Es noticia
Menú
El INE revisa dos décimas al alza el crecimiento del PIB del cuarto trimestre al 2,2%
  1. Economía
En 2021 el crecimiento fue del 5,1%

El INE revisa dos décimas al alza el crecimiento del PIB del cuarto trimestre al 2,2%

El INE corrige la primera estimación que apuntaba a un descenso del consumo de los hogares del 1,2% y ahora da un avance del 1,5%. Por el contrario, la inversión fue más lenta de lo anticipado

Foto: Imagen de una grúa de construcción. (Efe)
Imagen de una grúa de construcción. (Efe)

El INE ha revisado este viernes al alza el dato adelantado de la contabilidad nacional que publicó el pasado mes de enero. En esta ocasión, la sorpresa es positiva, ya que mejora en dos décimas el crecimiento del cuarto trimestre del año y en una décima el del conjunto del año 2021. El cambio se debe, principalmente, a la evolución del consumo de los hogares que, ahora con todos los datos disponibles, muestra un comportamiento favorable en la recta final del año y no una caída como reflejaba la contabilidad nacional adelantada.

En concreto, el PIB creció un 5,2% en el último trimestre del año y un 5,1% en el conjunto de 2021. Se trata del mayor crecimiento registrado por la economía española desde 1998, lo que muestra la intensidad del rebote económico una vez concluido el estado de alarma. Si se mide en precios corrientes, esto es, incluyendo la inflación, el PIB creció un 7,4% en 2021 hasta superar los 1,2 billones de euros. A pesar de todo, el PIB en el cuarto trimestre seguía un 3,7% por debajo de los niveles previos a la pandemia en precios constantes.

El consumo de los hogares en el último trimestre del año creció un 1,5%, una cifra que contrasta con la caída del 1,2% que dio el INE en el dato adelantado. Esta revisión cambia por completo la interpretación del ritmo de la economía española en la recta final del año, ya que con los datos anteriores se observaba una caída de la demanda de las familias en la recta final del año que ahora queda ya descartada.

Foto: El alto representante para Asuntos Exteriores de la UE, Josep Borrell. (EFE)

Lo que hace el INE es mostrar una senda de recuperación menos volátil, revisando también los datos de los tres trimestres anteriores. El resultado final es una serie de recuperación del consumo más suave, que encajaría con una recuperación más lenta pero constante del consumo de los hogares. Por ejemplo, en el tercer trimestre del año el dato previo apuntaba a un crecimiento del gasto del 0,9% y ahora se rebaja hasta el 0,6% y en el segundo trimestre, la subida del 2,7% previa se modera al 2,5%. De esta forma, la revisión a la baja de los trimestres anteriores permite que el dato del cuatro trimestre de 2021 sea positivo.

La revisión al alza del consumo de los hogares contrasta con la minoración de los datos de inversión. Si el dato adelantado daba un crecimiento de la Formación Bruta de Capital Fijo (FBCF) del 8,5% en el último trimestre del año, ahora se queda en menos de la mitad, con un avance del 3,6%. El peor dato se lo lleva la inversión en vivienda, que se contrajo un 0,2% y muestra la debilidad del sector de la construcción durante el inicio del rebote posterior al estado de alarma. También la inversión productiva (en maquinaria y bienes de equipo) mostró mayor atonía de la esperada inicialmente con un crecimiento del 4,6% frente al 6,1% adelantado.

También se revisa a la baja el gasto de las administraciones públicas, que habría sufrido una contracción del 1,6% en el último trimestre del año frente al descenso del 0,4% del dato adelantado. Este dato evidencia cómo el sector público fue reduciendo su gasto gracias a la remisión de la pandemia, que se mantuvo bajo control durante casi todo el cuarto trimestre.

En suma, la evolución de la demanda interna fue más sólida en el cierre del año que en el dato adelantado gracias al consumo de los hogares. En total, aportó 3,8 puntos al crecimiento del PIB frente a los 3,6 del dato adelantado. La demanda externa también tuvo una contribución positiva gracias al buen desempeño de las exportaciones, que crecieron un 7,2% en el último trimestre del año. En total, la demanda externa aportó 1,8 puntos al crecimiento, una décima más que en el dato adelantado.

La mejora del dato del PIB implica un incremento de la productividad, ya que el INE no revisa los datos de empleo que da en su cifra adelantada, ya que proceden principalmente de los resultados de la EPA que es una encuesta que no tiene revisión. En consecuencia, si se produjo más con el mismo empleo, el resultado es un mejor ritmo de la productividad por hora trabajada, que pasó de crecer un 2,2% en el último trimestre del año en tasa interanual al 2,8%.

Una de las cuestiones más relevantes de la contabilidad del último trimestre del año es el fuerte crecimiento de los beneficios empresariales y del capital. Durante toda la pandemia los beneficios habían caído drásticamente, con descensos muy superiores a los del PIB, reflejando el esfuerzo que hicieron las empresas para sostener el empleo a costa de sus márgenes. Sin embargo, el último trimestre del año se observa un gran crecimiento de los beneficios que apunta a unos márgenes al alza en un contexto de rápido incremento de la inflación.

Con este salto, los beneficios empresariales y del capital (incluye ingresos de los autónomos) superaron los niveles previos a la pandemia en precios reales (esto es, incluyendo la inflación). No sólo alcanzaron al PIB y a los salarios, sino que en el cierre del año los superaron. Por el contrario, los salarios mostraron su atonía durante el final del año. Aquí el efecto ERTE es muy importante, ya que la reincoporación de estos trabajadores se frenó al final del año porque los que eran esenciales ya se recuperaron tras el final del estado de alarma. También se aprecia el efecto de la contención salarial que lleva en marcha en España (como en Europa) desde que comenzó el repunte de la inflación, de modo que las empresas han podido recuperar márgenes para compensar las pérdidas sufridas durante la pandemia.

El INE ha revisado este viernes al alza el dato adelantado de la contabilidad nacional que publicó el pasado mes de enero. En esta ocasión, la sorpresa es positiva, ya que mejora en dos décimas el crecimiento del cuarto trimestre del año y en una décima el del conjunto del año 2021. El cambio se debe, principalmente, a la evolución del consumo de los hogares que, ahora con todos los datos disponibles, muestra un comportamiento favorable en la recta final del año y no una caída como reflejaba la contabilidad nacional adelantada.

PIB
El redactor recomienda