Es noticia
"Es una grave violación": hasta Serbia se revuelve contra el último lío del polémico Djokovic
  1. Deportes
  2. Tenis
DOS AÑOS COMPLEJOS PARA NOLE

"Es una grave violación": hasta Serbia se revuelve contra el último lío del polémico Djokovic

El tenista serbio siempre ha sido conocido por sus salidas de tono, especialmente cuando las cosas no marchaban bien en pista, algo que ha aumentado en los dos últimos años

Foto: Djokovic, tras ser descalificado del US Open. (EFE/EPA/Jason Szenes)
Djokovic, tras ser descalificado del US Open. (EFE/EPA/Jason Szenes)

Novak Djokovic continúa en el centro de la polémica. El tenista serbio sigue entrenándose con el objetivo de poder competir en los próximos días en el Open de Australia. La primera ministra serbia, Ana Brnabic, ha sido contundente y ha advertido de que si el tenista se saltó el aislamiento obligatorio de catorce días por contagiarse de covid supondría "una grave violación" de las leyes del país. 'The Guardian' señala que distintos abogados serbios apuntan a que estas sanciones van desde multas hasta los tres años de cárcel. En los últimos días, se han sucedido una serie de acontecimientos extraños alrededor del deportista que no hacen más que ensombrecer el legado del número uno del mundo. Pero la realidad es que lleva unos meses de polémica en polémica.

Sin ninguna duda, Nole puede presumir de ser uno de los mejores jugadores de todos los tiempos. Solo hay que echar un vistazo a su plamarés para descubrir que lo que ha conseguido él a sus 34 años solo lo han logrado un puñado de tenistas que se cuentan con una sola mano. Pero, entonces, ¿por qué Djokovic no entra por el ojo del aficionado? Muy sencillo: el tenis es el deporte más elegante del planeta y el serbio, ni de lejos, encarna los valores que se le presuponen.

Foto: Novak Djokovic. (EFE/EPA/James Ross)

En pista es uno de esos jugadores insaciables, que nunca se rinde y con golpes de todos los colores que lo convierten en un verdadero muro al otro lado de la pista. Pero tiene un lado oscuro que siempre ha sido criticado a lo largo de su carrera: parar el ritmo de los partidos. Es habitual verle hacer malos gestos cuando las cosas no le terminan de salir bien, pero es especialmente reseñable su capacidad para exagerar molestias o aprovechar excesivos descansos entre sets en su favor.

Cuando el rival está pasándole por encima, no es uno de esos jugadores que trate de sobreponerse con su cabeza y su juego, sino que intenta descentrarle con estas artimañas permitidas -hasta ahora- por el reglamento. Solicitar la entrada del médico o marcharse más tiempo de lo habitual al vestuario son tácticas de sobra conocidas -y criticadas- por sus compañeros de profesión, con las que ha conseguido salvar más de un encuentro que tenía complicado y al que le ha dado la vuelta.

placeholder FOTO: EFE/EPA/Koca Sulejmanovic.
FOTO: EFE/EPA/Koca Sulejmanovic.

Pero en cuestión de meses, las polémicas se le han multiplicado... y, en realidad, todo comenzó con el covid. Durante el parón por la pandemia, Djokovic decidió utilizar sus canales para entrevistar a otros deportistas o personalidades relevantes y hablar de todo con ellos, donde el coronavirus tenía un peso especial. En más de una ocasión, se mostró contrario a la vacunación, por aquel entonces aún en ciernes, lo que le valió numerosas críticas ante su postura pública.

Solo unas semanas después, sería 'cazado' en Marbella entrenando y saltándose las restricciones para, en junio de 2020, volver a ser el foco de atención por el covid. Montó una gira benéfica llamada Adria Tour, en la que se juntó con centenares de deportistas y aficionados, todos ellos sin mascarillas ni distanciamiento social. Djokovic se contagió, además de su esposa, su preparador físico, su entrenador, Grigor Dimitrov, Borna Coric, Viktor Troicki -y su mujer- y Goran Ivanisevic. Casi nada.

placeholder FOTO: EFE/EPA/Kerim Okten.
FOTO: EFE/EPA/Kerim Okten.

Además, en estos últimos meses, otro de los grandes líos en los que se ha visto envuelto está relacionado con su ataque frontal contra el mundo del tenis, creando una nueva asociación de jugadores, la Professional Tennis Players Association (PTPA) dejando de lado a la ATP. Pero, como no podía ser de otra manera, sus dos grandes 'problemas' deportivos llegaron cuando las cosas no iban bien sobre la pista, mostrando su lado más oscuro... y ambos frente al mismo jugador, Pablo Carreño.

Dos nuevas salidas de tono

El primero tuvo lugar en octavos del US Open de 2020. El español le rompía el servicio y Nole, de manera involuntaria pero desafortunada, lanzó un pelotazo que impactó contra una jueza de línea, lo que le valió la descalificación. Un año después, ante el mismo Carreño, sus gestos por perder el bronce, raqueta reventada incluida, le retrataron... pero aún más su retirada posterior del dobles mixtos por su enfado, dejando a Nina Stojanovic sin poder luchar por la medalla.

Ahora, el coronavirus se ha vuelto a cruzar en su camino y las polémicas han vuelto a surgir. Sin pauta de vacunación, con un permiso especial tras enfermedad por segunda vez de covid, la situación se ha vuelto extraña. A pesar del positivo, reconoce haber realidad un par de eventos públicos, por los que ha pedido perdón, afirmando haber cometido "un error de juicio" y asegura que hubo "un fallo humano" a la hora de mentir en su cuestionario de entrada en Australia.

Nuevo revés para Djokovic

Además del lío de la PCR con doble resultado, la situación se ha vuelto compleja para un Djokovic que aún no sabe si podrá competir en el primer Grand Slam de la temporada y cuya credibilidad ha empezado a quedar en entredicho. Sin lugar a dudas, deportivamente es uno de los mejores tenistas de todos los tiempos, pero su actitud y sus polémicas siempre le acompañan. Unos meses para el olvido en los que Nole ha entrado de lleno en la casa de los líos.

Novak Djokovic Australia Coronavirus
El redactor recomienda