LOS ESTADOS MIEMBROS PODRÁN GASTAR MÁS

Bruselas congela las normas fiscales y señala a los ‘coronabonos’

La Comisión Europea propone congelar las normas fiscales, para lo que necesita la luz verde de los Estados miembros, y ya señala hacia la posibilidad de los 'coronabonos'

Foto: Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, durante una cumbre. (Reuters)
Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, durante una cumbre. (Reuters)

Bruselas prometió que haría “todo lo necesario” para ayudar a las capitales a hacer frente al shock económico que genera el coronavirus. Primero dio manga ancha a las capitales para que utilizara la flexibilidad que permite el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) y avisó de que estaba lista para activar la “cláusula de escape”, es decir, la suspensión de las normas fiscales.

Este viernes Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, ha anunciado que su equipo ha tomado la decisión de activarla, algo que “no se ha hecho nunca antes”. “Eso significa que los Gobiernos nacionales pueden bombear a sus economías tanto como necesiten. Estamos relajando las normas presupuestarias para permitirles hacer eso”, ha señalado la alemana en un vídeo colgado en la red social Twitter. Eso sí, la medida debe obtener la luz verde de los Estados miembros.

El Pacto de Estabilidad y Crecimiento son las normas fiscales que rigen las cuentas de los países del euro, y cuyo objetivo es mantener el déficit por debajo del 3% y la deuda pública por debajo del umbral del 60% del PIB. Es por el PEC que España estuvo cerca de ser multada en 2016 por no cumplir con los objetivos marcados en la reducción del déficit. Italia estuvo a punto de recibir una factura mil millonaria por aumentar la deuda pública.

Aunque desde que anunciaran la flexibilización del PEC muchos esperaban que la Comisión Europea diera el siguiente paso y activara ya la cláusula, el Ejecutivo comunitario ha tenido que lidiar también con algunas oposiciones internas de miembros del colegio de comisarios reacios a tomar esa medida.

Esta decisión de la Comisión Europea llega solo horas después de flexibilizar también las normas europeas de ayuda de Estado, con las que Bruselas pretende facilitar que los Gobiernos presten asistencia a las empresas de los sectores más golpeados por los efectos del coronavirus. Ahora los Gobiernos pueden asistir a las empresas afectadas con hasta 800.000 euros de subvención en caso de necesitar liquidez. “Las normas de ayuda de estado que tenemos en marcha desde ayer (jueves) son las más flexibles de la historia”, ha recordado Von der Leyen.

Von der Leyen durante una rueda de prensa. (Reuters)
Von der Leyen durante una rueda de prensa. (Reuters)

Presión hacia los coronabonos

La alemana también ha aprovechado para celebrar la “decisiva acción tomada por el Banco Central Europeo (BCE) esta semana”, y ha recordado las medidas que se han tomado por ahora, como el paquete de 37.000 euros rebañados de los presupuestos europeos para redirigirlos a la lucha contra el coronavirus. “Haremos más”, ha asegurado Von der Leyen. Este viernes, en una entrevista con la radio pública alemana, la presidenta de la Comisión Europea explicaba que se “está estudiando todos los instrumentos” y que “todo lo que ayude será desplegado”.

“Eso también vale para los coronabonos. Si ayudan, si están estructurados correctamente, serán desplegados”, ha señalado Von der Leyen durante la entrevista. También en la mañana de este viernes Paolo Gentiloni, comisario de Economía, ha pedido en la radio pública italiana abrirse a “instrumentos innovadores” al ser preguntado por los coronabonos.

Esta idea, especialmente impulsada por Francia e Italia, ya se puso sobre la mesa de la última reunión telefónica del Consejo Europeo, en la que Angela Merkel, canciller alemana, señaló que se trataba de una medida difícil de digerir para Berlín. Los entusiastas de este instrumento recibieron la noticia con mucho optimismo.

Alemania y Países Bajos se han mostrado siempre opuestos a la creación de cualquier abono europeo mutualizado a nivel europeo, también conocidos como eurobonos, aunque los expertos insisten cada vez más en la necesidad de adoptar un activo seguro a nivel europeo. Merkel llegó asegurar en su momento que los eurobonos no verían la luz “mientras viva”. Así que la suavización de su negativa a un instrumento mutualizado es recibido como una buena noticia. Al menos ya no es “no” rotundo.

Emmanuel Macron (izquierda), presidente francés, junto a Giuseppe Conte (derecha), primer ministro italiano. (EFE)
Emmanuel Macron (izquierda), presidente francés, junto a Giuseppe Conte (derecha), primer ministro italiano. (EFE)

Giuseppe Conte, primer ministro italiano, y Emmanuel Macron, presidente francés, han aprovechado el impulso generado por la decisión del BCE de activar un programa de compras de 750.000 millones de euros ante el coronavirus para pedir que los Estados miembros tomen medidas. En las últimas horas Conte ha pedido la implicación del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), con su capacidad de crédito de 410.000 millones de euros.

En un Eurogrupo celebrado el pasado lunes los ministros de Finanzas de la Unión pidieron al MEDE que estudiara la posibilidad de tener un rol. Una de las posibilidades abiertas sería usar las líneas precautorias, pero algunos analistas alertan que el hecho de necesitar un memorando de entendimiento generaría una dinámica tóxica por los estigmas generados por los programas durante la crisis. Una de las propuestas es que todos los Estados miembros pidan una línea precautoria y se sometan a un Memorando idéntico.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios