En el conjunto del año caerá hasta un 15%

El Banco de España empeora sus previsiones: el PIB podría hundirse un 22% este trimestre

La entidad ha descartado ya su escenario más optimista que publicó en abril y ahora prevé una caída más profunda y una recuperación lenta: en 2022 no se habrá recuperado el nivel precrisis

Foto: Sede del Banco de España, en la Plaza de Cibeles en Madrid. (EFE)
Sede del Banco de España, en la Plaza de Cibeles en Madrid. (EFE)

La crisis económica provocada por el coronavirus será más grave de la que se estimaba al inicio de la crisis y la recuperación será más lenta y sujeta a innumerables riesgos. Así lo contempla el Banco de España en sus nuevas previsiones de crecimiento publicadas este lunes y que actualiza los escenarios de previsión de abril. La entidad mantiene el formato de tres escenarios de previsión, desde el más optimista hasta el más pesimista y todos ellos empeoran de forma significativa. Para empezar, el más optimista de abril, que contemplaba una caída del PIB del 6,8%, ya está descartado, como consecuencia de la duración de las medidas de confinamiento.

El segundo trimestre del año ya casi está acabado y todavía no ha terminado la desescalada, lo que tendrá un grave impacto sobre la economía del país. En concreto, el Banco de España estima un desplome del PIB de entre el 16% en el escenario de recuperación temprana (sobre la base de que la actividad se esté recuperando de forma intensa en estas se esté recuperando de forma intensa en estas semanas de desescalada), y que podría alcanzar un hundimiento del 21,8% en el escenario negativo. Esto es, un desplome muy superior al registrado en el primer trimestre del año, cuando el PIB cayó un 5,2%.

Tal caída de la actividad no se ha registrado nunca en la historia de España, lo que muestra la intensidad de la crisis. La hostelería y el comercio están siendo el principal causante de la destrucción de actividad, ya que durante casi todo el trimestre ha permanecido clausurada. Este sector provoca la mitad de la caída del PIB. Pero también la industria y la construcción están lastrando gravemente la actividad, provocando casi un 25% de la destrucción de la actividad. La elevada dependencia del turismo, la abundancia de pymes y la elevada temporalidad están provocando que la crisis sea especialmente grave en España en comparación con la media de la eurozona, además del impacto de las duras medidas de confinamiento. Según las previsiones del BdE, la caída de la actividad en España será en todos los escenarios en torno a 3 puntos porcentuales superior a la que registrará el resto de países del euro.

Previsión de crecimiento del Banco de España.
Previsión de crecimiento del Banco de España.

La noticia positiva es que la economía española estaría tocando suelo estas semanas. El Banco de España prevé que la recuperación se inicie a partir del verano, a pesar de los riesgos existentes al crecimiento, tanto por la incertidumbre sobre posibles rebrotes de la pandemia, como del impacto sobre la confianza de los agentes económicos. La recuperación será más intensa durante el segundo y el tercer trimestre del año por el mero rebote gracias al desconfinamiento. En concreto, la recuperación en el tercer trimestre oscilará entre el 16% y el 19% y el cuarto trimestre se registrará un crecimiento adicional de entre el 2% y el 6,3%. Sin embargo, la actividad seguirá lejos de los niveles previos a la crisis. A partir de 2021 se iniciará una recuperación más lenta y sujeta a elevados riesgos a la baja, estima el Banco de España.

[El gran temor de la economía coge cuerpo: la salida de la crisis no será en V]

Con estos números, en el escenario de una recuperación temprana, construido sobre la base de que no vuelve a haber rebrotes y que las medidas de política económica evitan las insolvencias de familias y empresas, el PIB llegará a caer un 9% este año. Este escenario optimista está sujeto a grandes riesgos, ya que no es descartable algún tipo de rebrote del virus en el futuro, así como una incidencia negativa de la crisis sobre la solvencia de una parte del sector privado. En ese caso, el desplome del PIB se ampliaría hasta el 11,6%. En el escenario más pesimista, que se construye sobre la base de un rebrote fuerte del coronavirus que obligue a reestablecer el confinamiento y un deterioro adicional de la situación financiera, el hundimiento del PIB alcanzaría el 15,1%.

A partir de 2021, la recuperación de la actividad será lenta y estará sujeta a una elevada incertidumbre. Aunque las previsiones de crecimiento para el próximo año oscilan entre el 7% y el 9% en función de los distintos escenarios, la mayor parte de la recuperación será consecuencia de la caída de la actividad en el primer y segundo trimestre de este año 2020. En tasa trimestral, la mayor parte de la recuperación se limitará a los dos próximos trimestres y a partir de 2021 el crecimiento será lento. Tanto que será en el año 2022 todavía no se habrá recuperado el nivel de PIB previo al estallido de la pandemia. "La salida de la crisis será más tenue de la estimada al inicio de la crisis", explican fuentes de la Dirección General de Economía y Estadística del BdE, y "probablemente en 2022 no se haya recuperado el nivel de PIB previo al 'shock'".

La caída del PIB tendrá un grave impacto sobre el empleo. La tasa de paro subirá desde el 14% de 2019 hasta situarse por encima del 18% este año, llegando a superar el 23% en el caso del escenario de riesgo. Esto significa que la destrucción de empleo, en términos de EPA, será superior a los 770.000 empleos en el caso más favorable y de más de 1,1 millones de empleos en el escenario de recuperación gradual. La creación de empleo será lenta en los años posteriores, hasta el punto de que en 2022 apenas se habrán recuperado tres de cada cuatro empleos perdidos en el mejor de los casos.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios