Las CCAA tendrán que devolver miles de millones a Hacienda cobrados de más
  1. Economía
INFORME DE FEDEA

Las CCAA tendrán que devolver miles de millones a Hacienda cobrados de más

El ajuste definitivo se hará en 2022, pero ya se sabe que las CCAA tendrán que devolver a Hacienda el dinero cobrado de más de acuerdo con el modelo de financiación autonómica

placeholder Foto: La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. (EFE)
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. (EFE)

Puede parecer un milagro o, incluso, un prodigio de gestión de los recursos públicos, pero no lo es. La reducción del déficit fiscal por parte de las comunidades autónomas, hasta suponer apenas el 0,21% del PIB en 2020 —el mejor dato desde 2006—, esconde una realidad amarga. Las regiones tendrán que empezar a devolver a partir del año próximo, cuando se calcule la liquidación definitiva del sistema, miles de millones de euros, que es lo que, por el momento, ha abonado de más la Hacienda central para que puedan hacer frente a los gastos extraordinarios derivados del covid. La cantidad provisional se conocerá en las próximas semanas en un estudio que está preparando Fedea.

El Estado, en concreto, sobrefinanció a las CCAA el año pasado en 19.162 millones de euros, que es la diferencia entre lo que hubieran ingresado en 2020 por todos los conceptos en aplicación del sistema de financiación autonómica y lo que gastaron. En esa cifra, se incluyen las cantidades distribuidas por el Gobierno central no reembolsables, es decir, a fondo perdido. En particular, el llamado Fondo Covid-19, dotado con 16.000 millones de euros, que ya se ha entregado en cuatro tramos en función de otros tantos parámetros: ingresos UCI (30%); pacientes hospitalizados (25%); las PCR totales realizadas (10%), y población protegida (35%). Hay partidas, sin embargo, como las subvenciones extraordinarias a los tipos de interés y otros mecanismos de liquidez, que son ajenas al sistema de financiación, y eso es lo que se tendrá que devolver.

Los cálculos los ha realizado el economista Ángel de la Fuente, director de Fedea, quien ha estimado que el déficit real (él lo denomina subyacente) se situó el año pasado en 19.162 millones de euros, y no en 2.306 millones, que es el observado —y publicado— por la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) a la luz de sus criterios contables. Eso supone un 1,71% del PIB, casi ocho veces más que la cifra finalmente incluida en la ejecución presupuestaria, y que habría que restar del déficit de la Administración central, un 8,38% del PIB. Ese 1,71% es similar al que se registró en 2014, por lo tanto, al comienzo de la anterior recuperación económica después de la doble recesión que sufrió la economía española.

Tensiones de tesorería

No es que haya discrepancias entre ambas fuentes ni que se quiera ocultar el desequilibrio fiscal, sino que existe un déficit 'oculto' en las comunidades autónomas que aflorará en 2022, cuando Hacienda apruebe la liquidación definitiva correspondiente al año 2020, ya que los ajustes tardan casi dos años en ver la luz. La devolución, según ha adelantado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se hará de forma pausada, como se hizo en la anterior crisis, para evitar tensiones en la tesorería de las CCAA, que aún están devolviendo cantidades de aquella época. El problema político es que la negociación coincidirá en el tiempo con las discusiones sobre el nuevo modelo de financiación autonómica, que el Gobierno se ha comprometido a abrir antes de que acabe este año.

Mientras tanto, y hasta que ese ajuste se materialice, nueve comunidades autónomas presentaron superávit presupuestario en 2020, lo cual es verdaderamente singular en un contexto económico como el actual.

Las regiones deficitarias, aunque en todos los casos con desequilibrios inferiores al -1,5% (Valencia), fueron País Vasco, Murcia, Navarra, Cataluña, Extremadura y Madrid, que rozó el equilibrio fiscal (-0,05%). Tan solo tres CCAA (Valencia, Murcia y Cataluña), todas situadas a orillas del Mediterráneo, incumplieron los objetivos de déficit, además del País Vasco y Navarra, debido, como dice De la Fuente, a “su peculiar régimen fiscal”, que hace que hayan recibido menos recursos extra del Gobierno central que las demás a través de entregas a cuenta y transferencias.

Esto se debe a la estrategia de Hacienda de ‘proteger’ a las comunidades autónomas, al igual que se hizo durante la anterior crisis económica, en un contexto como el actual. Entre otras cosas, porque las regiones son responsables de más del 60% del gasto público, lo que explica que la tensión sobre sus tesorerías haya sido especialmente relevante.

El resultado es que, paradójicamente, los gobiernos autonómicos han reducido su déficit, pese al intenso aumento del gasto

Para que las regiones tuvieran mayores recursos, aunque fuera de forma temporal, lo que ha hecho Hacienda, al margen, como se ha dicho, de los fondos covid, es estimar las entregas a cuenta a partir de previsiones macroeconómicas anteriores a la crisis basadas en un “cálculo enormemente optimista”, como sostiene el director de Fedea. El resultado es que, paradójicamente, los gobiernos autonómicos han reducido su déficit, pese al intenso aumento del gasto.

Según el autor del informe, Ángel de la Fuente, “como ya sucedió en la crisis anterior, buena parte de la factura de la crisis llegará con un retardo de dos años con las correspondientes liquidaciones del sistema de financiación”. El origen del desequilibrio de las regiones tiene que ver tanto con los ingresos como con los gastos. En el caso de los recursos, cayeron en 11.518 millones de euros, mientras que los gastos extra se incrementaron, según los cálculos que ha hecho Hacienda, en 13.149 millones.

Puede parecer un milagro o, incluso, un prodigio de gestión de los recursos públicos, pero no lo es. La reducción del déficit fiscal por parte de las comunidades autónomas, hasta suponer apenas el 0,21% del PIB en 2020 —el mejor dato desde 2006—, esconde una realidad amarga. Las regiones tendrán que empezar a devolver a partir del año próximo, cuando se calcule la liquidación definitiva del sistema, miles de millones de euros, que es lo que, por el momento, ha abonado de más la Hacienda central para que puedan hacer frente a los gastos extraordinarios derivados del covid. La cantidad provisional se conocerá en las próximas semanas en un estudio que está preparando Fedea.

Fedea PIB Financiación autonómica Tipos de interés Valencia IGAE Administraciones Públicas Mediterráneo
El redactor recomienda