DURANTE UNA VIDEOCONFERENCIA DE LÍDERES

¿Coronabonos contra el virus? Merkel no dice que sí, pero tampoco que no

Angela Merkel, canciller alemana, parece rebajar su negativa ante un posible coronabono mutualizado, pero no levanta el veto sobre la posibilidad de que se explore

Foto: Angela Merkel, canciller alemana, durante la rueda de prensa posterior a la cumbre digital. (EFE)
Angela Merkel, canciller alemana, durante la rueda de prensa posterior a la cumbre digital. (EFE)

La comunicación es clave en situaciones de enorme tensión. Se atribuye a un error de comunicación la caída del muro de Berlín. Y en las últimas horas del lunes, una serie de interpretaciones y comunicaciones poco claras hicieron pensar a muchos en Bruselas que Angela Merkel, canciller alemana, había asegurado que Alemania consideraría seriamente los eurobonos como una posibilidad para mitigar el impacto económico del coronavirus. Y aunque algo hay en el debate, la realidad se aleja un poco de las expectativas.

Una de las líneas rojas de Merkel durante la crisis fue su oposición a los eurobonos, la joya de la corona de la mutualización de riesgos, y por lo tanto todo lo contrario a lo que representa la idea de que 'cada palo aguante su vela' que Alemania y los ortodoxos defienden, todo lo que representa el 'riesgo moral' que ha alejado a Berlín de compartirlos con sus socios. Un eurobono es una deuda conjunta de la que responden mancomunadamente todos los ciudadanos de la eurozona. En lo peor de la crisis del euro, cuando la moneda única se resquebrajaba por sus eslabones más débiles y amenazaba uno de los pilares del proyecto europeo, la canciller se negó siquiera a considerarlos como una opción. 'Nein'.

Merkel, canciller alemana. (Reuters)
Merkel, canciller alemana. (Reuters)

Pero el coronavirus pone a todos contra las cuerdas. Los técnicos de la Comisión Europea ya calculan que la eurozona, que esperaban que creciera un 1,2% este año, caiga en recesión. Va a hacer falta un esfuerzo fiscal enorme por parte de todos los Estados miembros. Y una respuesta europea a esta situación es el elefante en la habitación durante las videoconferencias que los líderes de la Unión Europea están celebrando en los últimos días.

Este martes, durante una videoconferencia de jefes de Estado y de Gobierno, algunos países han vuelto a poner sobre la mesa la respuesta europea. No solo sobre el rol que deben jugar el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y los 410.000 millones de euros de capacidad de crédito con los que cuenta, sino también sobre la necesidad de crear un activo seguro europeo mutualizado, y al que se han referido como 'bono coronavirus' o 'coronabono'.

Merkel, que en su momento aseguró que no vería los eurobonos “mientras viva”, no se mostró ayer tan vehemente. Cuando varios líderes comunitarios plantearon esa opción para combatir el impacto económico del Covid-19, la lideresa 'de facto' de la Unión respondió que sería una operación enormemente compleja para el Bundesbank. Algunos socios que llevan tiempo apostando por esta fórmula han acogido con mucho entusiasmo la falta de contundencia por parte de la canciller. Merkel no ha dicho ni mucho menos que sí, y tampoco ha dado permiso para explorarlo, pero al menos no es un no tajante a ojos de los socios que desean ver hecha realidad esa medida.

¿Es verosímil pensar que Alemania sí verá ahora con buenos ojos los eurobonos? Los optimistas se agarran a que Merkel, en la reunión de ayer, respaldó la necesidad de hacer 'todo lo que sea necesario' ('whatever it takes') para hacer frente al 'shock' económico que genera el virus, un compromiso, en referencia a la famosa frase de Mario Draghi a la que se atribuye la salvación del euro en 2012. Pero los pesimistas señalan el énfasis que la alemana puso en que esas soluciones fuesen realistas.

Merkel, durante una rueda de prensa en Berlín. (Reuters)
Merkel, durante una rueda de prensa en Berlín. (Reuters)

La canciller alemana, que celebró como siempre una rueda de prensa después del encuentro, evitó dar respuestas directas y desplazó todo lo económico a las manos de Olaf Scholz, su vicecanciller y ministro de Finanzas. Y a todo ello se sumó la falta de respuestas a una pregunta sobre un coronafondo a nivel europeo, lo que ha sembrado la confusión. El periodista y Merkel hablaban de coronafondo, en alemán, pero muchos han entendido coronabono. En esa confusión, algunos titulares internacionales daban a entender que, al esquivar la pregunta, la canciller abría la puerta a que Alemania considerara algún tipo de eurobono.

¿Quién tiene razón? ¿Optimistas o pesimistas? ¿Eurobonos o europesadilla? Las fuentes consultadas por El Confidencial admiten que la cuestión de un 'coronavirusbond' mutualizado se abordó ayer y que hay "varios países interesados", pero también que no hay "ninguna propuesta concreta encima de la mesa". ¿Quiere decir esto que Merkel se mostró abierta a debatir una eventual propuesta o que simplemente se limitó a no descartarlo? "Depende del punto de vista", responden.

En esto de la Unión Europea, pocas veces se equivoca uno infravalorando la resistencia de los halcones del euro a compartir riesgos con el resto. Y no hay que descartar tampoco que Merkel, en un ambiente dramático como el de ayer, en el que está muriendo gente diariamente por esta crisis sanitaria, considerase poco educado responder con un no tajante a una propuesta tan deseada por algunos. Pero también es cierto que si Alemania va a aceptar en algún momento algo parecido a un eurobono, lo hará para atajar una crisis cuasi-apocalíptica. Y lo del coronavirus colapsando los sistemas sanitarios de media Europa se le parece mucho.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios