Es noticia
Menú
La UE acuerda limitar los beneficios de las energías baratas y planes de ahorro energético
  1. Economía
primer paquete de propuestas

La UE acuerda limitar los beneficios de las energías baratas y planes de ahorro energético

Los ministros de Energía de la Unión Europea han cerrado el acuerdo político que permitirá implementar un paquete de medidas ante la escalada de los precios

Foto: Foto: EFE/Maxim Shipenkov
Foto: EFE/Maxim Shipenkov

Luz verde. Los ministros de Energía de los Veintisiete han acordado este viernes un primer paquete de propuestas para frenar la escalada de los precios de la energía sobre la base de la propuesta que la Comisión Europea puso sobre la mesa el pasado 14 de septiembre. Así, la Unión Europea ha acordado imponer un límite sobre los beneficios de las energías inframarginales, es decir, las más baratas, situado como máximo en los 180 euros MWh, un impuesto del 33% sobre los beneficios extraordinarios de las energías fósiles, y un plan para lograr un ahorro de electricidad del 5% en las horas punta. En todo caso, fuentes diplomáticas apuntan a que el paquete incluye un alto nivel de flexibilidad que permitirá adaptar las medidas a las políticas que ya se están implementando a nivel nacional.

Las medidas de límite a los beneficios y el impuesto a las energías fósiles permitirá a los Estados miembros recaudar o ahorrar unos 142.000 millones de euros, según cálculos de la Comisión Europea. La mayoría de estos beneficios se obtendrán del límite a las inframarginales. Respecto al impuesto a las fósiles, que Bruselas ha denominado “contribución de solidaridad”, consistirá en una tasa del 33% sobre los beneficios extraordinarios de estas compañías. Esa tasa se aplicará a los beneficios obtenidos a partir del 120% respecto a la media de los cuatro años previos, entre 2018 y 2021: es decir, los beneficios que obtenga por ejemplo una petrolera, por encima del 20% de la media de los últimos cuatro ejercicios, será sobre la que se aplique el nuevo impuesto del 33%.

Foto: La presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen

Sin embargo, tanto este impuesto especial como el límite a las inframarginales contó desde el principio con bastante apoyo entre los Estados miembros. Fue el objetivo de ahorro energético el que generó más nerviosismo. Desde el principio la Comisión Europea insistió en que había que lograr un ahorro del 5% obligatorio, mientras algunas capitales pedían que fuera voluntario. Bruselas establecía un objetivo del 10% de ahorro en general, pero este otro sí que era voluntario.

Finalmente, la presidencia checa del Consejo ha trabajado para que ese objetivo del 5% siga siendo obligatorio, pero al mismo tiempo muy flexible. Así, los Estados miembros tendrán mucho margen para establecer cuáles son las horas pico y de qué forma quieren alcanzar ese objetivo de ahorro.

Foto: Jeromin Zettelmeyer, director de Bruegel. (Bruegel)

España era uno de los países más cautos respecto a esta última medida y además no quería que el resto de las ideas interfirieran con las iniciativas que ya se han tomado a nivel nacional. Pero la vicepresidenta Teresa Ribera llegaba al encuentro satisfecha con lo que había sobre la mesa. Horas antes fuentes diplomáticas apuntaban a que el paquete era “muy positivo” porque contaba con un gran nivel de flexibilidad, como había solicitado Madrid. En otras palabras: el Gobierno celebra que no tendrá que hacer cambios sobre su impuesto a las eléctricas y que el acuerdo tampoco afecta de ninguna manera a la llamada “excepción ibérica”.

Eso sí, el Ejecutivo español no está nada satisfecho con el límite de 180 euros MWh para las energías inframarginales. Defiende que es muy inferior a lo que estas energías baratas han estado costando, y que al poner un límite tan alto lo que va a provocar es que se consoliden en esas cotas, en vez de animar a que se mantengan bajas.

Debate sobre el gas

Por otro lado, los ministros discuten medidas adicionales específicas sobre el mercado del gas, aunque no se espera que del encuentro salga ningún acuerdo. Se trata de un debate que se encuentra en su fase inicial, después de que un buen grupo de Estados miembros, entre ellos España, hayan solicitado un límite al precio del gas que se importa a la Unión Europea. La Comisión ha presentado un documento de trabajo con distintas ideas para abaratar el precio del gas y limitar su impacto sobre la formación de precios, incluido un mecanismo inspirado en la excepción ibérica.

España se encontró entre los 15 Estados miembros que esta semana escribieron una carta a la Comisión Europea solicitando medidas sobre el precio del gas importado. Una fuente comunitaria lo rechazó calificando las ideas de "extremas". Ribera, por su parte, se ha mostrado enormemente crítica con el documento de trabajo elaborado por el Ejecutivo comunitario, y ha asegurado, al finalizar el encuentro, que la Comisión ha comprendido que es necesario actuar sobre el precio del gas con urgencia y que los Estados miembros que mostraban más resistencia, como Países Bajos o Alemania, también han movido sus posiciones, por lo que espera novedades pronto.

Luz verde. Los ministros de Energía de los Veintisiete han acordado este viernes un primer paquete de propuestas para frenar la escalada de los precios de la energía sobre la base de la propuesta que la Comisión Europea puso sobre la mesa el pasado 14 de septiembre. Así, la Unión Europea ha acordado imponer un límite sobre los beneficios de las energías inframarginales, es decir, las más baratas, situado como máximo en los 180 euros MWh, un impuesto del 33% sobre los beneficios extraordinarios de las energías fósiles, y un plan para lograr un ahorro de electricidad del 5% en las horas punta. En todo caso, fuentes diplomáticas apuntan a que el paquete incluye un alto nivel de flexibilidad que permitirá adaptar las medidas a las políticas que ya se están implementando a nivel nacional.

Comisión Europea Unión Europea Teresa Ribera Energía