en huelga para recuperar lo perdido

Huelga en El Prat: ¿qué piden los vigilantes mileuristas (y no es solo dinero)?

Los trabajadores denuncian que faltan manos tras los últimos recortes de personal. Casualidad o no, su lucha coincide con las negociaciones para cerrar un nuevo convenio de seguridad a nivel estatal

Foto: Largas colas en el aeropuerto de Barcelona-El Prat. (EFE)
Largas colas en el aeropuerto de Barcelona-El Prat. (EFE)

Faltan manos, sobra tensión y desaparecen complementos salariales. Así lo denuncian los trabajadores del aeropuerto de Barcelona-El Prat, en huelga para intentar recuperar lo perdido en el último lustro. Y no sólo se refieren al poder adquisitivo. "Hace seis años, había 500 vigilantes de seguridad aquí. Hoy apenas quedan unos 354", cuantifica el asesor del comité de huelga. Juan Carlos Giménez lidera esta iniciativa de los trabajadores que prestan servicio a través de Eulen, a la que se acaban de sumar los vigilantes de Ilunion (grupo de empresas de la ONCE).

La caída en el número de efectivos se traduce en una mayor carga de trabajo -en plena alerta antiterrorista- y en picos de tensión cuando hay grandes volumenes de pasajeros. Estos días, las colas de hasta una hora de duración del pasado lunes hicieron a más de uno perder su vuelo. Según el gestor público Aena, la espera ascendió a unos veinte minutos en los paros de la mañana y a una media hora por la tarde. El resto del tiempo, los trabajadores siguieron una huelga de celo similar a la de las dos últimas semanas. Es decir, llevaron a cabo controles más minuciosos y lentos.

Los trabajadores exigen como mínimo 100 nuevas contrataciones por parte de Eulen para aliviar el estrés al que se enfrentan en su día a día, si bien el problema de fondo podría estar en las adjudicaciones a la baja por parte de Aena. "Este conflicto requiere una solución inmediata pero exige planteamientos a futuro. Las adjudicaciones son una subasta pura y dura cuyo único criterio es el precio", critica el responsable de Limpieza y Seguridad a nivel estatal de UGT. Sergio Picallo pide que la administración pública modifique la política de contrataciones 'low cost' si quiere evitar que este tipo de situaciones se repitan no sólo en este, sino en todos los sectores.

Huelga en El Prat: ¿qué piden los vigilantes mileuristas (y no es solo dinero)?

¿Cuánto cobran los trabajadores que revisan nuestro equipaje en El Prat? Según el convenio colectivo estatal para las empresas de seguridad, al que se acogen los trabajadores de Eulen tanto en Barcelona como en el resto de aeropuertos donde opera esta compañía (más de una veintena), los vigilantes de seguridad perciben 1.091,54 euros brutos al mes en total. Esta cantidad se desglosa en 901,93 euros mensuales de salario base, 18,71 euros en concepto de peligrosidad, 107,03 euros como plus transporte y 63,87 euros destinados al vestuario. No existe plus de actividad en su caso (a diferencia de otras categorías), aunque sí se refleja un complemento por radioscopia aeroportuaria (1,17 euros más por hora trabajada).

Los vigilantes de El Prat perciben 1090 euros brutos al mes. Piden una subida salarial de 350 euros para compensar los complementos perdidos

Otra de las reivindicaciones clave tiene que ver con los complementos salariales extinguidos en los últimos años. Los empleados en huelga exigen una subida salarial de 350 euros al mes que dista mucho de lo ofrecido por Eulen hasta el momento: 155 euros. Con ella pretenden cubrir el hueco del plus que perdieron el verano pasado, como explica Giménez. "Consistía en 200 euros para compensar el sobreesfuerzo y los gastos asociados a trabajar en un aeropuerto, un complemento como el que existe para los vigilantes en hospitales o metros. Es un trabajo muy esclavo". Esta cuantía se redujo a la mitad a finales de 2015 y se suprimió por completo en junio de 2016, para indignación de la plantilla.

Eso sin contar con los problemas de aparcamiento en las inmediaciones del aeropuerto de Barcelona, lo que obliga a los empleados a pagar de su propio bolsillo un parking sin ninguna compensación por parte de la empresa.

Los independentistas de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) sacan tajada del conflicto en El Prat. (EFE)
Los independentistas de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) sacan tajada del conflicto en El Prat. (EFE)

La huelga enturbia el nuevo convenio

El conflicto de El Prat -que los partidos políticos han sabido capitalizar como nadie- podría entorpecer las negociaciones para cerrar el nuevo convenio colectivo de seguridad a nivel estatal, pendiente desde finales de año. La vigencia del último texto expiró el 31 de diciembre de 2016, y los pormenores del nuevo texto deberían haberse empezado a negociar seis meses antes. UGT confía en que las conversaciones lleguen a buen puerto y no se vean lastradas por la tensión en Barcelona.

Paloma EstebanPaloma Esteban

El sindicato no descarta que los trabajadores de otros aeropuertos se sumen a la huelga, si bien ese fuego ya se apagó antes de propagarse en Madrid-Barajas. "Se cerró un acuerdo en temas organizativos (vacaciones, distribución de días libres, sistema de turnos, etc) y el conflicto se resolvió", zanja Picallo tras insinuar que lo que está ocurriendo en Barcelona sólo es la punta del iceberg.

Aena, Eulen y los trabajadores del aeropuerto de El Prat se reunieron este lunes de urgencia durante todo el día, pero el acuerdo que evitará la huelga general prevista a partir del próximo 14 de agosto por ahora tendrá que esperar.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios