La Fed no tiene prisa: las subidas de los tipos serán aún más graduales de lo previsto
  1. Economía
reunión de la reserva federal

La Fed no tiene prisa: las subidas de los tipos serán aún más graduales de lo previsto

La entidad presidida por Janet Yellen quiere seguir elevando los intereses. Pero lo hará a un ritmo incluso más lento que el que se descontaba hasta ahora. El euro sube con fuerza

placeholder Foto: Detalle de la estatua del águila situada en la fachada de la sede de la Fed en Washington. (Reuters)
Detalle de la estatua del águila situada en la fachada de la sede de la Fed en Washington. (Reuters)

Normalización. Más que un deseo, un desafío. El que tiene entre sus manos la Reserva Federal (Fed), el banco central de Estados Unidos, que ansía encontrar el camino adecuado para desmantelar los históricos estímulos monetarios que ha enviado durante la crisis. En diciembre, la entidad presidida por Janet Yellenemprendió dio el primer paso en ese camino de vuelta al ejecutar la primera subida de los tipos de interés desde 2006 y tres meses después, en la reunión de política monetaria que ha terminado este miércoles, ha confirmado que su intención dar continuidad a ese movimiento, pero a un paso todavía más gradual del que ya se esperaba.

Esta vez no ha tocado los intereses, que permanecen así en el 0,25-0,50%, pero esta decisión estaba más que descontada. Lo relevante era saber si dejaba abierta la puerta para aumentarlos próximamente. Y aunque lo ha hecho, reiterando el matiz de que "dependerá del panorama económico que dibujen los datos que se vayan conociendo", lo que sobre todo ha querido dejar claro es que no tendrá prisa a la hora de subir los tipos. El mercado, que antes de conocer las intenciones de la Fedubicaba la siguiente subida en la reunión quese celebrará los días 14 y 15 dejunio, ya está revisando su calendario. Ahora la retrasa hasta la cita del 20 y 21 de septiembre.

El mercado revisa su calendario: antes de conocer las intenciones de la Fed, situaba el próximo repunte de los tipos en junio; ahora lo ubica en septiembre

La calma con la que la Fed quiere conducir el proceso se refleja en las nuevas previsiones sobre los tipos que la entidad ha difundido este miércoles. En diciembre, 4 de los 17 miembros situaban los tipos por debajo de 1% a finales de 2016; 10 los veían entre el 1% y el 5%; 2, entre el 1,5% y el 2%; y sólo 1 por encima del 2%. Ahora, 10 de los 17 miembros ven los tipos por debajo del 1% cuando acabe este año y los otros 7 los sitúan entre en el 1% y el 1,5%. Nadie los ubica por encima de esa cota. Es decir, la mayoría de los componentes de la entidad prevé, como mucho, dos repuntes del precio del dinero en 2016. Y un apunte más: hace tres meses, 4 de los 17 miembros situaban los tipos en el 3% o por encima a finales de 2017; ahora, el más osado los pone en el 2,75% en ese momento.

Yellen no ha dudado en defender este ritmo en la rueda de prensa posterior al anuncio de sus decisiones. "La Fed perdería más credibilidad si se empeñara en subidas de los tipos que no estuvieran justificadas por sus previsiones", ha precisado en referencia a que la entidad no pierde su credibilidad por no subir antes y más rápido los tipos. Con todo, y para no parecer tan 'paloma', que es como se conoce a los banqueros centrales más reticentes a incrementar los tipos, ha matizado que "la reunión de abril [se celebrará los días 26 y 27 del próximo mes] sigue viva", en el sentido que no hay motivo para que no pueda acoger un repunte de los tipos si es preciso.

Las intenciones de la Fed dejan una evidente huella en el cuerpo a cuerpo entre el euro y el dólar. Con menos subidas de los tipos en el horizonte, el euro, que esperaba a la Fed en los 1,108 dólares, se aprecia hasta los 1,119 dólares. Para confirmar la debilidad del 'billete verde', el oro sube más de un 2%, hasta los 1.260 dólares.

Eso sí, los 'halcones' de la Fedse resisten a dar su brazo a torcer yhan querido mostrar ya sus garras. La presidenta de la Fed de Kansas, Esther George, ha sido la voz disidente para confirmar esa condición de banquera central dura que se le atribuía. Ha votado en contra de mantener los tipos en marzo y hubiera preferido subirlos en un cuarto de punto, hasta el 0,50-0,75%.

Menos crecimiento, menos inflación

Las pocas prisas del banco central estadounidense concuerdan con un escenario en el que pronostica menos crecimiento y menos inflación y en el que reconoce que "la actividad económica se ha expandido a un ritmo moderado desde enero a pesar de los acontecimientos económicos y financieros vistos en el mundo en los últimos meses". En este sentido, Yellen ha querido destacar "la resistencia" que la economía estadounidense ha mostrado ante esas turbulencias financieras.

En diciembre, la Fed preveía un crecimiento del 2,4% para 2016, del 2,2% para 2017 y del 2% para 2018; ahora, ha rebajado los dos primeros cálculos hasta el 2,2% y el 2,1%. En cuanto a la inflación, cree que este año se situará en el 1,2%, frente al 1,6% que manejaba en diciembre, y ha mantenido las previsiones para 2017 y 2018 en el 1,9% y en el 2%, respectivamente. Y con respecto al paro, deja sin cambios su previsión para este año, que sigue en el 4,7%, y reduce las de 2017, del 4,7 al 4,6%, y las de 2018, del 4,7 al 4,5%.

Con respecto a la inflación, que en las previsiones permanece por debajo del objetivo de la entidad de situarla en el 2%, Yellen se muestra cauta. Aunque la Fed reconoce que los precios "han repuntado en los últimos meses", la presidenta ha matizado que se muestra "precavida acerca del aumento de la inflación, puesto que hay riesgos en las dos direcciones".

Janet Yellen Tipos de interés Política monetaria Reserva Federal Estados Unidos (EEUU) Wall Street
El redactor recomienda