La lección de Agassi que Djokovic debería recordar: "En Wimbledon aprendí a inclinarme"
  1. Deportes
  2. Tenis
SE NEGÓ A JUGAR POR TENER QUE IR DE BLANCO

La lección de Agassi que Djokovic debería recordar: "En Wimbledon aprendí a inclinarme"

El estadounidense, otra leyenda del tenis y efímero entrenador de Novak, supo ser humilde y reconocer que, como ha dicho Nadal, todos somos libres de tomar decisiones, pero asumiendo las consecuencias

Foto: Agassi, con Djokovic en el Open de Austria de 2018. (Reuters)
Agassi, con Djokovic en el Open de Austria de 2018. (Reuters)

Creerte por encima del bien y del mal es peor que ignorar la ley para eximirte de su cumplimiento. Aunque las circunstancias poco tengan que ver, lo que está sucediendo con Novak Djokovic en el Open de Australia recuerda el caso de André Agassi en Wimbledon. Sobre todo después de haber escuchado las (una vez más) sensatas reflexiones de Rafa Nadal. "Si quisiera, estaría jugando sin problemas en Australia. Sabía las condiciones desde hace meses, y ha tomado su propia decisión", declaró el tenista español sobre la estrambótica situación que está viviendo el serbio en Melbourne, a donde viajó sin estar vacunado, por lo que fue retenido. "Todo el mundo es libre de tomar sus propias decisiones, pero entonces hay consecuencias", añadió Rafa.

El mencionado André Agassi (Las Vegas, 1970), ganador de ocho Grand Slam y fugaz entrenador de Djokovic, renunció a jugar Wimbledon entre 1988 y 1990 por negarse a cambiar los colores de su vestimenta, bastante estrambótica, por cierto. Sabido es que el All England Club, conocido como la catedral del tenis, obliga a jugar completamente de blanco. De hecho, en 1995 revisó su reglamento para asegurarse de que las ropas de los tenistas fueran blancas "casi en su totalidad", algo que en 2014 se implementó con más rigurosidad al incluir "todo tipo de accesorios", desde las prendas más íntimas hasta las suelas de las zapatillas.

Foto: Djokovic celebra el Open de Australia de 2021. (EFE/Dave Hunt)

Los libros de historia hacen referencia a que esta costumbre se remonta a la época en la que clase privilegiada designó el blanco como el color que le diferenciaba del resto de la población, tanto por una razón estética como de pulcritud, pues consideraron que el sudor se nota menos en estas prendas. Famosos son el caso del húngaro Zsombor Piros, quien en un partido de dobles llevaba unos calzoncillos negros y el juez de silla no le dejó empezar a jugar hasta que no se los cambiara por unos blancos. Por no hablar de las suelas naranjas del mismísimo Roger Federer. El propio Nadal tuvo problemas en 2005 porque sus pantalones eran demasiado largos.

Lo dicho, salvando las distancias, lo cierto es que Djokovic viajó a Melbourne con una exención médica, gestionada a través del Open de Australia y aprobada por dos paneles médicos independientes. En un principio, la única alternativa válida a no vacunarse, aunque finalmente no fue así. La exención le fue concedida a seis jugadores, pero, lógicamente, tratándose del número uno y máximo favorito a ganar el torneo, la de Novak fue la única que trascendió y levantó la polémica en un país donde siempre se han mostrado muy estrictos durante la pandemia. "El año pasado también las condiciones para venir aquí fueron durísimas y los 'top 3' tuvieron condiciones un poco más favorables", denunció el español Pablo Carreño.

placeholder Portada de un periódico australiano.
Portada de un periódico australiano.

Tal vez por ello, en vista de lo que podía suceder, cuando el tenista serbio llegó a Australia fue retenido en una sala por la autoridad aduanera durante horas, incomunicado e interrogado, para más tarde ser aislado en un hotel. Con la opinión pública pendiente, el primer ministro del país, Scott Morrison, avisaba que si sus papeles no estaban en regla, sería deportado. ¿Encerrona? Es posible, pues este 2022 es año electoral en Australia y ante la indignación social provocada por el trato de favor de Djokovic, el mencionado Morrison se ha querido mostrar inflexible: "Las reglas son las reglas y nadie está por encima de ellas", ha declarado.

"Novak nos escupe en la cara"

En una columna publicada en el 'Herald Sun', el extenista australiano Sam Groth refleja este rechazo de manera contundente. "La exención médica a Novak Djokovic escupe en la cara a todos los australianos", asegura Groth, quien carga contra el serbio por su hipocresía. "Para un tipo que ha dicho que nunca revelará nada sobre su estado médico, salir y decir que tiene una exención es algo muy descarado. ¿Está dispuesto a decir que tiene una exención, pero no a decir por qué la tiene? No me gusta. Es una falta de respeto a todos aquellos que han tenido que soportar este infierno durante dos años".

De esta forma, el caso de Novak ha dejado de ser un tema deportivo para convertirse en una cuestión de seguridad y ejemplaridad sanitaria, además de un conflicto diplomático, pues en Serbia no han dudado el ponerse de su lado e interpretarlo como una persecución. Independientemente de si Djokovic ha sido víctima de una encerrona, su ejemplo no está siendo el mejor para la sociedad. Nadal, quien precisamente acaba de pasar el covid, no se lo pudo dejar más claro: "El mundo ha sufrido suficiente, hay que vacunarse". "El señor Djokovic no está cautivo en Australia porque es libre de salir en cualquier momento en que decida hacerlo", aseguró la ministra Andrews en una entrevista con la cadena pública ABC.

Foto: Rafa Nadal, en la presentación de su academia, instalada en Manacor. (EFE) Opinión

Curiosamente, tras perder dos finales en Roland Garros y una en Nueva York, en 1992 Agassi logró su primer 'grande' sobre la hierba de Wimbledon y vestido completamente de blanco. El estadounidense regresó al All England Club en 1991 y a partir de ahí su actitud fue completamente diferente hacia el torneo londinense. En declaraciones a la CNN, Andre confesó que "Wimbledon es un lugar donde aprendí a vestir de blanco y a inclinarme. Un lugar donde aprendí a aceptar y a apreciar la tradición", añadió. ¿Aprenderá algo Djokovic de lo que le está pasado en Australia? Visto lo mal que le fue junto a Agassi y lo soberbio que es, resulta poco probable. Para lo suyo no hay vacuna...

Novak Djokovic Australia Andre Agassi Rafa Nadal Roger Federer
El redactor recomienda