Bruselas hunde la previsión del PIB español: de la mejor de la UE a la decimoséptima
  1. Economía
La previsión pasa del 6,2% al 4,6%

Bruselas hunde la previsión del PIB español: de la mejor de la UE a la decimoséptima

La Comisión Europea recorta el crecimiento del PIB español del 6,2% al 4,6%, dejándolo casi dos puntos por debajo de las expectativas del Gobierno

Foto: Ursula von der Leyen. (Reuters/Jeff J. Mitchell )
Ursula von der Leyen. (Reuters/Jeff J. Mitchell )

La salida de la crisis del coronavirus está perdiendo vigor. Eso es lo que se desprende de las previsiones macroeconómicas de la Comisión Europea, en las que se da un importante recorte de casi un punto y medio a la previsión de crecimiento de la economía española para 2021: del 6,2% al 4,6%. Las previsiones de Bruselas se alejan así de las del Gobierno, que todavía espera un crecimiento del 6,5% en 2021 y del 7% en 2022. En una demostración de lo inestable que es la situación, hace solamente cuatro meses que los técnicos comunitarios habían revisado al alza el crecimiento del producto interior bruto español para el presente curso, del 5,9% al 6,2%.

España no podrá decir ya que es la economía de la Eurozona que crece con mayor vigor, sino que pasa a ocupar el puesto 17. Por ejemplo, las previsiones para Irlanda han pasado de dibujar un escenario con un crecimiento del 4,6% en primavera, a uno en el que ahora se espera que la economía del país se expanda casi un 15%. También se han revisado al alza los crecimientos de otros países cuyas economías ahora crecerán mucho más que la española en este año incluso si la caída de su PIB durante la crisis fue bastante menor que la de España, como es el caso por ejemplo de Croacia, que crecerá un 8,1%, Italia, que crecerá un 6,1% o Estonia, cuya economía se expanderá un 9%.

Foto: Peter Altmaier, ministro de Economía. (Reuters)

El escenario es muy inestable. Hay una crisis global en las cadenas de suministro, una escalada continua del precio de la energía y una inflación más alta y consistente de lo que se preveía, según explican fuentes comunitarias. Y eso está lastrando el crecimiento y, sobre todo, situando nubarrones sobre el horizonte. Para el Gobierno este recorte no ha llegado como una sorpresa, después de que varios organismos hayan hecho lo propio en las últimas semanas.

Aunque la Comisión Europea espera que en 2022 la economía española se expanda un 5,5%, por encima de lo que hará este curso, lo cierto es bastante menos de lo que los técnicos comunitarios preveían en julio, cuando esperaban que en el próximo ejercicio el PIB creciera un 6,3%. En otras palabras: el crecimiento que no se produzca este año no está simplemente retrasándose al próximo ejercicio. Tanto en 2021 como en 2022 se crecerá mucho menos de lo previsto hace solamente cuatro meses. En 2023 Bruselas espera que la economía se expanda un 4,4%. En todo caso, Paolo Gentiloni, comisario de Asuntos Económicos, ha defendido que estas revisiones a la baja del crecimiento se deben entender "dentro de un marco de una expansión bastante fuerte”. "Las cosas se mueven un poco más tarde en el calendario, pero el horizonte es de expansión fuerte”, ha asegurado el italiano en una rueda de prensa. Pero incluso si Gentiloni defiende que hay un crecimiento "robusto", lo cierto es que España será el único país de la Unión Europea que no recuperará su nivel de PIB precrisis en el 2022, después de que el PIB se hundiera un 10,8% en 2020.

A nivel más general, el Ejecutivo comunitario revisa al alza el crecimiento de la Eurozona respecto a la anterior previsión, del 4,3% al 5%, y recorta una décima las previsiones para el 2022, del 4,4% al 4,3%. Las previsiones para la economía alemana pasan de un crecimiento del 3,4% previsto hace unos meses a un 2,7%, aunque se compensa con una revisión al alza para el año siguiente, del 4,1% al 4,6%.

Mercado laboral y déficit

“El mercado laboral ha mostrado una resistencia notable en comparación con crisis anteriores”, señala el texto de la Comisión Europea. “Tanto el número de trabajadores como la tasa de desempleo se han recuperado aproximadamente a sus niveles anteriores a la pandemia, aunque alrededor de 200 000 empleados siguen sujetos a ERTE (1% del empleo total)”, explican los técnicos comunitarios. Y sin embargo, a pesar de que ya se ha recuperado “aproximadamente” el empleo perdido, para Bruselas todavía hará falta esperar al año 2023 para ver cómo la tasa de desempleo cae por debajo del nivel precrisis. La brecha puede ser pequeña, pero va a costar años cerrarla. Del 15,2% de desempleo que con el que se espera que se cierre este año hasta el 13,9% que se prevé para 2023. Un 1,3% que va a costar recorrer.

Foto: EC.

En cuanto al desequilibrio de las cuentas españolas, la Comisión Europea espera que haya una rápida reducción del déficit presupuestario: del 8,1% con el que se cerraría este ejercicio al 5,2% en 2022, cuando todavía estarán suspendidas las reglas fiscales europeas, y un 4,2% en 2023. Se espera que ese año esté de vuelta activado el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, lo que devolvería a la vida las reglas fiscales congeladas en 2020 que obligan a los Estados miembros a tener un déficit inferior al 3% y una deuda pública por debajo del 60%. Pero, en general, ni en Bruselas ni en la inmensa mayoría de las capitales se espera que con la reactivación de las normas fiscales se obligue a los Estados miembros a apretarse de manera radical el cinturón, sino que se tendrá en cuenta la situación de la que se parte para rediseñar la senda de consolidación fiscal y adaptarla a las circunstancias.

Los niveles de deuda pública también serán muy altos. Bruselas prevé que en 2021 se sitúe ligeramente por encima del 120% del PIB, y la reducción será lenta. En 2023, que es el horizonte hasta el que llegan las previsiones de los técnicos comunitarios, se situaría sobre el 116,9%, y España sería así uno de los seis países con una deuda pública superior al 100%, junto a Bélgica, Grecia, Francia, Italia y Portugal. En 2019 el número de Estados miembros con una deuda pública superior a ese nivel era la mitad.

Comisión Europea Previsión de crecimiento Eurozona PIB Inflación