Tenis - Open de Australia: La felicidad de Federer: Ya sabes, mis brazos no son como los de Rafa. Noticias de Tenis
disputará el domingo la final contra cilic

La felicidad de Federer: "Ya sabes, mis brazos no son como los de Rafa"

El tenista suizo no solo es el máximo favorito para ganar en Melbourne, también es uno de los más locuaces y divertidos en la sala de prensa aunque "quizá alguna vez hable más de la cuenta"

Foto: Roger Federer, en rueda de prensa. (EFE)
Roger Federer, en rueda de prensa. (EFE)

Preguntó Jim Courier, encargado de hacer las entrevistas post partido en el Rod Laver Arena, a Roger Federer acerca de la vestimenta de Rafa Nadal sin mangas, “¿Cuándo vas a llevarlas?”, dijo. “Eso no va a pasar. Ya sabéis porque, mis brazos no son como sus brazos. Es muy simple”, respondió entre risas el suizo. “Me gusta su aspecto. Ese es el Rafa que conocí cuando llegó. Me encantaría que volviera a llevar los pantalones capri (pirata). Me dijo que no, desafortunadamente”, remató. Este Federer tan alegre, natural y bromista, ha actuado así en cada entrevista en el Open de Australia. No es solo es que el tenista haya cambiado su forma de jugar al tenis, sino que también parece más feliz, relajado, y parece disfrutar más sobre la pista, lo cual se refleja en su nivel.

Este viernes logró el pase a la final tras el abandono de Hyeon Chung, cuando el suizo ganaba 6-1 y 5-2, y participará en su trigésima final de ‘Grand Slam’. Australia, precisamente, fue testigo el año pasado del comienzo del ‘nuevo’ Federer, de sus primeros pasos en la transformación. “¿Cómo comparas dónde estás ahora con respecto al año pasado?”, le preguntaron tras su partido ante Berdych. “Prefiero este año, me levanto por la mañana, puedo andar normal, cualquier momento el año pasado era, ¡oh dios mío mi espalda, mi pierna, mi pie! Cualquier cosa que me doliera”, comparó el suizo acerca de los problemas que sufrió en el primer gran torneo del año. “El dolor es bueno a veces. Ahora mis expectativas son mucho más diferentes este año. Gané un par de ‘Grand Slam’ el año pasado. La última vez aquí (en 2016), no había ganado uno durante cuatro años. Sé cómo ganarlos, pero estaba empezando a olvidarlo”, bromeó.

Lejos están aquellos seis meses de descanso para recuperarse de una lesión de rodilla y que permitieron “resetear mi mente y tomarme las cosas con más calma”. Entonces volvió y ganó su primer ‘Grand Slam desde 2012. Mentalmente parece que el suizo también ha hecho un cambio, quitándose responsabilidad de ganar, quitándose presión. Aunque realmente quiera ganar: “Disminuyo mis posibilidades porque no creo que un jugador de 36 años sea el favorito de un torneo, no debería ser así. Es por eso que veo las cosas más relajadas, en una etapa posterior de mi carrera. Cualquier cosa que gane de ahora en adelante es como un bonus. Es como una sorpresa porque no esperaba estar jugando tan bien como estoy jugando a los 36 o 37 años. Hay que mantenerse sano y disfrutar”.

“El poder de un micrófono es divertido”

“Es divertido, está bien”, dijo sobre las entrevistas con Jim Courier. “No creo que tengas que estar preocupado sobre la entrevista a pie de pista. Entiendo que puedas estarlo en la sala de prensa porque no sabes por donde van a ir. Si te está costando, [Courier] te va a echar una mano”. Federer acumula más periodistas que nadie, más que Nadal, en cada rueda de prensa posterior al partido. También, ha sido el jugador que más tiempo ha estado hablando en el estadio tras finalizar su partido. Estuvo casi seis minutos en segunda ronda, más de seis en tercera y cuarta ronda, casi nueve en cuartos de final y semifinal. Siempre bromeando y entreteniendo al público.

“Intento ver a la prensa como una especie de puente para que el público pueda leer historias interesantes. Habitualmente, trato de contar algo más que ‘mi derecha funcionó bien’ o ‘tengo que mejorar el segundo saque’. Te vas y eso es aburrido. Quizás, he hablado algunas veces más de la cuenta, pero intento ser honesto, siempre he tratado de ser auténtico y me ha ido bien”. Roger Federer explicó esta semana su relación con los medios y la importancia que tienen en su trabajo, al igual que lo hizo Rafa Nadal. Obligados siempre a hablar tras finalizar su partido, aprender a lidiar con los periodistas en la sala de prensa es la mejor opción.

“El poder de un micrófono es divertido y hay algunos jugadores que luchan contra ello. Me gustaría ver más jugadores siendo ellos mismos en frente de la prensa, más relajados, menos preocupados de cometer errores. Hay jugadores que son como robots”, señaló. El suizo admitió que le llevó un tiempo aprender a manejarlo porque era “cauteloso y tenía miedo de ser malentendido, malinterpretado”. El mismo problema que probablemente les pase a muchos jugadores, especialmente jóvenes. Como el surcoreano Chung, quien reconoció estar preocupado de hablar en la entrevista post partido y delante de todo el estadio.

Las zapatillas rosas

“Creo que las historias son importantes en nuestro deporte, de dónde venimos, qué hacemos y donde jugamos”, explica Roger Federer, que lleva la estación de Flinders Street (famosa estación situada en el centro de Melbourne) dibujada en sus zapatillas junto al número cinco, por las veces que ha ganado el Open de Australia. ¿Cuéntanos qué llevan esas zapatillas de tenis bastante rosas?, le preguntó Jim Courier. “El por qué tengo la estación ahí es porque no podemos poner el trofeo. Aunque estuvo ahí hace tiempo. No pasa nada. Me gusta más la estación. En Wimbledon ponemos… otras cosas ahí”, dijo sin saber dar un ejemplo. “El ‘London Eye’ (La noria famosa de Londres). A la gente le gusta”, señaló finalmente. Courier admitió que también le gustaba el dibujo. “Estoy feliz de que te guste a ti también. Es importante para mi dormir bien esta noche, cuando cierre los ojos pensaré, ‘oh, Jim aprobó mi vestimenta, genial”, dijo entre risas Federer.

Explicó, más tarde, el suizo de 36 años que poder probar y cambiar la ropa es beneficioso para poder ofrecer a los aficionados algo con lo que sentirse identificados con los tenistas: “Creo que a los fans les gusta. Tener una prenda de ropa, la que sea. Sienten que tienen algo de ti. Es como una camiseta de fútbol con el nombre a la espalda”.

Poco después, y tras bromear con la cabina de trofeos que tiene en su casa, fue preguntado si alguien le había dicho hace un año que volvería a ganar un ‘Grand Slam’: “Buena broma… Ahora en serio, no. Se lo duro que es ganar un grande. Hace años estuve peleando con Novak y Rafa y me bloquearon por un tiempo. No quiero decir que renunciara. Iba a ser feliz si podía ganar uno más antes de retirarme. Pero aquí estamos, dos más, quizá un tercero”. Solo le queda un partido más.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios