SE ACELERA LA COMPRA DE TÍTULOS PÚBLICOS

El BCE salva a España con la compra de 84.738 millones de deuda pública

La política ultraexpansiva del BCE sigue aligerando la carga financiera del Estado. El banco central ya posee casi 85.000 millones de títulos públicos, y la cifra no deja de crecer

Foto: Rueda de prensa de Mario Draghi en Alemania. (EFE)
Rueda de prensa de Mario Draghi en Alemania. (EFE)

84.738 millones de euros. Este es, exactamente, el montante de deuda pública que está en manos de la autoridad monetaria. Es decir, el 11,71% del endeudamiento del Estado -sin contar el resto de administraciones públicas- está ya en manos del Banco de España, que actúa en nombre del BCE en el marco del programa de expansión cuantitativa (QE, según sus siglas en inglés) puesto en marcha para impulsar la economía adquiriendo títulos públicos y privados.

[Lea aquí: La deuda pública española alcanza un nuevo máximo histórico]

Esos casi 85.000 millones de euros son a vencimiento. Por lo tanto, sin repos ni operaciones de recompra. Y la cifra refleja la importancia que tiene para el Tesoro -dependiente del Ministerio de Economía- la adquisición de activos por parte del banco central. Para hacer una idea de lo que significa ese volumen en manos del emisor, hay que tener en cuenta que al comenzar la crisis apenas el 3% de la deuda pública estaba en manos del BCE. Hoy ese nivel se ha multiplicado por cuatro, lo que explica, en parte, la reducción del diferencial con Alemania. La prima de riesgo se situaba este jueves en el entorno de los 140 puntos básicos después de haber superado los 600 puntos en los peores momentos de 2012.

La evolución de los títulos en manos del BCE, lejos de ralentizarse, no ha parado de crecer a medida que se ha ido acelerando la política ultraexpansiva del banco central, que se ha convertido en un actor cada vez más relevante en los mercados monetarios. Hasta el punto de que sólo los no residentes y los bancos nacionales han adquirido mayor renta pública española que el banco central.

Para hacerse una idea de esta evolución hay que tener en cuenta que en 2007, antes de la crisis, los títulos en poder del Banco de España, ascendían a 7.537 millones de euros; en 2013, inmediatamente antes del QE, equivalían a 29.461 millones, pero en marzo de este año, como se ha dicho, totalizan casi 85.000 millones de euros. Por lo tanto, desde que se puso en marcha el programa de expansión cuantitativa, el aumento se ha situado en el entorno de los 55.000 millones de euros.

Los no residentes controlan, igualmente, el 50,5% del endeudamiento del Estado (un nivel todavía inferior al que había en 2010 y 2011), mientras que los bancos residentes poseen el 18.6% de la deuda. En tercer lugar, se encuentra el propio sector público, que a la vez es acreedor del Estado, ya que ha adquirido importantes volúmenes de deuda pública. A los 84.738 millones en manos del BCE, y que, contablemente, aparecen en la cuenta del Banco de España, hay que incorporar otros 34.897 millones de euros en manos de otras entidades públicas. En particularidad, el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, que tiene invertido prácticamente toda su dotación en deuda pública española. El sector público, en total, posee el 16,5% de los pasivos financieros.

Hasta el pasado 31 de marzo, el endeudamiento del Estado ascendía a 723.590 millones de euros, sin contar, como se ha dicho, otros pasivos del resto de administraciones: comunidades autónomas o corporaciones locales.

Aplanamiento de rentabilidades

Como se recordará, el BCE anunció en marzo pasado que las compras mensuales realizadas en el marco del Programa de Compra de Acticos (APP, por sus siglas en inglés) pasaba de 60.000 millones de euros a 80.000 millones a partir del 1 de abril de 2016. Y debido a que los datos del Tesoro se refieren al 31 de marzo, eso significa que la autoridad monetaria dispone ahora de mayor margen para actuar aplanando la curva de rentabilidades.

Y eso es, precisamente, lo que está sucediendo. El tipo de interés efectivo de la deuda pública en circulación se situaba en 2007, inmediatamente antes de la crisis, en el 4,198%, pero los datos de abril muestran una intensa caída. Hasta el punto de que los rendimientos medios en todos los plazos se sitúan en el 0,724%. Aquí se incluyen las emisiones de mayor corto plazo (letras a tres y seis meses), que tienen rentabilidades negativas.

El resultado de esta política monetaria es significativo. En los 14 meses que el programa de compra de activos lleva en vigor, el BCE ha adquirido 726.500 millones de euros en bonos públicos, 122.411 millones a través del programa de adquisiciones de bonos garantizados y 15.520 millones mediante el programa de compras de bonos de titulización de activos.

Esta posición tan activa del BCE explica que los tesoros nacionales lo estén aprovechando. En el caso español, la actividad ha sido especialmente relevante en las emisiones de más largo plazo: 10, 30 y hasta 50 años.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios