Es noticia
Menú
¿Abusa Alemania de su poderío fiscal? El plan de ayudas energético de Berlín tensa la UE
  1. Economía
200.000 M en ayudas

¿Abusa Alemania de su poderío fiscal? El plan de ayudas energético de Berlín tensa la UE

Alemania ha aprobado un paquete masivo de 200.000 millones de euros que preocupa en muchos Estados miembros y en la Comisión Europea

Foto: Olaf Scholz, canciller alemán, en Berlín. (EFE/EPA/Filip Singer)
Olaf Scholz, canciller alemán, en Berlín. (EFE/EPA/Filip Singer)

Nadia Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno, termina de responder las preguntas de los periodistas a la entrada de la reunión del Eurogrupo, el foro de ministros de Finanzas de la eurozona, reunidos este lunes en Luxemburgo. Al entrar en el edificio, señala a Christian Lindner, su homólogo alemán, que hace unos momentos también estaba respondiendo preguntas de la prensa: “Me han estado preguntando sobre la economía alemana, hombro con hombro”. Y es que Lindner y el Gobierno alemán llevan días en boca de todos.

Olaf Scholz, canciller alemán, que visita este miércoles España para reunirse con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se encuentra en una situación complicada. Ambos viajarán después a Praga (República Checa), donde este jueves y viernes se ven las caras los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea y donde Alemania va a seguir siendo objeto de críticas y sospechas. La semana pasada, el Ejecutivo conformado por los socialdemócratas, los Verdes y los liberales de Lindner, el FDP, cerró un acuerdo para poner sobre la mesa un paquete de 200.000 millones de euros ante la crisis de los precios de la energía. La medida ha preocupado en muchos Estados miembros y también dentro de la Comisión Europea. “Mientras que Alemania puede permitirse pedir prestados 200.000 millones de euros en los mercados financieros, otros Estados miembros no pueden hacerlo”, criticó en redes sociales Thierry Breton, comisario de Mercado Interior.

Foto: El canciller alemán, Olaf Scholz (i), y el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. (EFE/Clemens Bilan)

“He estado instando a los Estados miembros a encontrar todos los medios a su disposición para apoyar sus industrias y negocios. Pero creo que esto debe hacerse con mucha transparencia, consulta y coherencia a nivel europeo”, añadió el comisario francés, que aseguró que hay que estar “vigilantes” ante la posibilidad de que se altere la justa competencia entre Estados miembros. El ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, también se ha mostrado crítico en las últimas horas. “Si no hay consulta, si no hay solidaridad, si no hay apoyo específico para las empresas, si no hay respeto por la igualdad de condiciones, corremos el riesgo de fragmentar la eurozona”, ha señalado el galo. Otros ministros, como Roberto Cingolani, titular de Energía en el Gobierno italiano, han deslizado críticas. Calviño, por su parte, ha evitado posicionarse.

placeholder El canciller alemán, durante una cumbre en Bruselas. (EFE/EPA/Stephanie Lecocq)
El canciller alemán, durante una cumbre en Bruselas. (EFE/EPA/Stephanie Lecocq)

Las críticas han ido más allá del nivel ministerial. Este lunes, Viktor Orbán, el ultraconservador primer ministro de Hungría, criticó también el paquete presentado por Berlín. “Fue una bomba cuando Alemania anunció que estaba en condiciones de ayudar a sus propias empresas con cientos de miles de millones de euros”, señaló el líder húngaro. Orbán se ha opuesto a algunas sanciones a Rusia y en todo momento ha intentado negociar beneficios excepcionales para Budapest, el socio más cercano a Moscú en la Unión Europea, lo que ha hecho que algunos le critiquen por falta de solidaridad y de compromiso, pero eso no ha evitado que el primer ministro ataque duramente al Gobierno alemán: “Este es el comienzo del canibalismo en la UE”. Mario Draghi, todavía primer ministro italiano, también se ha unido al coro: “No podemos dividirnos según el espacio en nuestros presupuestos nacionales”.

Lindner ha intentado defender la medida en Luxemburgo frente a sus homólogos europeos en un ambiente más tenso de lo habitual, explicando que se trata de un plan a varios años, hasta 2024, y que el plan no es utilizar todo el paquete si no es necesario. “No es nuestra intención impulsar la demanda en la economía, ni asumir todas las cargas de los hogares o de la economía. Es una medida para proteger la estructura central de nuestra economía”, ha defendido. Sin embargo, el tono crítico no ha desaparecido este martes, un día después de que Lindner explicara a sus colegas la posición de Berlín.

Foto: Sede de Uniper en Alemania. (EFE/Friedemann Vogel)

En cierto modo, el fantasma fiscal del coronavirus, cuando se abrió el debate de que los Estados miembros con poco espacio fiscal se iban a quedar atrás frente a los que podían utilizar su bazuca de gasto público, vuelve a estar encima de la mesa. La respuesta en aquel momento fue un fondo de recuperación financiado con deuda común. Ahora, algunas voces vuelven a solicitar una herramienta a nivel europeo. Breton y Paolo Gentiloni, comisario de Economía, han pedido este martes por la mañana, a través de un artículo conjunto publicado en distintos medios europeos, una respuesta europea a través de un mecanismo como el SURE, un fondo común para financiar los esquemas de regulación temporal de empleo como los ERTE españoles, que fueron claves ante el parón de la economía por el covid.

“En este contexto, el plan de ayuda masivo de 200.000 millones de euros decidido por Alemania [por valor del 5% de su PIB] responde a una necesidad que reconocemos y hemos destacado: apoyar la economía. Pero también plantea interrogantes. ¿Cómo pueden los países de la UE que no tienen el mismo espacio fiscal apoyar también a sus empresas y hogares?”, han escrito los dos comisarios. Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, también solicitó el domingo durante un discurso en Sofía (Bulgaria) que se busquen soluciones comunes.

placeholder Gentiloni charla con Breton durante una reunión de comisarios. (EFE)
Gentiloni charla con Breton durante una reunión de comisarios. (EFE)

Valdis Dombrovskis, vicepresidente ejecutivo de la Comisión, ha evitado posicionarse tan claramente, admitiendo que hay “diferentes puntos de vista” sobre cómo afrontar la situación, pero ha subrayado que es necesaria “una respuesta coordinada”. Al finalizar el Eurogrupo de este lunes, Gentiloni criticó que “las medidas tomadas a nivel nacional tienen efectos secundarios sobre otros Estados miembros, así que una estrategia coordinada a nivel europeo es ahora más importante que nunca antes”.

La medida alemana llega, además, en un momento de tensión entre algunos Estados miembros y Berlín. El Gobierno del socialdemócrata Olaf Scholz se está oponiendo a una iniciativa de un grupo de 15 países europeos que solicitan establecer un límite al precio del gas importado a la Unión Europea, algo que está siendo bloqueado por Berlín y algunos otros Estados miembros, pero también por parte de la Comisión Europea. La presidencia checa del Consejo admite que hay nerviosismo en algunas capitales respecto al bloqueo.

Nadia Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno, termina de responder las preguntas de los periodistas a la entrada de la reunión del Eurogrupo, el foro de ministros de Finanzas de la eurozona, reunidos este lunes en Luxemburgo. Al entrar en el edificio, señala a Christian Lindner, su homólogo alemán, que hace unos momentos también estaba respondiendo preguntas de la prensa: “Me han estado preguntando sobre la economía alemana, hombro con hombro”. Y es que Lindner y el Gobierno alemán llevan días en boca de todos.

Unión Europea Eurozona Comisión Europea
El redactor recomienda