EL ESTADO (SIN SEGURIDAD SOCIAL) TIENE UN SALDO DE 2.560 MILLONES

Montoro cierra septiembre con superávit primario por primera vez en la crisis

Consigue un saldo positivo del 0,22% del PIB antes del pago de los intereses. Con la factura financiera, el déficit alcanza el 1,46%, casi tres puntos por encima del objetivo para 2017

Foto: El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (Efe)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (Efe)

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, puede respirar tranquilo después de conocer los datos de ejecución presupuestaria del Estado al cierre del tercer trimestre del año. Contra todo pronósitco, Montoro ha conseguido mantener al Estado en superávit primario al cierre del tercer trimestre del año, según los datos de ejecución presupuestaria publicados por la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE).

El saldo primario se calcula excluyendo el pago de los intereses de la deuda, de modo que sirve para analizar el desfase entre intresos y gastos de la actividad ordinaria de las distintas Administraciones. En este caso, se trata del Estado, esto es, sin contar la Seguridad Social, las autonomías y las corporaciones locales. Este superávit primario fue del 0,22% del PIB y es la primera vez que España llega a septiembre en esta situación desde el año 2007. Todos los datos están en términos de contabilidad nacional, que es el indicador que utiliza Bruselas para seguir los datos del déficit.

En total, el saldo positivo alcanzó los 2.558 millones de euros, lo que contrasta con el déficit de 8.460 millones de euros que tenía el Estado hace justo un año. Montoro ha conseguido llegar a esta situación después de una ejecución presupuestaria muy estricta y el buen ritmo de los ingresos gracias al crecimiento de la actividad económica. Sin embargo, el pago de los intereses de la deuda es inevitable y, si se contabiliza esta factura, entonces se obtiene que el Estado sigue todavía en déficit. Hasta septiembre se han devengado casi 19.600 millones de euros en intereses, un 6,6% menos que en el ejercicio anterior gracias a la caída de los tipos producida por los estímulos del Banco Central Europeo. Esto hace que el déficit resultante al cierre de septiembre fuese de 17.000 millones de euros, un 42% menos que en el ejercicio anterior.

A pesar del esfuerzo para ajustar el desfase presupuestario, Montoro no conseguirá cumplir con el objetivo de déficit de la Administración Central este año (aunque cuenta con el superávit de los ayuntamientos para compensar su desfase). El déficit en septiembre alcanzó el 1,46% del PIB, por encima del objetivo para el conjunto del año, que es del 1,1%.

[Bruselas reclama al Gobierno el presupuesto de 2018]

Montoro ha conseguido recortar el gasto público en algo más de 6.000 millones de euros, lo que supone un descenso del 3,9% respecto al mismo periodo del año anterior. Un ajuste que se centra, en gran medida, en el menor gasto por desempleo por la caída del paro y las menores coberturas a desempleados. en concreto, las transferencias del Estado al Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe) han pasado de 2.920 millones en 2016 a 500 millones este ejercicio.

Por su parte, los ingresos siguieron creciendo aupados por la buena marcha de la economía y la recuperación de la inflación. En concreto, los recursos del Estado han crecido en algo más de 7.500 millones de euros respecto al mismo periodo del año anterior, lo que supone un avance del 5%. La principla partida, la recaudación tributaria, crece a un ritmo del 6,7%, lo que permite este ritmo elevado de los ingresos públicos.

Aceleran las cotizaciones

El buen ritmo del empleo en los últimos meses, confirmado por los datos de la EPA publicados la semana pasada, tiene su reflejo en el avance de los ingresos por cotizaciones de la Seguridad Social. La recaudación se situó a las puertas de los 81.400 millones de euros en los tres trimestres, el mejor dato desde el año 2006. El ritmo de los ingresos alcanzó el 5,16% interanual, lo que traducido en euros son 4.000 millones más que en el mismo periodo del año anterior.

Esta aceleración en las cotizaciónes permite casi duplicar el ritmo que había hace un año, cuando los ingresos crecían al 2,84%. Estos datos reflejan que, además de los nuevos cotizantes, también influye las revisiones (tímidas todavía) de salarios al alza en este ejercicio. La subida salarial pactada por convenio hasta septiembre fue del 1,4%, un incremento tímido todavía (inferior a la inflaicón), pero que anima las cotizaciones.

También los gastos siguieron subiendo, con nuevas pensiones y de mayor cuantía. El gasto total en pensiones ha crecido un 3,42% respecto al mismo periodo del año anterior, hasta el entorno de los 82.400 millones. De esta forma, pese a la recuperación de los ingresos, la Seguridad Social sigue en déficit con un desfase entre ingresos y gastos del 0,51% del PIB, mejorando el objetivo global del 1,4% que tiene todo el subsector de Fondos de la Seguridad Social para este ejercicio.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios