REUNIÓN DEL CÍRCULO DE ECONOMÍA

Pablo Iglesias se lo da mascado a Sánchez: quiere estar en el Consejo de Ministros

El líder 'morado' valoró que "la mejor garantía de que el programa se cumple es estar en un Consejo de Ministros. Lo mejor es plantearlo todo y por eso hay que negociar los equipos"

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, lanzó este viernes su enésima ofensiva para formar un Gobierno de coalición con Pedro Sánchez. Lo hizo en el marco de un discurso en la XXXV reunión del Círculo de Economía que se celebra en Sitges (Barcelona). "La nota del CIS de este jueves denota una cosa muy clara: la mayoría de ciudadanos prefieren un gobierno de coalición progresista entre el PSOE y nosotros", afirmó el dirigente 'morado'. Y luego, terció: "Aspiramos a formar parte de un gobierno que se convierta en un referente en Europa y contrarreste las noticias que llegan desde Italia". Y eso significa una entrega total: "Será preciso establecer alianzas progresistas en todos los niveles de la Administración. Y eso exige un Gobierno de coalición coherente basado en una mayoría parlamentaria sólida y coherente".

Pablo Iglesias se lo da mascado a Sánchez: quiere estar en el Consejo de Ministros

Iglesias se lo dio ya todo mascado a Pedro Sánchez. Afirmó que "lo de los Ministerios que pueda tener Podemos es lo de menos", aunque valoró que "la mejor garantía de que el programa se cumple es estar en un Consejo de Ministros. Lo mejor es plantearlo todo y por eso hay que negociar los equipos y cómo se complementa el programa".

Lanzó, sin embargo, una advertencia: "Nuestros socios socialistas han tardado poco en proponer acuerdos con Ciudadanos, pero hay que ser coherentes. Y hay que mantener la coherencia en política o si no sería una falta de respeto a los electores. Por eso, traigo las propuestas de Gobierno que hemos mantenido en campaña, porque creemos que son buenas para España". Aviso a navegantes, de nuevo. Ya en el turno de preguntas, volvió a insistir el dirigente 'podemita': "Tengo entendido que han intentado buscar alianzas con Ciudadanos. Pero los electores apuestan por un entendimiento de fuerzas progresistas y vamos a trabajar en esa dirección. Sus electores [del PSOE] están muy lejos de ahí. Tiene que haber una cierta coherencia programática. Es poco entendible presentarte con un programa progresista y defender luego acuerdos con quien no tiene un programa progresista, sino todo lo contrario".

Apeló el líder de Podemos a que "por primera vez, en mucho tiempo podríamos tener por delante varios años de tranquilidad, sin elecciones, que daría el reposo suficiente para abordar muchas de las reformas que España necesita". Y quiso plantearlas "desde un Gobierno estable y con estrategia de país".

Las reformas estructurales

A partir de ahí, sentó las bases de lo que sería la aportación 'morada' al Gobierno de Pedro Sánchez. En primer lugar, abordar las "reformas estructurales, es decir, las reformas del mercado de trabajo". Unas reformas de corte "progresista" avaladas, afirmó, por los resultados electorales, que "han configurado un nuevo tablero político que arroja una clara mayoría parlamentaria de fuerzas progresistas que nos presentamos a las elecciones". Subrayó, en este sentido, que los comicios del 28-A supusieron "el fin del bipartidismo y de los gobiernos monocolores".

"¿Qué les ofrecemos a Pedro Sánchez?", se preguntó. Y desgranó, por bloques, sus propuestas. El primer eje es poner en marcha inversiones estratégicas (inversiones verdes e inversiones moradas) que nos prepare para una posible desaceleración económica. España tiene una tasa de paro que es el doble de la UE. Eso requiere repensar las prioridades de la política fiscal y desterrar las políticas de austeridad fiscal. Dejemos de obsesionarnos con seguir reduciendo el déficit público. La deuda pública se reabsorberá si evitamos la desaceleración y apuntalamos el crecimiento. Si volvemos a impulsar recortes en el gasto, no haremos sino acelerar los problemas".

Detalló a continuación que las "inversiones verdes" que propone son para frenar el cambio climático e impulsar la transición ecológica. En ese sentido, puso sobre el tapete que el 100% del consumo de la energía sea satisfecho con renovables en 2040 y que el 100% de los coches en circulación en ese año sean eléctricos. Además, el horizonte verde necesitará un plan de rehabilitación de edificios para la eficiencia energética, un plan nacional de energías renovables y un plan de movilidad sostenible.

Las inversiones 'moradas' son para "avanzar en igualdad de género, reducir la brecha salarial y elevar la tasa de empleo". También propone la creación del Centro Nacional de Robótica Aplicada o el aumento del presupuesto de ciencia e I+D+i "al 2% hasta llegar al 3% a final de la legislatura".

Derogar la reforma laboral

La propuesta estrella es, no obstante, derogar la reforma laboral del 2012. "No se han solucionado los problemas de temporalidad y de precariedad, tan y como reconoce el Banco de España en su último informe. Al contrario: se han agravado. Por tanto, Podemos quiere una revolución en esta área y desarrollar una nueva legislación que estabilice realmente el empleo y permita un crecimiento salarial acorde con la productividad de las empresas". Así, la temporalidad quedaría limitada a un máximo de seis meses. Pero, además, propugna la subida del SMI al 60% del salario medio del país hasta situarlo en 1.200 euros al final de la legislatura, establecer una cuantía mínima de percepción de ingresos de 600 euros al mes y reducir la jornada laboral a 34 horas semanales.

En materia fiscal, Iglesias prometió la bajada del Impuesto de Sociedades del 25 al 23% para pymes que facturen menos de un millón anual, así como las subidas del IRPF para rentas superiores a 100.000 euros anuales, un impuesto a la banca con un recargo del 10% en el Impuesto de Sociedades, un impuesto digital a grandes empresas tecnológicas, la creación de un Impuesto de Transacciones Financieras, la reducción del IVA a productos de primera necesidad o un nuevo Impuesto a las Grandes Fortunas, que afectaría a patrimonios superiores a un millón de euros de forma progresiva.

Sobre el conflicto catalán, Pablo Iglesias mantuvo el posicionamiento tradicional de su formación. "La judicialización de un conflicto político no ayuda a su solución. La excepcionalidad contribuye a que la imagen de España en el exterior no sea buena. Hay resoluciones de tribunales extranjeros que no nos dejan bien. Los políticos no podemos dejar la solución de problemas políticos en manos de los jueces. A partir de aquí, nuestra posición es la de siempre: no queremos que Cataluña se vaya de España y no estamos de acuerdo con las opciones independentistas, que han sido irresponsables a la hora de decir ciertas cosas a la ciudadanía. Pero un estadista no puede ignorar la opinión de muchos ciudadanos y la diversidad política del país. Hay que hablar con todos, aunque piensen diferente".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
70 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios