ACUERDO TÉCNICO

La UE acuerda el primer 'etiquetado verde' del futuro de las finanzas

Los Estados y el Parlamento alcanzan un acuerdo preliminar sobre el 'etiquetado verde' del futuro para las finanzas, que creará los primeros estándares sobre qué productos son respetuosos con el clima

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La Unión Europea ha comenzado ya a recorrer la fase final para el etiquetado del futuro de las finanzas verdes. Este jueves, se ha alcanzado un acuerdo técnico entre la Comisión Europea, los Estados miembros y el Parlamento Europeo para convertir la UE en la primera jurisdicción que establece normas y estándares que ayuden a saber qué es y qué no es un producto financiero ecológico. El acuerdo todavía debe ser aprobado por los embajadores de los Veintiocho y también debe llegar al Parlamento Europeo.

Aunque todavía no se conocen los detalles del texto, sí se sabe que la nueva legislación crearía tres categorías para los productos de las llamadas 'finanzas sostenibles': la más alta, 'verde', para los productos que cumplan con los más altos estándares climáticos, la segunda, 'habilitante', y una tercera, 'transición' o 'transitoria'. Significa que los inversores podrán saber cuánto de verde es el producto o el fondo en el que quieren invertir. En estas dos segundas categorías se enmarcan inversiones que son contaminantes, pero que van destinadas a potenciar la transición ecológica y la reducción de emisiones.

El objetivo final es marcar cuáles son las reglas y los estándares que deberán cumplir las entidades financieras cuando emitan un producto que califiquen de 'verde', entre otras cosas para evitar el llamado 'greenwashing', utilizar el medioambiente y la lucha contra el cambio climático como un elemento de 'marketing'. Hoy por hoy, no existen normas que establezcan si un producto financiero es o no verde, y cuál es el nivel ecológico que tiene en realidad.

“Tras otra ronda de ocho horas de negociaciones, tenemos un compromiso sobre taxonomía con la presidencia finlandesa [que ostenta la presidencia rotatoria del Consejo]”, escribía en Twitter Pascal Canfin, presidente de la comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo. “Hemos creado la nueva gramática para 'ecologizar' el mercado financiero”, ha celebrado el eurodiputado francés. “Hemos traído claridad al mercado de qué significan las finanzas verdes y qué pueden ser”, ha dicho por su parte el eurodiputado verde Bas Eickhout.

La taxonomía, como se clasifica este acuerdo, consiste, en realidad, en distintos 'etiquetados' que clasifican los productos dependiendo de en qué nivel de respeto al medio ambiente se encuentran. “Lo que realmente necesitamos, es llegar a un acuerdo sobre la clasificación de la UE de actividades económicas verdes”, lo definía el vicepresidente económico de la Comisión, Valdis Dombrovskis, en una entrevista el pasado 7 de noviembre.

“Se necesitarán inversiones masivas para transitar hacia una economía neutral. La emergencia climática no nos deja otra opción que actuar ahora”, ha señalado Dombrosvkis, que ha celebrado que “esta ‘lista verde’ europea ayudará a liberar miles de millones de euros necesarios para hacer de Europa el primer continente climáticamente neutral en 2050”.

El acuerdo, alcanzado este jueves en un 'trílogo', reuniones a tres bandas entre la Comisión Europea, que es el Ejecutivo comunitario, el Consejo, que representa a los Estados miembros, y el Parlamento Europeo, llega solo unos días antes de que Bruselas anuncie los detalles del Pacto Verde Europeo, con el que pretende facilitar el objetivo de lograr la neutralidad climática del continente en 2050. Aunque parecía que iba a ser complicado cerrar el acuerdo antes de finales de año, la entrada de la nueva Comisión Europea y el marco de la cumbre del clima que se celebra en Madrid han dado un impulso a las negociaciones.

El vicepresidente económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, lo calificó como la “pieza legislativa más importante”

Con esta nueva norma, la UE se convierte en la primera jurisdicción en legislar sobre finanzas verdes y sostenibles, y, más importante, definir los estándares ambientales, climáticos y energéticos de los distintos productos que se ofrezcan como 'verdes'. El trabajo sobre esta nueva legislación comenzó a acelerarse en octubre, con un aumento de las actividades a lo largo de noviembre, cuando Dombrovskis lo calificó como la “pieza legislativa más importante”.

Uno de los asuntos más espinosos de la negociación, y que de hecho quedará fuera de clasificación por el momento, era dónde situar la energía nuclear y el gas natural. Francia prefería que nadie tocara el sector nuclear, donde el país tiene grandes intereses, y amenazaba con complicar todavía más un posible acuerdo. Alemania tenía el mismo problema con el gas. Después de que la reunión de este miércoles se extendiera hasta las cuatro de la mañana del jueves, los negociadores se sentaron solo cuatro horas después con la intención de no volver a levantarse hasta que tuvieran un acuerdo. Ahora solo quedan los últimos flecos para que el acuerdo sea ya definitivo la próxima semana.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios