Algunos miembros piden rondas de liquidez

El BCE abre la puerta a nuevos estímulos por la "mayor debilidad" de la economía

La entidad mantiene los tipos de interés en mínimos y ha comenzado a valorar la posibilidad de recuperar las rondas de liquidez a la banca. La incertidumbre podría lastrar más el crecimiento

Foto: El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi (Reuters)
El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi (Reuters)

El Banco Central Europeo (BCE) ha tenido que enfrentarse a la desaceleración económica mucho antes de lo que pensaba. Sus previsiones apuntaban a un año 2019 de ligera ralentización pero con una gran fortaleza del mercado laboral y de la actividad. Sin embargo, los indicadores 'macro' conocidos en las últimas semanas han sido "más débiles de lo esperado", ha reconocido el presidente de la entidad, Mario Draghi, lo que ha resucitado el debate sobre el aumento de los estímulos monetarios para contrarrestar la desaceleración.

Draghi ha reconocido que "el momentum de corto plazo es más débil de lo que esperábamos", y ha advertido de que la incertidumbre actual afectará al crecimiento si se mantiene en el tiempo. Con esta previsión económica, la entidad ha optado por abrir la puerta a nuevos estímulos. "El Consejo de Gobierno está dispuesto a actuar con todos los instrumentos para sostener las previsiones de inflación a medio plazo cerca pero por debajo del 2%", ha señalado Draghi, quien ha reconocido que "diversos miembros del Consejo de Gobierno han planteado la opción de los TLTRO". Estos programas son inyecciones de liquidez a la banca condicionadas a que aumenten su cartera de préstamos a la economía real.

Aunque "ha habido unanimidad sobre el momento económico más débil", la entidad todavía no ha comenzado a discutir cuáles serían los estímulos idóneos si el crecimiento y la inflación se ralentizan. Cualquier medida no vendrá antes de la próxima reunión de la entidad, que se celebrará el próximo mes de marzo. En ese momento, el BCE actualizará sus previsiones de crecimiento e inflación y ahí podría optar por recuperar su política de estímulos.

Diversos miembros del Consejo de Gobierno han planteado la opción de los TLTRO

Los diferentes miembros del Consejo de Gobierno han coincidido en que el problema actual es la "persistencia de la incertidumbre" que amenaza con debilitar todavía más el crecimiento. Hay varios factores que han provocado esta incertidumbre. Los principales son las dudas del contexto geopolítico, la guerra comercial, la debilidad de los países emergentes y el Brexit. Además, algunos países están atravesando problemas específicos, como la crisis de la transición del diésel en Alemania o la política presupuestaria en Italia.

Sin embargo, Draghi ha explicado que también hay noticias positivas que hacen que la entidad mantenga la confianza sobre la recuperación. La fortaleza del mercado laboral, las condiciones acomodaticias del mercado crediticio y la caída de los precios de la energía ayudan a mantener el dinamismo de la economía europea, ha señalado el presidente del eurobanco. "Los estímulos monetarios siguen siendo imprescindibles", ha señalado Draghi, quien también ha pedido un esfuerzo a los políticos para que acompañen la recuperación con medidas estructurales que aumenten la productividad y reduzcan la deuda pública.

El mensaje de Draghi ha tenido un efecto inmediato en los mercados. Los inversores han reaccionado a la posibilidad de nuevos estímulos con una caída del euro del 0,5% hasta el entorno de los 1,132 dólares. Los tipos de interés en el mercado también se han relajado tras las palabras del presidente del BCE. Por ejemplo, la rentabilidad exigida al bono español a 10 años ha caído por debajo del 1,3% por primera vez desde el pasado mes de julio.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios