De Mercadona, la Mesa de El Confidencial y un gol en el minuto 93
  1. El valor de la información
Lo mejor está por venir

De Mercadona, la Mesa de El Confidencial y un gol en el minuto 93

Ahora es cuando más se necesita la información para entender y actuar, para estar a la altura. Coincidiendo con su 20 aniversario, El Confidencial lanza un servicio de suscripción. Únete a los lectores influyentes. Suscríbete a El Confidencial

Foto: Ilustración: Diseño EC.
Ilustración: Diseño EC.

Estoy segura de que más de un lector, y también más de un compañero, está leyendo este artículo movido por la curiosidad: "¿Quién es Raquel Benito?" o "¿Qué tiene ella que decir del periodismo?". Completamente equivocada o con mi dosis de realismo habitual, usaré estas dos preguntas para dar sentido al titular.

A punto de cumplir 10 años en este periódico no tengo una firma hecha, ni la espere. Raquel Benito es Silvia Díaz, Enrique Villarino, Fernando Peña... Somos los gregarios del periodismo, los locos que corren detrás de la última hora, eligen la mejor fotografía y limpian los textos de erratas. No tenemos agendas boyantes, no escribiremos nunca la gran exclusiva y nuestra opinión no será retuiteada hasta el infinito y más allá, pero nadie conoce este periódico como nosotros. Créame, sabemos lo que vale. Si puede, pague por leer El Confidencial. Y si ahora no puede, no se preocupe, me basta con que entienda que la información no puede seguir siendo gratis.

Lo sé, no soy la primera en pedirle su dinero, pero estoy convencida de que no hay nadie mejor que un miembro de la Mesa de El Confidencial para hacerlo. Deje que me explique. Desde que empezamos esta campaña de suscripción nuestro director ha expuesto el momento presente y futuro de nuestro periódico, José Antonio Zarzalejos le ha hablado del valor (y el precio) de la libertad y hemos puesto de vuelta y media a las 'fake news'. Permítame aquí un desahogo personal, con sus exclamaciones y todo: ¡En qué momento se normalizó la mentira en el periodismo!

Somos la España que madruga y los últimos en irnos de la fiesta; los primeros en leernos el BOE y cubrir el vídeo viral del día. Somos las hormigas del periodismo.

Así, hechas las reflexiones importantes sobre el papel de nuestra profesión en la sociedad, me centraré en lo mundano y a la vez imprescindible. Como le decía, formo parte de la Mesa de El Confidencial. Esta sección es el corazón y el cerebro del periódico, las manos por las que pasan todos los textos, la puerta a la que todos los periodistas llaman, la red de seguridad y la batuta de la filarmónica. Estamos siempre, llegamos a todo; somos la España que madruga y los últimos en irnos de la fiesta; los primeros en leernos el BOE y los primeros en cubrir el último 'speech' de Trump en plena madrugada; los mismos que escriben una apertura a media mañana y cubren el vídeo viral del día... somos las hormigas del periodismo. El Confidencial no sería El Confidencial sin su Mesa y sin usted.

Pero en esa relación de necesidad hay matices y, ya sabe, en los matices está la diferencia.

"Yo soy niña Confi, pero si mañana tengo que irme de reponedora al Mercadona... me voy".

Esta frase la ha oído mi gente varias veces. La digo a boca llena, orgullosa de ser cantera de este periódico y a la vez confiada en que mis cualidades de hormiga me darían trabajo en el ejército de Juan Roig; segura de que no necesito a El Confidencial para tener una nómina; tranquila porque llegado ese momento este periódico seguiría su camino de éxito de la mano de su 'dream team' de redactores y columnistas y, recuerden, de sus gregarios. Entonces, pasaría a ser usted. Dejaría de ser una periodista de El Confidencial para ser una ciudadana crítica, exigente, ocupada y preocupada por la gente, la política y la economía. Sería solo (y no es poco) una lectora de este periódico.

Ahora es cuando más se necesita la información para entender y actuar, para estar a la altura. Ahora es cuando más necesita que El Confidencial defienda el derecho a saber.

Entonces sí necesitaría a El Confidencial. Pagaría por su información como mi abuelo pagó toda su vida por el periódico en papel, y lo haría consciente de que el momento es ahora: la pandemia del coronavirus nos mata por cientos de miles, China y Estados Unidos protagonizan una nueva Guerra Fría y la vacuna es la luna, la clase política española vive distraída un momento histórico y los números no mienten, la crisis económica del covid-19 será la más profunda que ha vivido España desde la Guerra Civil. Ahora es cuando más se necesita la información para entender y actuar, para estar a la altura. Ahora es cuando más necesita que El Confidencial defienda el derecho a saber la verdad.

Es su momento: minuto 93, meta usted el gol. Suscríbase a El Confidencial. Lo mejor está por venir.

El valor de la información Nosotros