informe de estabilidad financiera del fmi

Un riesgo de 4,4 billones de euros: la crisis pone en su punto de mira a las aseguradoras

Cuidado con esta crisis y sus efectos secundarios. Aún amenaza con deparar alguna sorpresa adicional. Y esos coletazos pueden tener a las empresas de seguros de vida como protagonistas

Foto: El director del Departamento de Asuntos Monetarios del Fondo Monetario Internacional (FMI), José Viñals
El director del Departamento de Asuntos Monetarios del Fondo Monetario Internacional (FMI), José Viñals

Japón. Siempre Japón. Y siempre con alusiones que traen malos augurios. Las últimas las trajo a colación este miércoles el Fondo Monetario Internacional (FMI). Dentro de su Informe de Estabilidad Financiera Global, el organismo dirigido por Christine Lagarde emite una clara advertencia con las aseguradoras como protagonistas y con la crisis que el sector sufrió en Japón a finales de los años 90, saldada con la quiebra de siete compañías. 

De lo que avisa el FMI es del riesgo de que ese episodio, que quedó grabado en la industria de seguros como escenario a la japonesa, se reedite en Europa. Si lo teme, se debe a que el Viejo Continente, como entonces Japón, se expone a sufrir un largo periodo de bajos tipos de interés. En el sector, principalmente en las compañías de seguros de vida, que los tipos sean bajos y se trasladen a los rendimientos de la deuda pública a largo plazo constituye un peligro porque les complica cumplir los objetivos de rentabilidad ofrecidos a sus clientes.

Y el asunto no es una cuestión menor. Como detalla el FMI, el sector cuenta con 4,4 billones de euros en activos en la Unión Europea. Por este concepto, atesora el 20% de la deuda soberana de la región, el 35% de la deuda corporativa, más del 30% de la deuda financiera, el 40% de las titulizaciones, el 15% de las cédulas hipotecarias o el 5% de las acciones. Como, además, el sector se encuentra muy interconectado con otras piezas del sector financiero como los bancos, en caso de que la crisis depare un nuevo coletazo, esta vez con el sector asegurador como epicentro, el efecto contagio, en forma de réplicas, será imparable. 

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde. (EFE)
La directora gerente del FMI, Christine Lagarde. (EFE)

"Las aseguradoras europeas de tamaño mediano afrontan un alto y creciente riesgo de sufrimientos", apunta el FMI. "El fallo de una o más firmas podría desencadenar una pérdida de confianza mayor en el sector si se cree que ese problema se convertirá en una cuestión generalizada", continúa. Puestos a concretar, el organismo multilateral menciona que las aseguradoras alemanas y suecas están especialmente expuestas a los efectos negativos de los bajos tipos, en tanto que las británicas y las irlandesas son menos sensibles a esta amenaza. 

O lo que es lo mismo, supondría el retorno del peligro de los riesgos sistémicos y la necesidad de plantear ayudas. Ya hay un precedente histórico durante esta crisis. En septiembre de 2008, apenas dos días de dejar caer a Lehman Brothers, la Reserva Federal estadounidense maniobró de urgencia para salvar a la aseguradora AIG

Peligros crecientes

El llamamiento del FMI no es exagerado porque el peligro de los bajos tipos se está agrandando por momentos. Y por varios motivos. El primero, porque los tipos oficiales establecidos por el Banco Central Europeo (BCE) se encuentran en el mínimo histórico del 0,05% desde septiembre de 2014 y no se espera que se muevan de ahí al menos hasta 2017.

Por si no bastara con la influencia bajista que la reducción de los tipos ya ejerce sobre la rentabilidad de los bonos, el BCE está proporcionando una segunda causa con su programa de expansión cuantitativa (QE). Como este consiste en comprar deuda pública y privada en los mercados, la rentabilidad de los títulos que compra –deuda soberana, cédulas hipotecarias y titulizaciones– desciende todavía más.  

El presidente del BCE, Mario Draghi. (EFE)
El presidente del BCE, Mario Draghi. (EFE)

"El actual entorno de los bajos tipos de interés, que el QE exacerbará, plantea serios desafíos a la industria de seguros de vida en Europa", apunta el FMI. "Muchas estrategias de garantizar generosos rendimientos son insostenibles en el actual contexto de bajos tipos de interés", añade. Y aún entra en más detalles: "Más de la mitad de las aseguradoras de vida europeas están garantizando un retorno para la inversión que excede la rentabilidad los bonos soberanos a 10 años de sus países, y por lo tanto están incurriendo en unos diferenciales de inversión negativos que son indeseables". 

Estos efectos ya se están generando. Porque ya no es sólo que los rendimientos se encuentren en mínimos históricos, es que el 30% de los bonos soberanos de la Eurozona muestran ya tipos negativos. Esto es, que son los inversores los que pagan un interés –en vez de lo normal, que es cobrarlo– por prestar dinero a los países.

Estas condiciones de mercado complican sobremanera la gestión de las carteras para las aseguradoras. ¿Cómo conseguirán las compañías alemanas sus objetivos de rentabilidad a largo plazo cuando el rendimiento de las obligaciones germanas a 30 años se ha moderado del 2,4% al 0,5% en el último año? ¿Y las españolas, cuando la rentabilidad para ese mismo plazo ha bajado del 4,2% al 2,1% en los doce últimos meses? El Informe del FMI menciona, por ejemplo, que los retornos del sector asegurador alemán arrojan una media del 3,2%, cuando el rendimiento de los bonos  30 años se limita a ese 0,5% y el de los títulos a 10 años, al 0,2%. Desde el sector ya se asume que no quedará otra que asumir más riesgos a la hora de invertir y alicatar los costes. 

En todo caso, el contexto actual incrementa los riesgos de solvencia en la industria. Así lo delataron ya los test de estrés que la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones (EIOPA, en sus siglas en inglés), que reflejaron que el 24% de las firmas del sector no cumplirían los requisitos de capital en un escenario a la japonesa. Aunque el sector restó peligro a este dato, el FMI recuerda que las actuales condiciones de mercado muestran "unos intereses significativamente más bajos que en los escenarios manejados en los test de estrés". 

"Es extremadamente importante que estos potenciales problemas de solvencia no se materialicen", advirtió este miércoles el director del Departamento de Asuntos Monetarios del FMI, José Viñals. "Deberían manejarse de manera preventiva a través de políticas micro y macroprudenciales", recomendó. 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios