Cree que el rescate fue un "éxito"

El jefe de los 'hombres de negro' culpa a Zapatero de la crisis por ignorar sus alertas

El responsable de la misión en España explica que la Comisión Europea realizó varias advertencias sobre la "evolución económica no sostenible" que no fueron escuchadas por el Gobierno

Foto: El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y el exministro de Economía y Hacienda Pedro Solbes, en 2009. (EFE)
El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y el exministro de Economía y Hacienda Pedro Solbes, en 2009. (EFE)

La Comisión Europea realizó varias "advertencias" sobre los distintos riesgos económicos y financieros que estaba acumulando España durante la burbuja inmobiliaria, pero fueron ignoradas por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Así lo ha explicado el jefe de la misión en España, conocida como los 'hombres de negro' (BCE, Comisión Europea y FMI), en su comparecencia en la comisión de investigación de la crisis financiera en el Congreso de los Diputados. Servaas Deroose ha explicado que la Comisión Europea comunicó en varias ocasiones los "riesgos de la evolución económica no sostenible" y que el Gobierno tuvo "margen para haber dado a las advertencias un lugar más destacado". Sin embargo, el Ejecutivo no hizo nada por revertir esa tendencia, que llevó finalmente a España a vivir su mayor crisis en más de medio siglo.

Deroose ha lamentado que en ese momento los poderes de la Comisión Europea fuesen muy limitados, lo que impidió que pudiera intervenir en las decisiones económicas del Gobierno. "La Comisión Europea hizo todo lo que pudo", ha remarcado, "pero nuestro mandato era muy limitado". El principal problema de España fue la burbuja de crédito que se financió con deuda exterior, lo que situó al país en una posición insostenible. Cuando los tipos de interés empezaron a subir, la presión sobre la balanza por cuenta corriente se hizo insostenible.

Zapatero ha repetido en varias ocasiones que nadie le advirtió de los riesgos de la posición exterior de España y que el indicador que más le preocupaba era el del saldo presupuestario (en esos años, hubo superávit). Deroose ha desmontado este argumento al señalar que la Comisión Europea advirtió de estos riesgos, y no solo eso, también "preguntó a las autoridades por los problemas para contener los desafíos de la balanza por cuenta corriente y las presiones inflacionistas". Esto significa que, efectivamente, el Gobierno tenía el principal problema (causado por diversos factores) sobre la mesa y no adoptó ninguna medida para contenerlo a tiempo.

[Caruana culpa a los gestores de las cajas por su "gobernanza deficiente"]

Pero hubo más señales de alerta. "La Comisión Europea advirtió de que el superávit presupuestario se debía a los ingresos del sector inmobiliario" y que podría torcerse rápidamente "cuando dejara de haber este 'boom' de activos". Esto significa que el principal indicador del que presumía en esos años el Gobierno de Zapatero era solo un espejismo. Bruselas también solicitó en varias ocasiones que se alinearan los salarios con la productividad y no con la inflación, ya que España sufría importantes presiones inflacionistas que restaban competitividad al país. Si los salarios se indexan al IPC, el resultado es que se retroalimenta la subida de precios, que fue justo lo que ocurrió en España durante la burbuja. La Comisión también alertó sobre la dinámica peligrosa de la subida de precios y del crédito en el mercado de la vivienda.

Bruselas preguntó a España por los problemas para contener los desafíos de la balanza por cuenta corriente y las presiones inflacionistas

De este modo, Deroose depura las responsabilidades de Bruselas en la gestación de la crisis económica y vierte la culpa en la mala gestión del Gobierno. No solo eso, también ha criticado que el Ejecutivo no diera más poderes al Banco de España para mejorar su supervisión y tuviese mayor capacidad para imponer sanciones. España tuvo "importantes carencias de supervisión", ha denunciado Deroose, "las medidas para reforzar el marco prudencial fueron insuficientes".

[Linde admite que el rescate financiero pudo ser menor si se hubiese actuado en 2008]

España no tenía una estructura óptima para enfrentarse a una crisis financiera como la que vivió el país. "No había un marco para la resolución, no había un marco macroprudencial adecuado, el régimen de supervisión no estaba preparado, para no penalizar a los bancos viables no se permitió una recapitalización masiva interna", ha lamentado Deroose. Por último, las conexiones de los gobiernos autonómicos con las cajas de ahorros entorpecieron cualquier labor de supervisión, rescate y resolución, lo que terminó de cocinar el cóctel perfecto para el desarrollo de la burbuja inmobiliaria.

Deroose ha señalado también que el rescate financiero aprobado en 2012 fue un "éxito", ya que ha permitido al sector bancario español recuperarse rápidamente, volver a tener acceso a los mercados y financiar la economía. En su opinión, las entidades españolas son hoy "más solventes, rentables y resilientes". Además, ha valorado positivamente que de la línea de crédito de 100.000 millones que abrió la Comisión Europea para España, 'solo' se tuvieron que utilizar 41.300 millones de euros. "La economía española está de nuevo en pie y en mejor forma que hace cinco años", ha sentenciado.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
47 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios