La subida de la luz de septiembre sentencia la gran promesa de Sánchez para la factura de 2021
  1. Economía
El precio tendría que caer un 27%

La subida de la luz de septiembre sentencia la gran promesa de Sánchez para la factura de 2021

El precio de la electricidad para los hogares subió un 10,9% en septiembre, la mayor subida desde abril. La factura tendría que bajar un 27% en el último trimestre del año para que Sánchez cumpla su promesa

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

La escalada del precio de la luz no es que no frene, sino que sigue acelerando. Según los registros del IPC, el coste de la luz para los hogares se incrementó un 10,9% en septiembre, la mayor subida mensual registrada desde abril. Las medidas extraordinarias aprobadas por el Gobierno a mediados de septiembre consiguieron moderar la subida de la factura, pero nada pudieron hacer para contrarrestar la hiperinflación que se está viviendo en los mercados mayoristas.

El precio de la factura a impuestos constantes subió un 13,2% en septiembre, lo que habría sido una de las mayores subidas de la historia. Las medidas del Gobierno evitaron una subida un 21% superior (2,3 puntos porcentuales). Sin embargo, el resultado está muy lejos del que calculó Sánchez a principios de septiembre cuando se atrevió a lanzar su gran promesa de la energía: los españoles pagarán de media en 2021 la misma factura que en 2018 descontada la inflación. Es importante señalar que la medición que hace el INE del precio de la electricidad es el precio real que pagan los hogares españoles, incluyendo las diferentes tarifas que existen, por lo que es el mejor indicador para medir el coste que están soportando las familias.

Foto: La ministra María Jesús Montero. (Reuters)

El presidente no contaba con la rápida subida de los precios en el mercado mayorista y la escasa efectividad de sus medidas. Pero la realidad es tozuda y en septiembre el precio de la factura volvió a dispararse. Esta subida ha supuesto la sentencia casi definitiva para la promesa de Sánchez. El precio medio del último trimestre del año tendría que caer un 27% para llegar al compromiso del presidente. La propia vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, ha reconocido este jueves en el Congreso de los Diputados que las previsiones que realizó en septiembre "han quedado desfasadas" con los nuevos datos del IPC, lo que obligará al Gobierno a "adaptarlas" para cumplir con su promesa. Sin embargo, parece complicado que a estas alturas del año tenga margen de reacción para cumplir su promesa.

Teniendo en cuenta que las tensiones geopolíticas se mantienen, que Europa necesita comprar mucho gas para reforzar sus reservas y que se aproxima el invierno, parece difícil que el precio de la electricidad pueda caer en los próximos meses. Y menos todavía un descenso del 27%.

El precio medio de la electricidad en lo que va de año (con datos hasta septiembre) es ya un 5,9% superior al del año 2018. Si se descuenta la subida de la inflación, como dijo Sánchez en su promesa, el coste de la electricidad todavía sigue un 3,4% por encima de los niveles de 2018.

En concreto, el IPC medio de 2021 está siendo un 2,4% superior al de 2018. Es previsible que la inflación siga aumentando en la recta final del año, llegando a situarse un 2,7% por encima de los niveles de 2018, pero ni con esas Sánchez podría cumplir su promesa.

Un escenario más plausible que el de la bajada de precios es que se mantengan en los niveles actuales durante lo que queda de año. En ese caso, la factura promedio que pagarían los españoles sería un 11% superior a la del año 2018.

Este dato muestra que el riesgo de desviación que está asumiendo ya el Gobierno es muy abultado respecto a su promesa inicial. De doble dígito. Con estas cifras publicadas este jueves por el INE el objetivo más realista para el Gobierno sería evitar que los españoles paguen más de un 10% sobre el precio de la factura de la luz de 2018.

Las rebajas de impuestos aprobadas desde junio han permitido rebajar el precio de la factura un 10,7% respecto al precio que se estaría pagando sin estas medidas. Si se compara en tasas interanuales, la subida real de la electricidad ha sido del 44% y sin las medidas se habría disparado un 61%. Estos datos muestran que la reducción de impuestos ha evitado una inflación más acusada en la factura de la luz, pero, en cualquier caso, no han conseguido evitar una gran subida.

Factura de la luz Electricidad Inflación
El redactor recomienda