han podido ser "desafortunadas" y provocan "desazón"

Fuentes del entorno del secretario general explicaban ayer jueves a El Confidencial que no ha habido cambio de postura, que lo que pide es que se "actualice" la ley que regula la metodología del señalamiento del Cupo. La última norma se aprobó para el quinquenio 2007-2011 y, desde el fin de su vigencia, se halla prorrogada por desacuerdos entre Madrid y Ajuria Enea, y además hay divergencias sobre la liquidación de la aportación. "A Rajoy le ocurre con el País Vasco igual que con Cataluña o con la reforma del sistema de financiación: que no actúa y deja los temas pudrirse, por su falta de liderazgo".

En el equipo del candidato a La Moncloa evitaban calificar las palabras de Díaz, porque "caben en lo dicho por Pedro", pero sí acusaban al PNV por "espolear el debate". Sin embargo, miembros de la ejecutiva de Sánchez sí dirigen críticas indirectas contra los presidentes de Andalucía y Valencia. "Esto no toca ahora. Salga de donde salga, que se hable de este asunto descentra el debate, genera ruido. Debemos estar en nuestra propuesta, que es la reforma de la Constitución en un sentido federal", sostiene una dirigente muy cercana al líder. Otro la secunda: "Muchos hablan con desconocimiento, y en estos casos la prudencia es buena consejera". Pero, en líneas generales, en Ferraz impera la cautela, con el ánimo de no agitar más las filas, rebajar la tensión con el PNV y no trasladar el punto de mira de Cataluña a Euskadi.

Rajoy conversa con el presidente aragonés, Javier Lambán, en la inauguración de un embalse. (EFE)
Rajoy conversa con el presidente aragonés, Javier Lambán, en la inauguración de un embalse. (EFE)

En el PSE asumen que algunas declaraciones de estos días, como las de Díaz, "han podido ser desafortunadas" y que les genera "desazón" que se entienda que el País Vasco goza de una "financiación privilegiada". "Se ha abierto un debate falso que ha sido aprovechado por el PNV para alimentar su discurso victimista, cuando sabe que el autogobierno peligra no con el PSOE, sino con el PP. Nosotros también somos partidarios de la igualdad", señalan fuentes oficiales. El partido incluso pidió que el Parlamento de Vitoria haga un "pronunciamiento inequívoco" en defensa del Concierto y registró una iniciativa para que los gobiernos vasco y central "expliquen" en qué consiste esa figura para que "no se cuestione". Ayer mismo, la presidenta de los nacionalistas vizcaínos, Itxaso Atutxa, reconoció la "defensa contundente" del sistema hecha por el PSE y destacó la buena relación entre ambas formaciones, que trabajan juntas en ejecutivos locales y forales, informa EFE. Los colaboradores de Mendia indican que los nacionalistas no les han trasladado su preocupación.

Los socialistas navarros son más prudentes aún. "Nos remitimos a Granada, donde el PSOE ya ha fijado su postura, que es la defensa del Convenio", señala un alto cargo próximo a la baronesa regional, María Chivite.

No hay marcha atrás

Andalucía y Valencia, no obstante, no se apean de sus posiciones. Fuentes próximas a Díaz consultadas por este diario insisten en que "hay que revisar al alza el Cupo, de forma que Euskadi aporte más a la solidaridad territorial". "Hay que caminar hacia un modelo más igualitario, y eso no es ir en contra de nadie, ni cuestionar un modelo que está en la Constitución". En el Gobierno andaluz rechazan que las declaraciones de Díaz sean inoportunas, a poco más de dos meses de las generales, y con una posible alianza con el PNV en el horizonte. "Es que hay que pensar más allá del 20-D. La igualdad no es una palabra que debiera ofender a los socialistas", apostillan en el equipo de la baronesa, que añaden que esta no "calentará el debate" pero tampoco "cambiará su postura".

Valencia insiste en que hace falta revisar todo el sistema, y Andalucía recalca que se ha de perseguir un modelo equilibrado y mirar más allá del 20-D

Fuentes del entorno de Puig, por su parte, insisten en que la Generalitat Valenciana quiere que se "abra el melón de la financiación de verdad, y que se hable de todo, a calzón quitado". No adelantan si pretenden que aumente el porcentaje de lo que paga Euskadi a Madrid, porque entienden que eso no inyectaría más dinero en el resto del sistema, dado su limitado peso en el PIB del país, sino que se someta a revisión "todo el modelo, el de las 17 comunidades y el del Estado, que tiene una gran estructura cuando ha perdido competencias". Algo que no ven posible en el equipo de Sánchez, pues el Concierto y el Convenio "son regímenes paccionados, bilaterales", no multilaterales.

El Ejecutivo valenciano rehúsa entrar "en confrontación" con otras CCAA, pero no rebajará la presión sobre la necesidad de dotarse de más recursos, ni tampoco ha recibido llamada de Ferraz para que aparque el tema. "La relación de Ximo y Pedro es excelente, pero esta cuestión es central para el Consell, al margen de la oportunidad de Ferraz. Y no es por la presión de nuestros socios de Compromís. Aquí ya es un clamor. La Comunidad Valenciana está infrafinanciada, es una autonomía pobre con déficit y mucha deuda que encima aporta a la caja común. Si no mejora nuestra financiación, no es viable esta comunidad", se quejan desde el círculo del president, cuyo Gobierno ha logrado impulsar con éxito un acuerdo de todos los partidos para exigir que se mejore la financiación autonómica, al que se han sumado sindicatos, patronales y universidades, antes del 9 d'Octobre, Día de la Comunidad.

Elecciones Generales

El redactor recomienda