EXPLOTa SU POTENCIAL DE SER LATINA

Por qué Garbiñe Muguruza viajó a México para ganar un título menor

Garbiñe Muguruza ha detectado un nicho de seguidores en Hispanoamérica, lo que le puede ayudar para desarrollar su marca personal. Ganó en México, un torneo no muy importante, pero sí rentable

Foto: Garbiñe Muguruza, tras la victoria en Monterrey. (EFE)
Garbiñe Muguruza, tras la victoria en Monterrey. (EFE)

Garbiñe Muguruza se convirtió, al ganar a Timea Babos, en la campeona más famosa de la historia del Abierto de Monterrey. Tampoco era muy complicado aquello, aunque solo fuese porque en el palmarés del evento los nombres no son nada del otro mundo. Ella, de hecho, es la única ganadora de dos torneos de 'grand slam' que se impone en la cita mexicana. Lo normal, en realidad, es que las grandes campeonas nunca aparezcan por la provincia de Nuevo León. La lista de jugadoras a las que se ha enfrentado es bastante poco destacable, con jugadoras más allá del 40 del ránking mundial.

¿Y por qué Garbiñe sí? Lo primero tiene que ver únicamente con la arquitectura del calendario. Las jugadoras del top-10 pueden jugar dos torneos de categoría internacional -la más baja dentro de la WTA- a lo largo de la temporada, tres si han pasado por uno en la primera mitad del año. Casi todas las primeras espadas utilizan esto para hacer algún preparatorio o toma de contacto, como ocurre en Shenzhen o Auckland a principio del calendario. Muguruza desestimó la opción de algunos de esos torneos de inicio de temporada, pero no quería desechar la opción de jugar uno en esta parte del año.

También hay cuestiones deportivas, por supuesto. Monterrey no era un objetivo difícil y Garbiñe, después de no encontrar su tenis en la gira de cemento americana, intentaba encontrar más partidos para ir cogiendo sensaciones. Ahora comienza el tramo de tierra de la temporada y le irá bien afrontar estos meses con la cabeza despejada después de haber ganado su sexto título como profesional. No son demasiados, aunque tampoco importa cuando eres dos veces campeona de grand slam. En se sentido, la victoria es fantástica. Y ella, además, le ha dado una valoración igual un poco mayor de lo que se ve desde fuera.

Seguidores de la tenista Garbiñe Muguruza (EFE)
Seguidores de la tenista Garbiñe Muguruza (EFE)

El tirón del mercado hispano

"Creo que es de las veces que más me he emocionado. Es un título que realmente quería. Mi intención era venir a Monterrey y ganar el torneo, y hacerlo delante de Latinoamérica que no hay tantas oportunidades. Este es un torneo de los más importantes y me siento tan identificada con la gente que me anima y pienso "no puedo decepcionarles, quiero ganar e irme de aquí con el trofeo", comentaba tras su victoria.

En esa frase se esconde el motivo principal por el que Muguruza, pudiendo elegir, ha terminado con su tenis en Monterrey. El equipo de la caraqueña ha detectado que tiene bastante tirón en los países hispanos, especialmente en México, y entiende que disputar un torneo en el país azteca. La otra opción posible era Acapulco, pero su situación en el calendario, detrás del torneo de Dubai, no era óptima, pues obligaría a jugar prácticamente sin descanso Doha, Dubai, Acapulco, Indian Wells y Miami.

Desde el entorno de Garbiñe recuerdan que un 17-18% de sus seguidores en redes sociales procede de hispanoamérica y que es México el país en el que mayor afición tiene tras España, líder destacado en ese sentido. Eso les lleva a potenciar este mercado emergente, que es uno en los que ella mejor desarrollo podrá tener y en el que, además, se puede encontrar poca competencia para extender su imagen. Al fin y al cabo no son tantas las tenistas que hablen español, y ella no solo tiene eso, sino que haber nacido en Venezuela también la acerca a ese público de un modo que difícilmente lograrán otras.

"No me importa una mierda lo que piensen"

Garbiñe señaló a su equipo, que ya no cuenta con Conchita Martínez, como propietarios también de este último éxito: "Están todos los días conmigo sufriendo, entrenando en los buenos momentos, en los muy malos que también hay, y en la sombra. Porque todo el mundo ve cuando uno levanta el trofeo; pero cuando no lo ve nadie y estás todo el día en la pista entrenando, ahí está mi equipo apoyándome".

No han sido semanas sencillas, también porque a Muguruza le cuesta en ocasiones mantener la calma e imponer el tenis que sin duda tiene. Tener altibajos no le impide ser de las mejores, duerme en el número 3 del mundo pero, por encima de todo, es una doble campeona de grand slam, y eso es tanto como decir que su carrera, pase lo que pase, ya es una historia de éxito. No debe conformarse, en todo caso, a sus 24 años tiene casi más futuro que pasado, y eso supone que puede llegar a tener un palmarés al que muy pocas aspiran.

"Ganar grandes cosas no te quita presión. Es genial tenerlas, pero sinceramente me importa una mierda, siento decirlo de esta manera, lo que piense la gente. Yo soy feliz con mi carrera y quiero añadir títulos y jugar bien cada semana", contaba estos días en la web de la WTA. Hay en esa frase algo perturbador, o incluso contradictorio. El uso de la expresión malsonante lleva a pensar que, en el fondo, algo sí le importa lo que piensa la gente. Aunque sea cierto todo lo demás, es posible que sea feliz con lo que ha hecho porque motivos tiene para ello.

¿Cómo sigue el calendario de Garbiñe? Pues con mucha arcilla, porque es primavera y es lo que toca. "Ahora, tengo ganas de volver a las pistas de tierra porque es mi superficie de casa y estoy deseando jugar la Copa Federación y empezar fresca en una superficie diferente". Efectivamente,la primera cita es el 20-21 de abril en Málaga, defendiendo a España en su duelo contra Paraguay. Y después, la receta habitual, que en el calendario WTA se compone de Stuttgart, Madrid, Roma y el sueño de repetir en Roland Garros. Será todo eso sin Conchita, pero con la mente fresca después de dar la cara en Monterrey.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios