Evita cargar la factura sobre la Seguridad social

El Gobierno pagará la subida de las pensiones más bajas con impuestos

Negociará la subida concreta con sus 'socios de presupuestos', pero la pagará con los Presupuestos. La mejora de la recaudación gracias al crecimiento evitará subir los impuestos

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante el debate de las pensiones. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante el debate de las pensiones. (EFE)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció la semana pasada su intención de subir las pensiones mínimas y las de viudedad para ayudar a los jubilados con menores rentas. Aunque la cuantía exacta dependerá de la negociación con los 'socios de presupuestos', el Ejecutivo pretende 'cargar la cuenta' sobre los impuestos. De esta forma evitará exigir un nuevo esfuerzo a la Seguridad Social, que ya soporta un déficit de más de 18.000 millones de euros.

La mayor parte de la subida será una mejora en los complementos a mínimos, que salen cada año de los Presupuestos Generales del Estado. Esto es, se financian con la solidaridad de todos los españoles, ya que los beneficiarios no contribuyeron durante su vida laboral, o al menos no lo suficiente como para recibir una pensión contributiva. De este modo, el dinero saldrá de los impuestos y no de las cotizaciones a la Seguridad Social.

El Gobierno prepara una mejora del cuadro macroeconómico que acompañe a los PGE, lo que permitirá elevar la previsión de ingresos del Estado. A falta de cerrar todas las décimas, el Ejecutivo considera que será posible financiar este incremento del gasto en pensiones con el aumento de la recaudación derivado del crecimiento económico, de modo que no sería necesario elevar los impuestos.

[Rajoy fracasa al calmar a los pensionistas]

Además, el ejecutivo pretende rebajar también el IRPF a los mayores, lo que supondría otra ayuda fiscal a los jubilados sin necesidad de cargar el gasto sobre la Seguridad Social, ya que recaerá sobre el Presupuesto de beneficios fiscales. El vicesecretario de Política Social y Sectorial del PP, Javier Maroto, ha avanzado que la intención del Gobierno es eximir del pago de este impuesto a los pensionistas cuyas rentas anuales no superan los 17.000 euros. De esta forma se elevaría el mínimo exento que actualmente está en 12.000 euros.

La intención del Ejecutivo es seguir profundizando en la separación de fuentes para descargar de gastos a la Seguridad Social y así destinar la recaudación por cotizaciones a pagar las pensiones contributivas. Con esta estrategia, el Gobierno podrá ayudar a los pensionistas que más lo necesitan sin afectar a las cuentas de la Seguridad Social. De lo contrario, si la subida se hubiese hecho con el IPC, como exigía una parte de la oposición, la mayor parte del gasto hubiese recaído sobre las cotizaciones y no sobre los impuestos.

El Gobierno cree que podrá financiar la subida de las pensiones con el aumento de la recaudación derivado del crecimiento económico

El Sistema de la Seguridad Social cerró el año 2017 con un déficit de 18.800 millones de euros, según avanzó la ministra de Empleo, Fátima Báñez. Eso significa que será necesario realizar un gran esfuerzo para equilibrar las cuentas. El Gobierno confía en que el Pacto de Toledo pueda cerrar sus recomendaciones a lo largo de la primavera para profundizar en la separación de fuentes. Esto significaría pasar algunos gastos de la Seguridad Social al Presupuesto. El incentivo para hacerlo es importante, ya que si se reduce el desequilibrio de las cuentas del Sistema, la fórmula del cálculo del índice de revalorización de las pensiones (IRP) permitirá una subida de las prestaciones superior al 0,25% actual.

Un nuevo escenario presupuestario

El Gobierno aprobará el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado el próximo día 27 en un Consejo de Ministros extraordinario. Su intención es que a lo largo de la primavera pueda contar con los apoyos parlamentarios para aprobar las cuentas antes del próximo mes de junio. La mayor parte de las partidas ya estaban cerradas en septiembre, por lo que se mantienen sin cambios. Sin embargo, hay algunas partidas de gasto nuevas fruto de las exigencias de los 'socios de presupuestos' del PP y de la actualidad mediática. El mejor ejemplo es esta subida de las pensiones mínimas y las de viudedad.

El Ejecutivo argumentará este incremento de los gastos sin nuevos impuestos en el buen ritmo de la economía y la recaudación. Nadie se esperaba hace seis meses que España comenzase el año con la inercia que lo ha hecho. Los analistas no descartan que se esté produciendo una pequeña aceleración de la actividad respecto al último trimestre de 2017. El panel de expertos de Funcas actualizó el lunes su estimación de crecimiento, elevándola hasta el 2,7%. En las últimas semanas, casi todas las casas de análisis han mejorado la previsión del PIB, de modo que solo falta por hacerlo el Gobierno.

El Ministerio de Economía está ultimando su mejora del cuadro macroeconómico para adaptarlo al escenario actual de crecimiento

El Ministerio de Economía está ultimando su actualización del cuadro macroeconómico para adaptarlo al escenario actual. Cuando lo publicó por última vez, en octubre, el desafío independentista catalán se encontraba en su apogeo y decidió rebajar la previsión del PIB hasta el 2,3%. Actualmente nadie piensa que el país vaya a crecer tan poco, por lo que el Gobierno subirá en unas décimas su previsión, lo que significará nuevos ingresos tributarios y más empleo, lo que redundará en las cotizaciones a la Seguridad Social.

[La próxima recesión llegará antes de 2020: ¿cómo y por qué ocurrirá?]

Además, España saldrá del Procedimiento de Déficit Excesivo con las cuentas para 2018 con lo que tendrá más margen presupuestario para elevar los gastos públicos. Dentro de esos gastos irá la subida de las pensiones mínimas y las de viudedad planteada por Rajoy. Sin embargo, las tensiones entre ingresos y gastos se mantendrán durante los próximos años, ya que la recuperación económica hace que muchos sectores de la sociedad pidan también una mejora. Los pensionistas están ocupando la actualidad mediática, pero los funcionarios también han conseguido una importante mejora del sueldo, los policías exigen prejubilaciones; los ayuntamientos, gastar su superávit; las empresas, rebajas de impuestos, etc. El '¿qué hay de lo mío?' vuelve con la salida de la crisis y será Montoro el encargado de gestionarlo.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
67 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios