Los ingresos patrimoniales caen a 228 millones

La rentabilidad de la hucha de la Seguridad Social se hunde a mínimos históricos

El Fondo de Reserva no solo era una hucha para el futuro, también era una fuente de ingresos para el Sistema gracias a los intereses que generaba

Foto: La ministra de Trabajo y Seguridad Social, Magdalena Valerio. (EFE)
La ministra de Trabajo y Seguridad Social, Magdalena Valerio. (EFE)

En el año 2011 el Fondo de Reserva de la Seguridad Social llegó a acumular casi 67.000 millones de euros. Una hucha suculenta para financiar las pensiones del futuro que se ha evaporado por la crisis y por la inacción de los políticos. Estos ahorros no solo eran una garantía para el futuro, también suponían una gran fuente de ingresos para la Seguridad Social.

El dinero se invertía principalmente en bonos y letras del Tesoro, de modo que generaban un retorno elevado a lo largo del año. En ese ejercicio, el de 2011, la Seguridad Social logró unos ingresos patrimoniales (la mayor parte procedentes de la hucha) de 3.062 millones de euros y al año siguiente, en 2012, alcanzó los 3.311 millones. El máximo histórico. Desde entonces, no ha dejado de caer.

A medida que el Gobierno 'tiraba' de los ahorros para cubrir el déficit de la Seguridad Social, la rentabilidad de la hucha se iba deteriorando. Actualmente, apenas quedan 8.095 millones de euros en el Fondo de Reserva, de modo que los intereses que genera se han desplomado. El Presupuesto de la Seguridad Social refleja que los beneficios generados por la hucha serán de apenas 228 millones de euros. Esto significa que, en solo seis años, sus ingresos patrimoniales se habrán desplomado un 93%.

[20 años de la hucha de las pensiones]

El hundimiento de los ingresos patrimoniales de la Seguridad Social ha sido tan rápido que es necesario volver a 1999 para ver un ejercicio peor. Tiene sentido que así sea, ya que en el año 2000 fue cuando se realizó la primera dotación al Fondo de Reserva. Hasta entonces, los ingresos patrimoniales de la Seguridad Social eran mínimos y no procedían de la hucha de las pensiones. Al inicio del año 2000, el Gobierno de José María Aznar invirtió los 604 millones de euros del superávit de la Seguridad Social del año anterior.

Desde entonces, los ingresos patrimoniales de la Seguridad Social han sido siempre superiores a los 228 millones previstos para este año. En total, la hucha de las pensiones ha generado más de 29.000 millones de beneficio gracias a los intereses producidos. Ahora que ya está agotada, la Seguridad Social ha perdido una fuente de ingresos muy atractiva.

La hucha de las pensiones ha generado más de 29.000 millones de ingresos a la Seguridad Social gracias a los intereses producidos

Los problemas para el Sistema se acumulan en el último año. No solo el Fondo de Reserva está casi agotado, además la rentabilidad de las inversiones es mínima porque los tipos de interés están en mínimos. Si hay menos inversión y el retorno se hunde, el resultado es que la hucha ya casi no genera recursos para la Seguridad Social.

Las transferencias del Estado

Los ingresos de la Seguridad Social por los intereses del Fondo de Reserva no son, ni más ni menos, que una transferencia del Estado a la Seguridad Social. ¿Cómo es posible? En realidad, es sencillo: la hucha se invierte en deuda del Tesoro, por lo que los intereses que consigue proceden de los Presupuestos Generales del Estado. Esto significa que el hundimiento de los ingresos patrimoniales de la Seguridad Social es solo un recorte en la financiación de la Seguridad Social desde la Administración Central. De modo que es importante tener en cuenta que, en términos de déficit y deuda para el conjunto de las administraciones públicas, el resultado es neutro.

Eso sí, los subsectores de las administraciones públicas tienen sus propios presupuestos y su propio balance financiero, de modo que para la Seguridad Social es importante esta caída de los recursos. El Gobierno de Mariano Rajoy quiso compensar la pérdida de esta transferencia indirecta del Estado a la Seguridad Social con un aumento de la financiación directa, y así viene recogido en los Presupuestos Generales del Estado.

Las transferencias corrientes a la Seguridad Social (la mayoría procedentes del Estado) superarán este año los 14.900 millones de euros. Un incremento del 13,8% respecto al año anterior, esto es, 1.800 millones más. Este es el capítulo de ingresos de la Seguridad Social que más rápido crecerá este año. Es la mejor fórmula que encontró el anterior Gobierno de incrementar la financiación de la Seguridad Social y compensar la caída de los ingresos de la hucha de las pensiones.

Estos 1.800 millones se destinarán, en gran medida, a financiar la subida de las pensiones incluida en los Presupuestos Generales del Estado. Esta fue la fórmula que eligió el Ejecutivo de Rajoy para evitar que fuese la Seguridad Social quien pagase el coste del acuerdo PP-PNV para la aprobación de los PGE.

[La Seguridad Social se endeuda]

La segunda vía de financiación del Estado a la Seguridad Social es la condonación de los intereses de la deuda. El Tesoro prestó 10.200 millones el año pasado para el abono de las pensiones y este año, otros 10.200 millones. Estos dos créditos no devengan intereses, de modo que la Seguridad Social se ahorra ‘financiar’ al Estado, cosa que no ocurrió a la inversa cuando la Seguridad Social compraba deuda del Tesoro.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios