Reconoce "errores" del BdE en la supervisión

Linde admite que el rescate financiero pudo ser menor si se hubiese actuado en 2008

El gobernador reconoce que al inicio de la crisis el Gobierno de Zapatero intentó "minimizar a corto plazo el coste" de la crisis e ir "enfrentando los problemas según iban apareciendo"

Foto: Luis María Linde, gobernador del Banco de España, junto a la diputada Ana Oramas. (EFE)
Luis María Linde, gobernador del Banco de España, junto a la diputada Ana Oramas. (EFE)

En 2007 y 2008, cuando empieza a estallar la burbuja de las hipotecas 'subprime', el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no supo (o no quiso) comprender la profundidad de la crisis y prefirió asumir los problemas a medida que iban apareciendo. El resultado es por todos conocido, un rescate financiero que ha costado 60.600 millones de euros que ya no se van a recuperar. Sin embargo, el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha admitido que el coste para el contribuyente pudo incrementarse por la lentitud del Gobierno al afrontar los problemas. Aunque no ha querido realizar una declaración contundente, el gobernador ha puesto sobre la mesa esta posibilidad, y con argumentos elocuentes.

Cuando el sistema financiero mundial empezó a mostrar las primeras evidencias de la crisis, en el verano de 2007, el discurso en España era que el sistema financiero patrio era 'pata negra' y podría superar la "desaceleración" sin problemas. Linde reconoce que "hubo errores de apreciación en cuanto a cómo podrían corregirse los desequilibrios de la burbuja". En ese momento, el Gobierno "intentó minimizar a corto plazo el coste de la crisis bancaria", esto es, dar una 'patada hacia adelante' a los problemas. Lo que hizo fue asumir la realidad "mediante un enfoque gradual, enfrentando los problemas según iban apareciendo", explica Linde, lo que, en última instancia, "podría haber comprometido un mayor uso de recursos públicos".

Así lo ha explicado el gobernador en su intervención en la comisión del Congreso de los Diputados que estudia el coste de la crisis financiera para el contribuyente español. En su papel habitual de prudencia, Linde no ha querido dejar clara su postura, pero sí ha reconocido que se actuó con retraso e intentando una huida hacia adelante, confiando en una fortaleza que nunca tuvieron las entidades españolas. Linde cree que las autoridades debieron haber actuado en 2007 o 2008 con "un enfoque más enérgico", lo que hubiese servido para recapitalizar al sector y así soportar la crisis con mayor fortaleza. A partir de 2009, aunque se intentó hacer, "ya no había capacidad fiscal", ha reconocido Linde.

El intento de minimizar a corto plazo el coste de la crisis bancaria podría haber comprometido un mayor uso de recursos

No solo el Gobierno fue "por detrás de los acontecimientos", tampoco estuvo a la altura el Banco de España: "No hubo 'manguerazo' [inyecciones de liquidez] como sí hubo en Alemania". Años en que los gobernadores de la entidad fueron Jaime Caruana (2000-2006) y Miguel Ángel Fernández Ordóñez (2006-2012). La consecuencia es que el sistema financiero español estalló por su eslabón más débil: las cajas de ahorros, comprometiendo finalmente miles de millones de recursos públicos.

[Guindos asegura que el rescate bancario salvó 112.000 millones en depósitos]

¿Qué burbuja?

Linde ha sido más contundente al asumir "los errores" del Banco de España durante los años de la burbuja, ya que no fue capaz de frenar "un incremento del crédito insostenible". El gobernador cree que los inspectores sí vieron este crecimiento desmesurado del activo, pero lo que está claro es que nadie hizo lo suficiente para ponerle solución. "No tengo constancia ni registros de las conversaciones mantenidas durante esos años entre la inspección y los bancos, pero estoy seguro de que estos temas fueron tratados", ha reconocido Linde.

¿Se debió hacer más? Yo pienso que sí, evidentemente

La burbuja de crédito inmobiliario creció ante el Banco de España sin que se hiciera nada (o no lo suficiente) para cortar esta tendencia, aunque Linde explica que "no existían las medidas para haberlas aplicado". En cualquier caso, el gobernador se pregunta: "¿Se debió hacer más? Yo pienso que sí, evidentemente".

También reconoce que las fusiones frías de cajas que se produjeron cuando estalló la crisis, los conocidos como SIP, no dieron resultado ni para mejorar la gobernanza de las entidades ni para elevar sus niveles de capital y solvencia. En última instancia, estas fusiones frías "no fueron sino un paso previo a las necesarias verdaderas fusiones". El gobernador admite que los SIP "facilitaban la integración", pero no eran un instrumento útil para afrontar los graves problemas que tenían en ese momento las cajas españolas.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios