amenazan con 25 días de huelga a partir de septiembre

Moscosos, 35 horas... Los empleados de Aena presionan para volver a la etapa precrisis

Al igual que los vigilantes de El Prat, los empleados de Aena en toda España quieren que la recuperación se note en sus bolsillos. Y se pondrán en huelga a la vuelta de vacaciones para lograrlo

Foto: Los paros afectarían a todos los aeropuertos de España entre septiembre y diciembre. (EFE)
Los paros afectarían a todos los aeropuertos de España entre septiembre y diciembre. (EFE)

Verano caliente en los aeropuertos. Los vigilantes de seguridad de El Prat no son los únicos que han dado un puñetazo sobre la mesa para exigir una mejora en sus condiciones laborales. Los representantes de los trabajadores de Aena están a punto de presentar una convocatoria de huelga formal de 25 días a partir de septiembre, y no recularán a menos que la empresa atienda sus reivindicaciones en el plazo de una semana: exigen recuperar el poder adquisitivo que han perdido en los últimos años (en torno al 8%), siete días de asuntos propios y jornadas de 35 horas semanales "de hecho", entre otros. En definitiva, volver a las condiciones precrisis en consonancia con los 'brotes verdes' de la economía española.

Aena registró unos beneficios de 1.164 millones de euros en 2016, casi un 40% más respecto al año anterior. El gestor aeroportuario alcanzó cifras récord de tráfico de hasta 244,8 millones de pasajeros, un 11,4% más frente a 2015. "Eso sin contar con la rebaja de las tasas aeroportuarias aprobada para el próximo lustro", apostilla el secretario general de Aena en CC.OO. Paco Casado se pregunta dónde quedan los trabajadores en los planes del grupo Aena, integrado por Enaire y Aena, sobre todo después de que estos se hayan dejado un 8% de poder adquisitivo en los últimos años. Los sindicatos exigen una subida salarial como mínimo equivalente a ese porcentaje de pérdida, y por eso han enviado un escrito al secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, acompañado de un borrador de convocatoria de huelga.

"Hay que recuperar los derechos laborales perdidos; queremos aspectos tangibles encima de la mesa antes del 16 de agosto", explica Casado a este periódico. Y no se refiere exclusivamente al sueldo. Como ya advirtieran los vigilantes de los controles en Barcelona-El Prat, subcontratados en su caso a través de la empresa privada Eulen, los empleados de Aena consideran que falta mano de obra en los aeropuertos. CC.OO, UGT y USO exigen al menos 450 puestos de nueva creación en Aena y otros 250 en Enaire este año, que se sumarían a la tasa de reposición fijada en la oferta pública de empleo (con 163 plazas en Aena y 39 en Enaire). "Las exigencias de seguridad han subido pese al déficit estructural de plantilla en Aena. Hemos tenido que redoblar los esfuerzos, no damos a basto", puntualiza.

Todo tiempo previo a la crisis fue mejor

Y recuerda el plan de desvinculaciones voluntario puesto en marcha por Aena en 2013, a través del que se prejubilaron cientos de empleados. Poco queda de las condiciones laborales antes de la crisis, cuando los empleados de los aeropuertos disfrutaban de un máximo de siete días de asuntos propios -por cierto, recogidos en el convenio "siempre que las necesidades del servicio lo permitan"- y trabajaban 35 horas semanales en la práctica, aunque este aspecto no estuviese plasmado sobre papel. "La cortesía horaria se pactó con Aena y así se aplicaba antes de la reforma laboral". Hoy los sindicatos presionan para recuperar tanto esta práctica como los 'moscosos'.

Los paros impactarían de lleno en toda la red de aeropuertos de España, dejando en tierra a miles de pasajerosAena confirma que estudiará las reivindicaciones cuando se siente a negociar con los representantes de los trabajadores. "Estamos en contacto con ellos y nos reuniremos antes de que presenten el preaviso de huelga formal" a partir del 16 de agosto, indican fuentes del gestor aeroportuario. Esa fecha casi coincide con la hipotética huelga indefinida de 24 horas prevista a partir del 14 de agosto en El Prat, en caso de que los vigilantes de seguridad y Eulen no alcancen un acuerdo.

Si los técnicos en pista de aterrizaje, operarios de mantenimiento o administrativos de Aena -entre otras muchas funciones- cumplen sus amenazas y van a la huelga a la vuelta de vacaciones, Barcelona-El Prat esta vez no será el único afectado. Los paros impactarían de lleno en toda la red de aeropuertos de España, dejando en tierra a miles de pasajeros. Ambas partes intentarán alcanzar un consenso para que la sangre no llegue al río.

El número de empleados de Aena, participada en un 49% por capital privado, asciende a unos 7.200 efectivos. Esta cifra asciende a unos 1.800 en el caso de Enaire, donde trabajan los técnicos de mantenimiento encargados de los radares en las pistas de aterrizaje. Los 25 días de huelga se distribuirían entre el 15 de septiembre hasta el 30 de diciembre.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios