Un 32% menos que en 2018

El peor año para el empleo desde la crisis: 2019 cerró con apenas 384.300 afiliados más

El número de desempleados apenas se ha reducido en 38.700 personas en todo 2019, cinco veces menos que en 2018. La afiliación media del año supera por primera vez los registros de la burbuja

Foto: Imagen de una oficina de empleo en Madrid (Efe)
Imagen de una oficina de empleo en Madrid (Efe)

La economía española siguió desacelerando en la recta final del año y, con ella, también el mercado laboral. Diciembre se saldó con los peores registros de flujo de empleo y paro desde 2012 según los datos difundidos este viernes por el Ministerio de Trabajo. El número de afiliados a la Seguridad Social aumentó en 31.659 personas gracias a la campaña navideña. Sin embargo, este registro se quedó lejos de los 78.500 afiliados que se incorporaron en diciembre de 2018. La media de creación de empleo en diciembre desde 2013 hasta 2018 fue de 69.700 nuevos cotizantes, más del doble que el dato actual. Con esta leve subida, el número total de afiliados cerró el año 2019 por encima de los 19,4 millones, lo que es suficiente para mejorar los registros de la burbuja inmobiliaria.

El peor año para el empleo desde la crisis: 2019 cerró con apenas 384.300 afiliados más

En el conjunto del año se crearon 384.400 empleos, lo que supone el peor dato desde el año 2013, último ejercicio de crisis en España. Esto significa que España sigue creando empleo, pero lo hace cada vez a un ritmo más moderado. De hecho, este diciembre ha sido el primer mes desde noviembre de 2014 en el que el crecimiento interanual de la ocupación es inferior a las 400.000 personas.

Hace un año, el ritmo del empleo superaba los 560.000 nuevos cotizantes, lo que significa que se ha frenado un 32% a lo largo de 2019. En porcentaje, este ritmo de la afiliación se sitúa ya en el 2%, de modo que sigue mejorando los registros de la Encuesta de Población Activa (EPA) y la Contabilidad Nacional. Pero si hay algo que está claro, sea cual sea la estadística, es que el mercado laboral está sufriendo una fuerte desaceleración en los últimos meses, contagiado ya por las incertidumbres nacionales e internacionales. Este fuerte frenazo coincide en el tiempo con la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) aprobada hace un año.

Esta brusca ralentización del empleo ha provocado la primera destrucción de afiliación en una comunidad autónoma. La penalizada ha sido Extremadura, que cerró el año con un 0,17% menos afiliados que en 2018. El resto de regiones, todas siguieron creando empleo. Destaca, como casi siempre, Madrid, donde el número de afiliados aumentó un 2,9%. A pesar de la desaceleración, la capital sigue atrayendo población e inversiones del resto del territorio y de otros países, de modo que su economía sigue creciendo a tasas elevadas. Por detrás le siguieron Murcia y Navarra con 2,8% y 2,5% cotizantes más que hace un año.

El número de desempleados registrados en las oficinas de empleo se redujo en diciembre en 34.600 personas, también el peor dato en un mes de diciembre desde 2012. En total, el número de parados cerró el año por debajo de 3,2 millones de personas, sin embargo, en el conjunto del año apenas se ha reducido en 38.700 personas. La desaceleración del empleo y el aumento de la población activa (básicamente por la inmigración) han provocado que el ajuste del paro haya concluido por el momento. En 2018 el desempleo se redujo en 210.000 personas; en 2017, en 290.000 personas y en 2016 en más de 390.000 personas. Esos registros son ya inalcanzables en esta fase del ciclo económico que vive España.

En cuanto a la contratación, a lo largo de 2019 se realizaron algo más de 22,5 millones de contratos, un 1% más, de los que 2.159.434 fueron contratos indefinidos, el 9,6% del total. Esto supone un descenso del 5,5% respecto a 2018, mientras que los contratos temporales aumentaron un 1,7%.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios