reunión de política monetaria de la fed

Del Brexit a Trump: las urnas se cruzan en el camino de los tipos de interés de Yellen

Salvo sorpresa mayúscula, la Reserva Federal no moverá hoy los tipos y dejará para más adelante la siguiente subida. La incógnita reside en cuánto tiempo la retrasará

Foto: La presidenta de la Fed, Janet Yellen./REUTERS
La presidenta de la Fed, Janet Yellen./REUTERS

Por unos días, varios miembros de la Reserva Federal (Fed), con su presidenta Janet Yellen al frente, avivaron la posibilidad de que el banco central de Estados Unidos elevara los tipos de interés en la reunión que iba a celebrar los días 14 y 15 de junio. Hoy, por tanto, sería la fecha elegida para que la mayor economía del mundo acogiera el segundo encarecimiento del precio del dinero en una década tras el primer paso dado en diciembre. Pero ese fulgor apenas duró eso, unos días. Los débiles datos de empleo de mayo en EEUU y el temor que inspira el Brexit en los mercados han disipado esa opción por completo en las dos últimas semanas.

Salvo sorpresa mayúscula, la Fed no moverá este miércoles los tipos. Los dejará en el 0,25-0,50% en el que los situó a finales de 2015. El mercado, que por momentos vislumbró la subida del precio del dinero en junio como verosímil, la ha descartado por completo. Un dato: ninguno de los 105 expertos consultados por Bloomberg prevé un incremento de los intereses en esta cita. 

Las elecciones de Estados Unidos ya esperan. Y Yellen es consciente de que sus próximas decisiones también serán escrutadas desde una óptica electoral

Desechada esta opción, la atención se centrará en si deja el aumento para la siguiente cita, la de los días 26 y 27 de julio. Animado por las declaraciones de los representantes de la Fed, a finales de mayo el mercado otorgaba una probabilidad del 53% a que la entidad subiera los tipos en la reunión de política monetaria de finales de julio. Ahora, apenas llega al 13,7%. Los inversores escudriñarán los datos que la Fed difunda y las palabras que Yellen pronuncie para determinar si el mercado acierta con su pronóstico de que, finalmente, no habrá aumento de los tipos en julio. 

Del referéndum a la carrera por la Casa Blanca

El problema para Yellen es que se siente atrapada entre dos citas electorales. Por un lado, la amenaza que supone el referéndum británico, un factor determinante en la inestabilidad sufrida en los mercados financieros internacionales en las últimas sesiones y ante el que la Fed difícilmente querrá precipitarse. Pero es que por otro lado también pesan las elecciones estadounidenses del 8 de noviembre. El banco central no es ajeno a esta contienda, en particular por las críticas que está recibiendo del candidato republicano Donald Trump. Por tanto, los próximos pasos de Yellen serán examinados no sólo desde el punto de vista económico y financiero, sino también desde el político, y más conforme se acerquen los comicios, puesto que en función de lo que decida con los tipos será acusada de beneficiar a la candidata demócrata, Hillary Clinton, o a Trump. 

Descontando la cita de hoy, a la Fed sólo le quedarán tres reuniones antes de la consulta: la de los días 26 y 27 de julio, la del 20 y 21 de septiembre y la del 1 y 2 de noviembre. Como esta última se producirá casi en vísperas de las elecciones, Yellen sólo tendría como fechas viables las de julio y septiembre para elevar los tipos. Y eso mismo es lo que buscará el mercado: si la Fed querrá subir los tipos antes de las elecciones o si, por el contrario, lo deja para la última reunión del año, la de los días 13 y 14 de diciembre, para cumplir su deseo de incrementarlos "probablemente en los próximos meses". En ese caso, repetiría la estrategia de 2015, cuando esperó hasta la última reunión del año para poder hacer realidad su anuncio de que elevaría los tipos en 2015. 

"No esperamos que la Fed señale que la posibilidad de subir los tipos en julio ya no está sobre la mesa, pero la decisión de elevarlos en julio probablemente requerirá una amplia mejoría de los datos económicos y una reducción de la incertidumbre que actualmente está afectando a los mercados", anticipan desde Nomura. 

Nuevas previsiones

Para desbrozar mejor las intenciones de la Fed, los inversores contarán hasta con cuatro referencias en las que fijarse. La primera, el comunicado oficial que la entidad difundirá a las 20 horas. En este documento, además de anunciar su decisión sobre los tipos, presentará su diagnóstico sobre la economía estadounidense y aclarará si, como ha hecho hasta ahora, sigue defendiendo que la subida de los tipos será "gradual". El comunicado añadirá otra información clave: el grado de disensión existente en el Comité Federal del Mercado Abierto, el órgano de la Fed encargado de definir la política monetaria de EEUU. En las dos últimas reuniones, Esther George ya votó en contra de mantener los tipos y a favor de aumentarlos

En marzo, 10 de los 17 miembros de la Fed situaban los tipos bajo el 1% a finales de 2016; la evolución de esta referencia resultará clave para los inversores

Las dos siguientes referencias se publicarán en otro documento que también publicará a las 20 horas. Por un lado, ese papel reflejará las nuevas previsiones económicas de la Fed, que son actualizadas por la institución cada tres meses. En marzo, pronosticaba un crecimiento del 2,2% para 2016 y del 2,1% para 2017, un paro del 4,7% para este año y del 4,6% para el que viene y una inflación del 1,2% para 2016 y del 1,9% para 2017. 

Y por otro, ese documento recogerá otra referencia que ha ido cobrando una creciente importancia en los últimos tiempos: las previsiones de los miembros de la entidad con respecto a los tipos de interés. En marzo, 10 de los 17 miembros de la Fed situaban el precio del dinero por debajo del 1% a finales de 2016 y los otros 7, entre el 1% y el 1,5%. Es decir, la mayoría contemplaba como mucho dos subidas de los tipos en lo que quedaba de 2016. 

El remate llegará a las 20.30 horas. En ese momento comenzará la rueda de prensa en la que Yellen intentará detallar más la posición de la Fed. "Yellen ha demostrado sus dificultades para transmitir un mensaje claro en momentos desafiantes y caracterizados por la mayor inquietud en los mercados. No podemos descartar que vuelva a pasar, lo cual dotará de mayor relevancia a las previsiones de la Reserva Federal al describir el escenario esperado sin el ruido de las palabras y aclaraciones", previenen los analistas de Intermoney. 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios