Pide respetar el diálogo social

CEOE ofrece "total colaboración" a Sánchez y deja atrás sus críticas al pacto con Podemos

La patronal da la "bienvenida" al nuevo Gobierno —que todavía está pendiente de nombramientos— y pide reforzar el diálogo social de cara a la legislatura que comienza

Foto: El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. (EFE)
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. (EFE)

Las patronales CEOE y Cepyme han dado su "bienvenida" al nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras su elección en el Congreso de los Diputados. Las dos organizaciones empresariales, que fueron críticas con la posibilidad de que el líder del PSOE pactara la investidura con Unidas Podemos y culminase un giro ideológico hacia la izquierda, han mostrado ahora un tono más conciliador. Tras la culminación de la investidura, las organizaciones empresariales han querido mostrar su lealtad institucional hacia el nuevo Gobierno que, salvo sorpresa, echará a andar la próxima semana.

En un escueto comunicado, CEOE y Cepyme han remarcado su "total colaboración con el nuevo Gobierno en la tarea de conseguir lo mejor para nuestro país". Una actitud que también contrasta con la crispación vivida en el Congreso en los últimos días. Se abre así una nueva fase política en la que las cartas del juego han cambiado de forma significativa para la patronal. Sánchez cuenta ahora con un apoyo mayor en el Congreso en comparación con el que tenía en su primera etapa al frente del Ejecutivo, lo que minimiza la capacidad de las organizaciones empresariales de frenar cualquier reforma.

Ante esta situación, CEOE ha optado por cambiar su estrategia y sustituir las críticas por la voluntad de diálogo y acuerdo. Eso sí, también han pedido a Sánchez que respete el diálogo social para evitar decisiones unilaterales sin consulta previa a los agentes sociales, como ocurrió hace un año con la subida del salario mínimo interprofesional (SMI). "La interlocución con las instituciones, en el marco del diálogo social, será importante y necesaria", señala el comunicado de las patronales.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha telefoneado al presidente del Gobierno para "darle la enhorabuena y tenderle la mano de los empresarios para conseguir lo mejor para España", ha tuiteado el propio Garamendi. Atrás quedan sus críticas al pacto del PSOE con Unidas Podemos y sus demandas de una gran coalición con el centro derecha para lograr una legislatura de estabilidad y políticas continuistas.

Para los empresarios, comienza una legislatura de incertidumbre por los acuerdos alcanzados entre el PSOE y Unidas Podemos para la conformación del Gobierno. Medidas como la derogación parcial de la reforma laboral, la subida del SMI hasta situarlo por encima de 1.100 euros al mes en 14 pagas (60% del salario medio) o la subida del impuesto sobre sociedades.

Los empresarios españoles muestran su total colaboración con el nuevo Gobierno en la tarea de conseguir lo mejor para nuestro país

En la pasada legislatura, que fracasó hace poco menos de un año, los sindicatos exigieron a Sánchez aprobar sin consenso los cambios más urgentes de la reforma laboral del PP de 2012 ante el bloqueo de las patronales. La precipitada disolución de las Cortes impidió cualquier cambio en la reforma laboral, pero este es un riesgo que sigue latente para CEOE y Cepyme y que previsiblemente resurgirá en 2020. De ahí que las dos organizaciones prefieran apuntalar el diálogo social para evitar decisiones unilaterales que se adopten sin el concurso empresarial.

[Un año completo de recesión en la industria]

En cualquier caso, la debilidad del nuevo Gobierno en el Congreso y los diferentes intereses de los partidos que han propiciado la investidura pueden ser el principal enemigo de la contrarreforma laboral. Esa es la percepción de la agencia de calificación Moody's, que en un comunicado a sus clientes destaca que el nuevo Gobierno cuenta con "una mayoría minúscula" y que puede adolecer de "la ausencia de experiencia del país en gobiernos de coalición". Sin embargo, Moody's señala claramente que el principal riesgo económico del nuevo Gobierno es, precisamente, la "derogación de las pasadas reformas del mercado laboral".

Los sindicatos, por su parte, han celebrado la investidura que llevaban meses reclamando. Ahora se abre la posibilidad de aprobar la ansiada contrarreforma laboral, apuntalar la subida de las pensiones, elevar el salario mínimo interprofesional, etc. "Ya es hora de que los partidos afronten el verdadero debate que preocupa a la mayoría social: el empleo, los salarios, las pensiones, la vivienda, los servicios sociales… Cuestiones que tienen que ver con el reparto de la riqueza y el derecho a unas condiciones de vida dignas", ha señalado UGT en un comunicado.

Hay que abordar una agenda reformista que sirva para corregir las reformas que tanta desigualdad provocan en España

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha lamentado la "crispación" vivida en el Congreso durante el debate de investidura, lo que "no es un buen prolegómeno para la legislatura". De ahí que haya pedido celeridad al nuevo Gobierno para que ponga en marcha una agenda social que tiene que comenzar por "convocar a los agentes sociales". Al igual que la patronal, los sindicatos se sintieron molestos por la subida del SMI de 2019 que aprobó Sánchez de forma unilateral sin pasar por el diálogo social. De ahí que Sordo haya reclamado que el presidente convoque a patronal y sindicatos antes de activar su agenda social.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios