XXXV REUNIÓN DEL CÍRCULO DE ECONOMÍA

Calviño afirma que las pensiones no peligran y España comienza este año a reducir deuda

La ministra de Economía en funciones recordó que la crisis ha dañado el tejido social y la confianza en las instituciones y enumeró los grandes retos internacionales a los que nos enfrentamos

Foto: La ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño (i), y el presidente de CaixaBank, Jordi Gual. (EFE)
La ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño (i), y el presidente de CaixaBank, Jordi Gual. (EFE)

España tendrá, durante el ejercicio del 2019, un "superávit primario, que es el primer paso para comenzar a reducir deuda pública de forma significativa y que permita seguir teniendo un crecimiento y una tasa de creación de empleo aceptables". Así lo expresó Nadia Calviño, ministra de Economía y Empresa, durante la XXXV reunión del Círculo de Economía, que se celebra desde este jueves en la localidad barcelonesa de Sitges.

Calviño recordó que la crisis ha dañado el tejido social y la confianza en las instituciones y enumeró los grandes retos internacionales a que nos enfrentamos: desde el cambio tecnológico hasta el climático pasando por la necesidad de eliminar las desigualdades. Pero a pesar del contexto de incertidumbres, con una tensión comercial internacional en aumento o un incierto desenlace del Brexit, subrayó que "España capea mejor la situación que otros países gracias al dinamismo de la demanda interna y a que el empleo crece, en términos interanuales, al 3%". Además, el año pasado España creció un 2,6% y este año no bajará del 2%. Las perspectivas, pues, son muy buenas.

Por eso, añadió, es el momento de "desplegar políticas económicas progresistas, justas y sostenibles". Pero no quiso comentar la oferta de pacto de Gobierno que horas antes había hecho, en el mismo escenario, el líder de Podemos, Pablo Iglesias. El líder 'morado' había planteado medidas como la derogación de la reforma laboral, un SMI de 1.200 euros, una renta vital mínima de 600 euros, la subida de impuestos a las rentas más altas, creación de nuevos impuestos y bajada del Impuesto de Sociedades a las pymes. "Comprenderán que una ministra en funciones no puede pronunciarse sobre este tema, que compete al presidente del Gobierno y al PSOE", señaló con ironía.

Negó la ministra que el sistema de pensiones esté en crisis, subrayando que "es una de las joyas de la corona del estado del bienestar". Reconoció, no obstante, que "se ha de adaptar a las realidades económicas, sociales y demográficas de la sociedad actual. Pero es necesario un muy amplio consenso social y político para ello. Debemos trabajar para poder tener unas pensiones dignas hoy, pero que también las tengan nuestros hijos y nuestros nietos".

Esa planificación de las pensiones ha de hacerse, subrayó, "en el marco del Pacto de Toledo. Espero que cuando el nuevo Gobierno se forme, se convoque de nuevo ese Pacto para definir en él el futuro y garantizar esas pensiones dignas". En estos momentos, afirmó Calviño, "estamos defendiendo el tipo de sociedad que queremos para el futuro".

Poco margen para reducir gasto

Subrayó, asimismo, que el 60% del gasto público en España es gasto social: se va para pensiones, sanidad y políticas sociales. "Y los organismos internacionales nos dicen que nuestro país tiene poco margen para reducir el gasto público sin que se resienta el Estado del bienestar", añadió. También puso de manifiesto que el gasto se sitúa en el 41% del PIB, muy por debajo de la UE. En cambio, la presión fiscal sobre el total de la riqueza si sitúa en el 39%, seis puntos menos que el 45% de la Unión.

La ministra alertó también del riesgo que supone el auge de los populismos en Europa, "que pueden poner en peligro las democracias". Ese es uno de los dos grandes retos que tienen en estos momentos todos los países. El otro gran reto son "las incertidumbres económicas del mundo global". Esas dos circunstancias marcan el camino a seguir. "Este escenario nos exige crear fórmulas alternativas. Nos exige hablar, entendernos y llegar a acuerdos".

Resaltó también el hecho de que se ha de trabajar para consolidar a la Unión Europea "como primera potencia mundial" y en ese contexto dejó caer que "el resultado de las elecciones europeas ha sido clave: tenemos el mandato de hacer una Europa más fuerte, más solidaria, y avanzar en la defensa de los derechos fundamentales y el respeto a las minorías. Por ello, debemos aprovechar la fuerza de España para contribuir a la toma de decisiones".

Sin embargo, realizó algunas reflexiones sobre el futuro comunitario: apostó por acelerar en lo posible la consolidación del espacio de la UE, reforzando los mecanismos de seguridad en todos los frentes y alertó de que ya hay un terreno intergubernamental que dificulta que los países puedan ir enteramente por libre.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios