la apreciación se come la devaluación interna

Bajar salarios para nada: la subida del euro tumba la competitividad de España

A la economía española le ha salido un ‘rival’ inesperado. La apreciación del euro se ha comido buena parte de las ganancias de competitividad

Foto: Bajar salarios para nada: la subida del euro tumba la competitividad de España

A la economía española le ha salido un ‘rival’ inesperado. En pleno proceso de devaluación interna para ganar competitividad y empujar el sector exterior, la apreciación del euro se ha comido buena parte de los beneficios obtenidos por la política de contención de precios y salarios. La moneda única se sitúa en el entorno de 1,38 euros por dólar con una apreciación del 7% frente a la media del año 2012.

En concreto, y según datos del Ministerio de Economía, en el tercer trimestre del año el Índice de Tendencia de la Competitividad (ITC) frente a los países de la Unión Europea a 28 registró una pérdida de 0,9 puntos. O expresado en otros términos, mientras que España ganó una décima de competitividad por la vía de contar con un IPC más bajo, perdió nada menos que un 1% debido al tipo de cambio del euro, que sólo se ha apreciado en los últimos meses.

Frente a los países de la Eurozona las cosas fueron algo mejor, pero aún así el Índice de Tendencia de la Competitividad también aumentó de forma suave, un 0,1% interanual. Esta ligera pérdida de competitividad, como admite el Ministerio de Economía, fue debida a que “la inflación en España fue inferior a nueve países de la Eurozona, pero superior a la de los otros siete”.

Lo peor, sin embargo, es que esa pérdida de competitividad por la apreciación del euro también se ha producido frente a los países de la OCDE, donde España busca nuevos mercados. En concreto,  la competitividad frente a los países de la OCDE avanzó un 1,8% respecto de los niveles del mismo trimestre del año anterior (un aumento del ITC supone en realidad una pérdida de la capacidad de competir). Este resultado fue consecuencia del incremento del 2,1% en el índice de tipo de cambio, frente a la caída del 0,3% en el índice de precios relativos de consumo.

Pero es que frente los países de la OCDE que no pertenecen a la zona euro el ITC aumentó un 6% en tasa interanual. Es decir, mientras que el índice de tipo de cambio registró una subida del 7,2%, el índice de precios relativos disminuyó un 1,1% en términos interanuales, lo que explica la abultada pérdida de competitividad.

El precio de las exportaciones

Si la comparación se hace no sólo con el IPC, sino con el valor unitario de las exportaciones (el precio al que realmente venden los exportadores españoles), el resultado es igualmente adverso.

Según los datos del Ministerio de Economía, en el segundo trimestre de 2013, el Índice de Tendencia de la Competitividad frente a los países de la Unión Europea aumentó un  2,2%. Esta pérdida de competitividad, asegura el Ministerio de Economía, fue consecuencia tanto del aumento del 1,7% en el índice de precios relativos de exportación como del aumento del 0,5% interanual en el índice de tipo de cambio.

En el Programa de Estabilidad 2013-2016, el Gobierno contaba con que este año se prolongarían las ganancias de competitividad al menos hasta 2016. Siempre que el tipo de cambio tuviera una “aportación neutral”, y siempre que la  evolución de los costes laborales unitarios fuera “más positiva que la de la mayor parte de nuestros socios comerciales”.

Este aspecto, decía Economía, “sin querer soslayar la competencia por vías distintas al precio”, es cada vez más importante “a la hora de explicar el comportamiento de nuestras exportaciones, dado que los mercados geográficos a los que van dirigidas se encuentran en expansión y comprende cada vez más países de elevada competitividad-coste”. Ese proceso es el que se ha quebrado en el tercer trimestre.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios