HA DISPUESTO ya DE 43.984 MILLONES

El Gobierno sacará otros 6.200 millones de la hucha de pensiones y la deja en la mitad

El Fondo de Reserva de la Seguridad Social sufrirá otro 'bocado' en 2016. Serán 6.200 millones pese a la mejora del empleo. En total, su dotación ha caído a la mitad en poco más de una legislatura

Foto: La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. (EFE)
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. (EFE)

Suma y sigue. La apelación al Fondo de Reserva para pagar las pensiones continuará en 2016. Y lo que no es menos relevante, la cantidad que prevé disponer el Gobierno, algo más de 6.200 millones, prácticamente duplicará al déficit previsto: 3.744 millones de euros. Es decir, que si no fuera por la ‘hucha’ de las pensiones, el desequilibrio entre ingresos y gastos del sistema público de pensiones (0,3% del PIB) sería sustancialmente mayor pese a la mejoría de la situación económica y a la creación de empleo.

Las cifras que acompañan al presupuesto de la Seguridad Social facultan al Gobierno, en concreto, a disponer de otros 6.283 millones de euros el año próximo del Fondo de Reserva. Esta cantidad se suma a los 37.701 millones que el Gobierno ya ha sacado, lo que significa que en poco más de una legislatura las cuentas públicas se han comido más de la mitad de dicho fondo. En total, 43.984 millones de euros.

Las últimas cifras –correspondientes al pasado 1 de julio– muestran que la dotación actual del Fondo de Reserva asciende a 39.538 millones de euros. A precios de mercado, sin embargo, debido a que los precios han subido por el descenso de las rentabilidades, la cantidad es algo mayor: 43.700 millones (el 4,1% del PIB), una cifra, en todo caso, muy inferior a cómo empezó la legislatura.

Evolución de los recursos del Fondo de Reserva. Fuente: Ministerio de Empleo y SS
Evolución de los recursos del Fondo de Reserva. Fuente: Ministerio de Empleo y SS
La causa de esta apelación tiene que ver, lógicamente, con los continuados déficits acumulados por la Seguridad Social desde 2011. Ese año, en concreto, el desequilibrio fue equivalente a 487 millones; un año después, y debido al desplome del empleo en el primer año de Gobierno del Partido Popular, el desequilibrio escaló hasta los 5.812 millones, pero en 2013 la diferencia entre ingresos y gastos se disparó hasta los 8.725 millones. En 2014, incluso, la diferencia fue todavía mayor, lo que obligó a echar mano del Fondo de Reserva en una cuantía nunca vista. El año pasado el déficit del sistema público de pensiones fue de 13.762 millones, nada menos que el 1,3% del producto interior bruto (PIB).

Cotizaciones sociales

Lo significativo del año próximo es que el Gobierno sacará otros 6.200 millones pese a que, según sus previsiones, la recaudación crecerá con fuerza. Incluso, bastante más de lo que lo haga el PIB nominal. La Seguridad Social estima que los ingresos por cotizaciones crecerán un 6,75%, y las cotizaciones, como se sabe, son la principal partida de recaudación (el 84%). El propio Ejecutivo reconoce en el Informe Económico Financiero que sus previsiones de ingresos son “muy exigentes”, lo cual parece obvio habida cuenta de que la recaudación de la Seguridad Social depende fundamentalmente de dos factores.

Por un lado, el empleo crecerá en torno al 3%, según estima el Ejecutivo en sus previsiones macroeconómicas, y, por otro, los salarios lo harán alrededor del 1%, tanto en el sector privado como en el público. Las bases máximas de cotización, de hecho, se incrementarán un 1% el año próximo, algo por debajo del IPC previsto.

Eso significa que, para que se cumplan las cuentas, el Gobierno debe recaudar 7.409 millones más que en 2015, lo cual no parece fácil, sino más bien todo lo contrario. El Ministerio de Empleo, de hecho, ha previsto que el peso de las cotizaciones sociales respecto del conjunto de la recaudación pase del 80% a casi el 84% en un solo ejercicio, algo insólito en la reciente historia de la Seguridad Social.

La permanente apelación al Fondo de Reserva por parte de este Gobierno –ha sido el único que lo ha hecho–, se explica fundamentalmente porque desde el punto más alto de afiliación en el año 2008 hasta los primeros meses de 2013 se perdieron más de tres millones de empleos. En 2014, se produjo un cambio de tendencia en el número de cotizantes, de manera que ya se han superado los existentes en 2012 y se han recuperado más de un 1,1 millones de puestos de trabajo. El nivel de ocupación, en todo caso, todavía se sitúa por debajo de 2011.

Un ‘roto’ al sistema

La afiliación del sistema de la Seguridad Social se corresponde con los trabajadores ocupados, tanto por cuenta ajena como propia, y también de otros colectivos que en su condición de “asimilados a trabajadores” cotizan al sistema, así como aquellos que suscriben convenios especiales por distintas circunstancias.

El número de afiliados (sin contar los desempleados cotizantes) es de 17.256.395 en junio de 2015 y representa un incremento del 3,4%.

Los ingresos de la Seguridad Social vía cotizaciones (al margen de las transferencias del Estado para financiar gasto no contributivo) están afectados no sólo por el nivel de empleo o por la evolución de los salarios y las bases medias de cotización. También por la política de deducciones, que en los últimos años se ha disparado. En particular por la estrategia de tarifas planas, que han hecho un auténtico roto en las cuentas de la Seguridad Social.

El aumento del empleo a tiempo parcial, por debajo del ordinario, es otra de las causas de la debilidad de la Seguridad Social pese a la mejora del empleo

El propio Ministerio de Empleo ha revelado recientemente que la tarifa plana de 50 euros de cotización destinada a incentivar a los nuevos autónomos ha afectado a 635.602 trabajadores por cuenta propia desde su puesta en marcha, de los que algo menos de la mitad tienen menos de 30 años. Para hacerse una idea de lo que supone esa rebaja, que genera el consiguiente déficit, hay que tener en cuenta que la cotización mínima de autónomos (sin desempleo) se sitúa en poco más de 235 euros, lo que supone que se cubre sólo una pequeña parte de las prestaciones a las que da derecho aquella cuantía de cotización.

Desde 2009 a 2013 la recaudación por cuotas fue decreciente, pasando de una recaudación de 106.553 millones en 2009 hasta 98.210 en 2013. A esta pérdida de cotización ha contribuido la reducción de empleos, pero también el aumento de la tasa de parcialidad, que pasó del 17,8% en 2008 al 23,6% en 2013. El aumento del empleo a tiempo parcial, por debajo del ordinario, es otra de las causas de la debilidad financiera de la Seguridad Social pese a la mejora del empleo.

Por último, medidas como el establecimiento de un mínimo exento para las empresas que contraten a jóvenes de forma indefinida también socavan la salud financiera del sistema público de protección social. Con esta medida, de la que se pueden beneficiar todas las empresas que contraten de forma indefinida y creen empleo neto, los primeros 500 euros de la base mensual correspondiente a contingencias comunes quedan exentos de cotización empresarial cuando el contrato se celebre a tiempo completo.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios