Se hundirá a niveles del año 2000

El Banco de España calcula una caída del PIB en el segundo trimestre de hasta el 21,8%

España entra en recesión con la mayor contracción nunca experimentada en tiempos de paz. La tasa de paro superará el 20% y alcanzará el 26% si la recuperación se está ralentizando

Foto: Fachada del Banco de España en Madrid. (EFE)
Fachada del Banco de España en Madrid. (EFE)

La economía española está sufriendo una contracción como nunca antes se había visto en el segundo trimestre del año. Los indicadores adelantados ya publicados permiten al Banco de España retomar sus informes trimestrales con relativa normalidad, aunque se mantiene una elevada incertidumbre dada la volatilidad que están mostrando los diferentes datos económicos. La entidad estima que el PIB español sufrirá una contracción de entre el 16% y el 21,8% respecto al primer trimestre del año. Se trata de una caída trimestral como nunca antes se había registrado y probablemente marcará el suelo de la crisis actual, si no se producen rebotes muy graves en el futuro.

El Banco de España plantea dos escenarios distintos. El primero, que denomina de recuperación temprana, parte de la hipótesis de que algunas empresas adaptaron su funcionamiento al estado de alarma y pudieron recuperar cierta actividad a partir de abril. En ese caso, la pérdida de producción no sería tan grave como la experimentada durante las dos últimas semanas de marzo, de modo que la recuperación habría empezado antes. De ser así, la caída del PIB que estima el Banco de España sería del 16%.

En el segundo escenario, de recuperación gradual, el BdE establece la hipótesis de que la pérdida de actividad durante abril se hubiese mantenido en los niveles de marzo. Esto provocaría una caída mucho más profunda del PIB, que llegaría hasta el 21,8%. La diferencia entre los dos escenarios es de casi 6 puntos del PIB, lo que muestra la gran incertidumbre que existe todavía sobre la evolución de la economía en las semanas más recientes. El problema que tiene España es que los indicadores económicos se publican con un retraso significativo respecto a los países punteros, como es EEUU, y que apenas existen indicadores de alta frecuencia.

Lo que es indudable es que la economía española entrará en recesión técnica este trimestre con una profunda caída del PIB. Aún así ambos escenarios se mantienen todavía dentro del abanico de previsiones económicas que publicó el Banco de España hace dos semanas para el conjunto del año 2020. La entidad prevé un descenso del PIB del 9% en el escenario de recuperación temprana (en línea con las previsiones del Gobierno), que podría deteriorarse hasta el 11,6% en el escenario de recuperación gradual, mucho más optimista que el 12,8% de caída que estima el FMI.

Si finalmente se cumple la previsión de recuperación gradual de la economía, significará que el nivel de PIB de España en el segundo trimestre del año habrá retrocedido dos décadas, hasta el año 2000.

La tasa de desempleo se disparará en este trimestre, hasta situarse en el entorno del 20% desde el 14,4% del primer trimestre. Estos datos no recogen aún el efecto de los ERTE, ya que la normativa contable europea considera que se mantienen como ocupados mientras tengan relación contractual con la empresa y no hayan pasado más de 3 meses con el contrato suspendido. Para evitar este efecto y conocer el empleo realmente perdido, lo más útil es recurrir al indicador de horas trabajadas que publica el INE en la contabilidad nacional.

[El BdE pide cambios en la ley de quiebras para evitar que cierren empresas viables]

El Banco de España estima que este indicador sufrirá una caída incluso superior a la del PIB: del 21,1% en el escenario de recuperación temprana y del 25,9% en el de recuperación gradual. Esto significa que España ha perdido una de cada cuatro horas de trabajo. Como su caída es superior a la del PIB, significa que la economía española vuelve a mostrar incrementos de la productividad aparente del trabajo cuando se destruye empleo, aunque responde a un efecto composición (salen primero los menos productivos).

Entre los datos más preocupantes que apunta el Banco de España en su informe trimestral está el "deterioro de la posición patrimonial del sector corporativo". La crisis económica generó problemas de liquidez en un primer momento que se están solucionando con las garantías y avales del ICO. Sin embargo, el problema llega ahora, cuando las empresas no tienen capital suficiente para cubrir las pérdidas que están sufriendo. Según los datos del BdE, "la ratio de endeudamiento empresarial sobre el PIB se incrementó hasta el entorno del 75%, rompiendo la tendencia descendente de la última década", lo que puede generar problemas de pago en el futuro. El dato positivo es que los depósitos de las empresas han aumentado también en los últimos meses, lo que muestra que están acumulando colchones de liquidez por la incertidumbre existente.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios