EL DINERO LLEGA DESDE países de tránsito

España recibe la mitad de la inversión extranjera vía Holanda y Luxemburgo

A día de hoy, ¿quién se atreve a invertir en España? Así son las rutas del dinero que ha acabado aterrizando en nuestro país en los últimos 13 años

A día de hoy, ¿quién se atreve a invertir en España? Resulta imposible conocer el nombre de todos aquellos que inyectan millones de euros en nuestro país. Sin embargo, sí se pueden estudiar las rutas del dinero que acaba aterrizando en la Península.

Luxemburgo y Países Bajos lideran por segundo año consecutivo la tabla de estados desde los que más se invierte en nuestro país. Entre ambos suman el 47,58% (concretamente, 9.682 millones de euros) de los flujos de inversión bruta en 2013, según datos del Registro de Inversiones Exteriores, dependiente de la Secretaría de Estado de Comercio. Durante los últimos cinco años, desde estos dos territorioseuropeos se han realizado de manera consecutiva más del 30% de las inversiones a España.

¿Pero por qué dos naciones tan pequeñas tienen tanto potencial inversor? No hay que confundirse: "Los capitales últimos puede que no sean de estos países", asegura el socio de un importante despacho internacional de abogados con sede en Madrid que no ha autorizado a dar su nombre. "Lo que buscan en Luxemburgo y Holanda es domiciliar las estructuras de gestión de sus activos en España", afirma este consultor.

Extracto del formulario D1-A
Extracto del formulario D1-A

Los informes anuales elaborados por el Registro distinguen entre "países de tránsito" (países de entrada inmediata del flujo inversor) a través de los que "se canalizan" inversiones en contraste con los "países últimos" (países de los que procede realmente la inversión en última instancia).

Mientras que el año pasado como país de tránsito Luxemburgo se posicionaba en el primer puesto con casi 5.800 millones de euros invertidos en España, como país último la patria de Jean-Claude Juncker caía al puesto séptimo con 2.002 millones de euros. Todo ello teniendo en cuenta que el Registro se basa en la información que cada inversor suministra en los llamados formularios de inversiones exteriores, y no siempre se logra obtener datos concretos sobre la identidad del inversor último.

El anterior gráfico es el resultado de calcular la diferencia entre las inversiones realizadas como país inmediato y país último para el periodo 2000-2013. Así, los mayores saldos negativos los encontramos de nuevo en Países Bajos y Luxemburgo, a gran distancia del resto de naciones. Entre los dos reúnen 67.330 millones de euros que han pasado por su territorio en dirección a España pero cuyo origen no era ningún inversor luxemburgués ni holandés.

Sorprende también encontrarse con España como el cuarto país extranjero que más dinero inyecta en España. Esto se debe al fenómeno conocido como "inversión circular": aquella cuyo titular es español a pesar de que el dinero procede del extranjero.

Javier Hernández Galante, especialista en derecho tributario de la firma de consultores Ashurst, confirma la sospecha de que no se trata de inversores "de allí", sino de "no residentes". Este abogado pone el ejemplo de las multinacionales norteamericanas, las cuales, a la hora de desembarcar en Europa "lo han hecho buscando jurisdicciones en las que puedan actuar de sede central", a modo de casa matriz para los negocios del Viejo Continente.

"Luxemburgo no es un país considerado como paraíso fiscal, pero tiene secreto bancario", recuerda José María Peláez, expresidente de la Organización de Inspectores de Hacienda. El Gran Ducado, cuyo sector financiero supone un 30% de su PIB, tiene pendiente de implementar el intercambio automático de información fiscal. "Existe una gran reticencia, no sólo de Luxemburgo sino también de Austria, a renunciar a su secreto bancario".

La Comisión introdujo la directiva sobre ahorro fiscal hace seis años. (Efe)
La Comisión introdujo la directiva sobre ahorro fiscal hace seis años. (Efe)

Elusión fiscal

Domiciliar una filial en un país fiscalmente neutro tiene sus ventajas. Y el mejor ejemplo lo tenemos en la mayor empresa tecnológica del mundo. La revista Bloomberg ya desveló en 2010 la estructura societaria del gigante Google. Mediante los sistemas conocidos como ‘doble irlandés’ y ‘sándwich holandés’, pasando por el paraíso fiscal de las islas Bermudas, la multinacional estadounidense ahorró en impuestos más de 3.000 millones de dólares en los tres ejercicios anteriores.

Otro caso, más reciente y más español. Jenaro García, fundador y expresidente de la compañía Gowex, ha reconocido en sede judicial tener una cuenta en el Banco Popular de Luxemburgo en la que dispone de "fondos superiores a los tres millones de euros". Desde ese país controlaba el 24,11% de las acciones de Gowex a través de la sociedad luxemburguesa Biotelgy.

La Unión Europea ha intentado en varias ocasiones cerrar resquicios legales sobre las leyes de los Estados miembros que regulan la distribución de beneficios entre las empresas matrices y sus subsidiarias. Intentos que se han saldado con escaso éxito

Atractivos para el inversor

"Un empresario desea que los términos que asume en el momento de realizar la inversión sean los mismos que al finalizarla". Por eso, según Hernández Galante, el mayor atractivo de estos países de tránsito del dinero es la confianza en una "seguridad jurídica bastante consolidada". Tras esta razón estaría su "régimen jurídico y fiscal neutro".

Hasta las entidades bancarias –que no son el sujeto inversor pero juegan un papel clave en las operaciones– prefieren que las inversiones se realicen desde Luxemburgo y Países Bajos ya que 'el banco tiene así la seguridad del repago vinculante'

Y es que sus leyes siempre permanecen constantes, en contraste con decisiones gubernamentales que desestabilizan las ‘reglas del juego’. Ejemplo: el recorte de las primas a las renovables impulsada por el ministro Soria, lo que ha causado que varios fondos de inversión sienten a España en el banquillo de los acusados de la Corte Internacional de Arbitraje.

De hecho, hasta las entidades bancarias –que no son el sujeto inversor pero juegan un papel clave en las operaciones– prefieren que las inversiones se realicen desde Luxemburgo y Países Bajos ya que "el banco tiene así la seguridad del repago vinculante".

En definitiva, los lugares de tránsito del dinero aportan "seguridad jurídica, profesionalidad y tradición" –son naciones de siglos de mercaderes, especializados en asesorar en la negociación de operaciones internacionales–, a través de los cuales se canaliza la inversión. "Normalmente la americana, pero, en los últimos años, también la asiática", concluye Hernández Galante.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios