El currículo de la futura presidenta del BCE

La herencia de Lagarde al FMI: un préstamo histórico a Argentina del que queda el 23%

La exministra francesa dejará en 20 días el asiento en el FMI y a sus espaldas quedará el mayor préstamo de la historia del fondo, que este difícilmente podrá recuperar

Foto: La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, con la camiseta del River Plate. (EFE)
La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, con la camiseta del River Plate. (EFE)

“Los primeros dos años del Gobierno de Macri [presidente de Argentina] han sido asombrosos; y esto lo digo como exministra de Finanzas de Francia y como actual directora gerente del FMI. Porque en estos años, las autoridades económicas han logrado tanto en términos de política monetaria, de la reorganización del gasto público para hacerlo más eficiente, de reducir la presión impositiva, adoptar las reformas que permiten la libre competencia y alentar el desarrollo de talentos. Todo es muy impresionante”.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, pronunció estas palabras en una entrevista concedida al diario ‘La Nación’ en marzo de 2018 durante la cumbre del G-20 en Buenos Aires. Dos meses después, Macri solicitó un préstamo de urgencia al FMI para evitar la bancarrota.

Al margen de lo acertado o equivocado de la afirmación de Lagarde, lo que es cierto es que la directora gerente abandonará el FMI en apenas 20 días y dejará a sus espaldas el mayor préstamo de la historia del fondo que este difícilmente podrá recuperar. Un buen agujero hecho por quien será la máxima mandataria del Banco Central Europeo a partir de noviembre.

La prensa argentina ha publicado infinidad de artículos en los que reconocía el papel de Lagarde como impulsora del préstamo, que asciende ya por encima de los 44.000 millones de dólares (y sigue subiendo). “Macri y Lagarde cultivaron una relación llena de elogios y reuniones que, al menos ante los ojos del público, se desarrollaron en un tono amable y optimista”, escribió ‘La Nación’ tras conocerse que Lagarde abandonaría el FMI.

Los primeros dos años del Gobierno de Macri han sido asombrosos, todo es muy impresionante

De esta forma, Lagarde se irá con un importante agujero en las cuentas del FMI. Los 44.500 millones que ha prestado a Argentina hasta la fecha suponen el mayor préstamo en la historia de la entidad. Una ayuda que llegó como consecuencia de los errores de las políticas económicas del presidente que provocaron la expulsión del país de los mercados y el desplome de su divisa.

La gran duda ahora es si este préstamo servirá para evitar el colapso económico de Argentina y si el FMI podrá recuperar su inversión en algún momento. De los 57.000 millones de dólares que han entrado en el Banco Central de la República Argentina (BCRA), apenas queda el 23%. El resto, más de 34.000 millones de dólares, ya se ha evaporado como consecuencia de la huida de capitales del país.

[La bomba de relojería italiana: tiene que financiar 174.000 millones]

Solo en las últimas cinco sesiones han salido 6.150 millones de dólares, equivalentes a casi el 10% de las reservas que quedaban al inicio de la semana pasada. Esta salida de reservas es consecuencia de la salida de inversores, que aprovechan para cambiar sus pesos por dólares en el banco central ante la amenaza de que pueda volver el cepo cambiario.

A pesar de todos los préstamos del FMI y de inversores y bancos privados, Macri no ha conseguido mantener el precio de la divisa en los mercados internacionales. El peso se ha hundido más de un 82% desde que levantó el cepo cambiario con las consecuencias que tiene tal desplome para la inflación en el país y para la descapitalización interna.

Macri está estudiando nuevos estímulos fiscales para recuperar la popularidad que ha perdido en los últimos años y así tratar de evitar una derrota segura en las próximas elecciones. El presidente argentino, que no quiso atajar el déficit público del país, está dispuesto a elevarlo todavía más antes de que acabe el año con intereses únicamente electoralistas.

Mientras tanto, la preocupación de Lagarde es su aterrizaje en el BCE, y el FMI está pendiente de su relevo. Gerry Rice, portavoz del FMI, aseguró el martes que enviará “pronto” un equipo técnico a Buenos Aires y que están siguiendo “de cerca” la evolución del país. Tanto política como económica.

Sin embargo, lo que no está claro es que el FMI vaya a supervisar las políticas fiscales de Argentina durante las próximas semanas. Aunque, dado el deterioro de la situación económica del país, es probable que las medidas lleguen tarde. El pasado mes de junio, cuando el FMI liberó otros 4.800 millones de euros (que ya se han evaporado), el director gerente en funciones, David Lipton, quiso “felicitar a las autoridades argentinas por sus esfuerzos continuos y la implementación firme de su programa de política económica”.

Sin embargo, los estímulos fiscales electoralistas no forman parte de la planificación de la política económica que tenía Macri. Al menos no de la que comunicó al FMI. ¿Significa esto que se complica el repago del préstamo? ¿Quién asumirá las responsabilidades? ¿La nueva responsable del BCE?

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios