El paro bajó en 29.800 personas

Septiembre deja 84.000 trabajadores más, pero se frena la salida de los ERTE

Es el mejor septiembre de la serie histórica con un comportamiento muy positivo del comercio, las actividades administrativas y el empleo público.

Foto: Un trabajador de un restaurante de Madrid. (Efe)
Un trabajador de un restaurante de Madrid. (Efe)

El mes de septiembre deja datos mixtos en el mercado laboral en un mes que tradicionalmente sufre los últimos despidos de la temporada de verano y los contratos del nuevo cursos escolar. En esta ocasión, la creación de empleo ha sido muy intensa, registrando 84.000 nuevos afiliados a la Seguridad Social, el mejor dato en un mes de septiembre desde que existen registros. Al mismo tiempo, el paro descendió en 26.319 personas, también el mejor septiembre desde que existen registros. Cuatro son los sectores que marcan la diferencia en este mes respecto a los años anteriores: el comercio, los servicios administrativos, el empleo público y la sanidad.

El dato negativo del mes lo dan los ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo) que frenan en seco su mejoría. En septiembre apenas salieron 83.500 personas de un expediente temporal, lo que supone menos de un tercio de las salidas de agosto. En total, todavía quedan casi 730.000 trabajadores en ERTE y, a medida que pasan los meses, su salida hacia el empleo se hace más complicada. Esta parece la bolsa de trabajadores que difícilmente volverán a su puesto de trabajo.

La creación de empleo en el mes de septiembre fue muy intensa en el sector de la educación, como ocurre habitualmente cuando empieza un nuevo curso escolar. En esta ocasión se incorporaron 55.500 nuevos trabajadores, un aumento mensual del 7,15%, de modo que ya son 28.000 trabajadores más que hace un año. Son casi 10.000 incorporaciones más que hace un año.

Por el contrario, la destrucción de empleo más intensa fue la de la hostelería, que perdió 47.400 afiliados como consecuencia del fin de la campaña de verano. Sin embargo, a pesar de la magnitud de la caída, se situó en línea con la pérdida de empleo en años anteriores. Por ejemplo, en septiembre de 2019 se perdieron 44.000 empleos en el sector.

Los sectores que marcaron la diferencia, y que permitieron registrar el mejor septiembre de la historia son los cuatro ya mencionados. El comercio destruyó 20.000 empleos en septiembre respecto a agosto, sin embargo, en septiembre de 2019 llegó a destruir más de 34.000 empleos. Una cifra positiva que impulsa el optimismo sobre la evolución del consumo en España tras la vuelta del verano.

El sector de actividades administrativas y servicios auxiliares es el que más aportó al crecimiento del empleo con la incorporación de 40.000 trabajadores, más del doble que un año normal. En este sector se incluyen las empresas de trabajo temporal, las actividades de alquiler, servicios de limpieza y conservación de edificios y actividades administrativas de oficinas. Esto es, son actividades tan amplias que es difícil determinar cuál es el motivo de estas contrataciones, aunque podría ser consecuencia de la vuelta a las oficinas en muchas empresas que estaban teletrabajando desde el inicio de la pandemia y que han tenido que contratar a trabajadores para el mantenimiento, la limpieza y la recepción.

El empleo público y las contrataciones sanitarias también tuvieron un efecto positivo sobre el empleo en septiembre y ambos están ya por encima del empleo que registraban hace un año. En el sector público destruyócasi 2.000 empleos, pero tradicionalmente en septiembre destruye casi 15.000 empleos relacionados con la temporada turística. Lo mismo ocurrió con el sector de sanidad y cuidados sociales, que aunque destruyó 2.000 empleos, en septiembre de 2019 destruyó más de 14.000.

El ritmo del empleo fue intenso en los primeros días del mes de septiembre, pero se fue ralentizando hacia el final del mes. La primera semana completa del mes de septiembre, la del día 5 al 9, se incorporaron casi 27.000 trabajadores, sin embargo, en la última semana apenas entraron 10.000 nuevos afiliados. Una desaceleración que podría estar relacionada con los rebrotes del coronavirus, aunque será necesario esperar a los datos de octubre para confirmarlo.

En total, el número de afiliados medios en septiembre fue de 18,88 millones. De esta forma, se ha recuperado el 40% del empleo destruido durante los meses de marzo y abril. Si se desestacionalizan los datos, las cifras son mejores, ya que se habría recuperado casi el 54% del empleo destruido. Sin embargo, con el fin de la campaña de verano se esfuman las esperanzas de recuperar al sector turístico hasta el año que viene, lo que supone una brecha de más de 300.000 empleos respecto al año anterior (incluyendo hostelería, turismo y transportes).

La peor noticia de estos datos de empleo es, sin duda, el parón de los ERTE. En septiembre salieron 83.500 personas de los expedientes temporales, pero todavía quedan más de 700.000 que no consiguen reincorporarse. En agosto salieron más de 300.000 trabajadores del ERTE y en julio fueron más de un millón. Esto indica un claro estancamiento en la reincorporación cuando todavía queda una bolsa muy amplia de trabajadores con el contrato suspendido o con recorte de jornada. El grueso de los trabajadores en ERTE están relacionados con el turismo, lo que significa que si no han vuelto a trabajar en la campaña de verano, difícilmente lo podrán hacer en los próximos meses.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios