economía pretende "desatascar" las discusiones

La receta española para el euro: "Realismo" sin eurobonos, ni presupuesto

España se ha decidido a poner sobre la mesa su contribución a la discusión: un papel en el que plantea su propia visión sobre cómo debe ser el futuro del euro

Foto: El ministro de Economía, Industria y Competitividad de España, Román Escolano. (EFE)
El ministro de Economía, Industria y Competitividad de España, Román Escolano. (EFE)

Quizás no lo sepa, pero si usted cobra en euros, junio es un mes clave para su futuro. Ni siquiera los amantes de la clásica estrategia de reducir las expectativas para evitar decepciones logran esconder que la cumbre de líderes europeos, que se celebrará el 23 y 24 de junio en Bruselas, es una cita clave. Tanto si se toman decisiones o, aún más, si no se toman, el encuentro marcará el camino que seguirá la moneda única en las próximas décadas.

La entrada en escena del europeísta Emmanuel Macron, con sus propuestas para reformar a fondo la eurozona, copa el panorama desde hace meses. Pero su paso por el pleno de la Eurocámara la semana pasada muestra que ha tomado nota de la frialdad con que Alemania recibe sus propósitos. El 'efecto En Marche' se desinfla y el margen para implementar reformas como la creación de un presupuesto para la eurozona se reduce.

Con este panorama, España se ha decidido a poner sobre la mesa su contribución a la discusión: un papel en el que plantea su propia visión sobre cómo debe ser el futuro del euro. “Realista”, dicen desde Economía, y “ambicioso”, aunque no incluye un calendario preciso para las propuestas -que quieren ver hechas realidad a “corto y medio plazo”-, ni números precisos.

Fiel a su espíritu europeísta, España apuesta por seguir adelante con la integración bancaria, fiscal, económica y con el despliegue de mecanismos conjuntos de gestión de crisis. Las propuestas, con las que Economía pretende contribuir a “desatascar” unas discusiones que se arriesgan a entrar en punto muerto, incluyen puntos ya conocidos, como la necesidad de poner en marcha el Sistema de Garantía de Depósitos Europeo Único (EDIS, por sus siglas en inglés).

La reticencia de Alemania y Holanda a exponerse a más riesgos de sus socios ha retrasado 'sine die' la puesta en marcha del tercer pilar de la Unión Bancaria. España considera que la estrategia actual de apostar por la mitigación de riesgos, para solo luego avanzar hacia una mutualización de los riesgos bancarios, "nos está llevando a este punto muerto”. Por ello, quiere dentro de el “escenario final” que se espera que los líderes pacten en junio, se incluya finalmente la creación del EDIS, aunque sea en etapas y dejando claro que cualquier transferencia será temporal, no permanente. “Aquí vamos a compartir todos riesgos”, añaden las fuentes.

Pero para tranquilizar a los reticentes, España plantea que solo aquellos países que hayan lidiado con los riegos bancarios anteriores a la puesta en marcha de la Unión Bancaria en 2013 puedan beneficiarse del EDIS. Una idea que, defiende el Gobierno, busca actuar como un “acelerador”. Recuerda que en la carrera de la adopción de la moneda única, la simple opción de quedarse fuera hizo que los países pisaran el acelerador para implementar las reformas necesarias. Lo que no se señala desde Economía es que esta marcha forzada también llevó a Grecia a trampear sus cuentas para cumplir con los criterios.

España también respalda el fortalecimiento del rol del fondo de rescate, el MEDE. Por una parte, apuesta por convertirlo en un proveedor de respaldo fiscal al EDIS -una vez se ponga en pie- y para el fondo de resolución bancaria, que junto a la Junta de Resolución Única forma el segundo pilar de la Unión Bancaria. Por otra, cree que debe mantener su rol de red de “último recurso” en el caso de que el resto de cortafuegos sean insuficientes ante una crisis especialmente dura y sea necesario volver a rescatar algún país. Eso sí, por el momento España considera que no es necesario aumentar su capacidad de endeudamiento, ya que los 500.000 millones actuales resultaron suficientes durante la crisis del euro.

Otras novedades es la declaración de la zona del euro como una jurisdicción única, así como la reforma del mecanismo de control de los desequilibrios macroeconómicos con el que cuenta Bruselas, con el objetivo de poner el acento en los potenciales riesgos. “Mirar al futuro, no al pasado”, plantea Economía. Dos ideas que son, a la vez, dos premoniciones para una apuesta que promete encontrar resistencia en otros socios: la integración fiscal. Aquí, el nuevo ministro de Economía, Román Escolano, deja clara su impronta en la que es la primera gran iniciativa económica que presenta desde que asumió la cartera de manos de Luis de Guindos.

Una de las propuestas estrella del documento tiene como protagonista a la institución de la que era vicepresidente hasta el pasado marzo, el Banco Europeo de Inversiones (BEI). Se trata de crear un fondo de garantía que respalde el BEI, con el objetivo de que respalde la inversión pública y privada durante periodos de crisis con un marcado carácter contracíclico. España plantea que los Estados miembros lo respalden poniendo en marcha sus propios fondos de garantía o aumentando su contribución al BEI. En paralelo, plantea un mecanismo común de aseguramiento de la política fiscal, con transferencias puntuales para reforzar a aquellos países que ejecuten una serie de reformas estructurales y respeten las normas fiscales.

Los grandes ausentes del documento español son los eurobonos, un reclamo constante de España y otros países como Italia desde el inicio de la crisis, pero bloqueada de manera tajante por Berlín y otros países ortodoxos. España deja también de lado la propuesta de Macron de crear un presupuesto 'ad hoc' para la zona del euro, una idea rechazada de plano por Alemania y Holanda, entre otros. Desde Economía insisten en que su propuesta ni descarta, ni sustituye a otras que llevan meses circulando. Su objetivo, aseguran, es elevar al debate político cuestiones que consideran clave para “romper” esta tendencia a caer en el olvido que amenaza a las grandes reformas del euro.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios