Bruselas alerta del riesgo de que la inflación se cronifique y amenace la recuperación
  1. Economía
PREVISIONES DE OTOÑO

Bruselas alerta del riesgo de que la inflación se cronifique y amenace la recuperación

La Comisión revisa al alza la previsión para 2021 y considera "transitoria" la subida de precios, pero advierte sobre el peligro de que los salarios crezcan más que la productividad

Foto: Bandera de la Unión Europea. (EFE)
Bandera de la Unión Europea. (EFE)

La recuperación europea es intensa, incluso más de lo esperado. Y, precisamente por eso, hay un monstruo en el armario que por ahora solo ha enseñado la pata, pero está preparado para salir en cualquier momento y hacer que el susto se convierta en muerte. Se llama inflación, un término que empieza a preocupar en Bruselas, así como a ocupar un parte importante de sus informes.

En sus previsiones de otoño, la Comisión Europea reitera una vez más que las subidas actuales de los precios están ligadas a la reapertura de la economía y vaticina que serán "en gran medida transitorias". La inflación llegará al 2,4% en 2021, para después descender al 2,2% en 2022 y al 1,4% en 2023. Sin embargo, el Ejecutivo comunitario apunta por primera vez un riesgo: el de los llamados efectos de segunda ronda.

Las autoridades europeas están preocupadas por la evolución de la productividad, y advierten de que la inflación podría seguir subiendo —y, por tanto, cronificarse— si los salarios crecen más rápido que esta. En otras palabras: si la remuneración que reciben los trabajadores aumenta para compensar la escalada de precios, pero su capacidad productiva se queda estancada. De ocurrir esto, vaticina la Comisión, se podría producir una espiral inflacionista que acabe trasladando a los precios del consumo el alza de los salarios.

Foto: Sede del Banco Central Europeo. (EFE)

Para evitar este círculo vicioso, una de las claves son los fondos europeos. Pese a que el dinero está tardando en llegar, el Ejecutivo comunitario considera que si los planes de recuperación son capaces de generar reformas estructurales que aumenten la productividad, el rebote podría acelerarse.

En cualquiera de los dos escenarios, el nivel de incerteza sigue siendo alto, reconoce el informe. De momento, Bruselas rebaja apenas dos décimas la previsión de crecimiento de la eurozona para 2022, desde el 4,5% anterior al 4,3%. Para 2023, se producirá "una desaceleración" de la economía, con un ritmo del 2,5%. Esencialmente, recuerda, el mismo que existía antes de la irrupción de la pandemia.

La Comisión Europea mantiene, así, el optimismo sobre el rebote económico para el conjunto de las economías del euro, que contrasta con el gran recorte para España. Siempre, por supuesto, que la inflación no se desboque. Las autoridades comunitarias prevén que los precios se empiecen a moderar a partir de 2022, en paralelo a una bajada de la electricidad y del gas natural, a los que apuntan como principales responsables de "amortiguar" el crecimiento a corto plazo. Peso a ello, revisan al alza su previsión para 2021: el PIB de la eurozona crecerá un 5%, dos décimas más de lo proyecto en verano, gracias a las reaperturas y el repunte del turismo.

La escasez de chips podría provocar un "shock" de oferta, advierte el informe, y se está empezando a trasladar al pequeño consumo

Más allá de los precios de la energía y las materias primas, otra de las preocupaciones de Bruselas son los cuellos de botella, que están provocando una crisis de suministros en el continente. La escasez de chips podría generar un "shock" de oferta, advierte el informe, y se está empezando a trasladar a los precios del pequeño consumo. Esto no ha impedido, sin embargo, que el crecimiento del 2,1% en el tercer trimestre haya permitido recuperar el nivel de actividad previo a la pandemia.

El rebote está teniendo un efecto contradictorio sobre el empleo. Por un lado, la creación de 1,5 millones de puestos de trabajo entre abril y junio no ha servido para llegar al nivel de ocupación anterior a marzo de 2020. Por el otro, en cambio, se está produciendo "una creciente escasez de mano de obra". La explicación: muchos de quienes abandonaron el mercado laboral a consecuencia del coronavirus han dejado de buscar trabajo. "Surgen bolsas de empleo sin cubrir" en determinados sectores, explica el informe.

Escasez de materias primas, de suministros y de trabajadores. Ese es el reto al que se enfrenta ahora mismo la economía de la zona euro, con permiso del coronavirus. Bruselas recuerda que el riesgo de que pueda haber nuevos cierres como consecuencia de la pandemia no se puede descartar, y que este es especialmente alto en las economías con una baja tasa de vacunación. Al menos España no tiene ese problema.

Inflación Comisión Europea Previsión de crecimiento Productividad Bruselas Eurozona PIB
El redactor recomienda